El efecto triatlón: los heridos que deja la controvertida decisión de suspender el evento

Los fuertes dichos de Bárbara Riveros en torno a la responsabilidad de los organizadores y a posibles intereses económicos por la no televisación de la carrera, se suman críticas de la Cámara de Turismo que asume que se pudo haber hecho más desde lo local para evitar la cancelación que podría traer pérdidas para el comercio y la hotelería de cerca de US$ 4 millones.

“Tengo 10 años y soy tu admirador. Llevo tiempo preparándome para el Ironkids de Pucón y aún no puedo creer que se suspendiera. No entiendo muy bien los problemas políticos o las conveniencias de los adultos, solo tengo claro la frustración que provocan en todos los que amamos este deporte…”.

El párrafo anterior fue escrito por un pequeño deportist de Pucón y se lo dejó a la pentacampeona del Ironman 70.3 de Pucón, Bárbara Riveros. La deportista, uno de los rostros más fuertes de la prueba en Chile y el mundo, salió con todo en contra de la decisión de los organizadores de suspender. Todo esto, en las redes sociales de la deportista. “Que tristeza más grande ver nuevamente como la Universidad Católica, con el evento @Ironman70.3 no tiene las ‘agallas’, ética y valores para decir realmente la razón de la cancelación del evento, justificando su decisión por falta de seguridad de la región y de la municipalidad de Pucón, de no entregarle la seguridad correspondiente”, parte el texto que la multicampeona subió a Instagram.

El posteo continúa y desliza que la verdadera razón, más allá del contexto político a raíz de la crisis social que vive el país desde el 18 de octubre, estuvo en lo económico, debido —principalmente— a que no habría transmisión en directo de parte de la televisión nacional abierta: “O fue más bien un tema netamente económico en los números no se acercarían a lo deseado, puesto que auspiciadores ya no ofrecerían lo mismo y la TV no estaría presente, por ende no sería un negocio redondo?”.

Al respecto, el director de la carrera, Guido Cornejo, salió al paso de las declaraciones y, aunque fue escueto, negó que hubiese intereses económicos tras la decisión. “Los auspiciadores estuvieron informados permanentemente de lo que estaba pasando. En ningún caso cuestionaron su apoyo. Nunca fue tema lo económico”, dijo a La Tercera.

El alcalde Carlos Barra también emitió opiniones. Lo hizo vía un correo electrónico hecho llegar por el departamento de Comunicaciones de la municipalidad. En el archivo se desmarca de la decisión completamente, y aclara que el municipio se ha encargado de mantener a Pucón fuera del ambiente hostil que se vive en el resto del país. “Esta decisión que claramente no es nuestra, pero que debemos respetar por parte de la productora y sus auspiciadores, no viene más que a generarnos más y nuevos desafíos para nuestro Pucón. Como Municipio y como comuna lamentamos profundamente que la lectura de inestabilidad país nos haya tocado a nosotros, que nos hemos esforzado por mantener a Pucón fuera del clima hostil y de los destrozos, pero en total sintonía con las justas demandas sociales planteadas en el movimiento social”, se lee en el comunicado.

La corredora, en todo caso, hizo una segunda publicación en Instagram en la que reiteraba el emplazamiento a los directivos de la UC a ser claros en las verdaderas razones que motivaron la suspensión.

Ahora, el efecto sobre el turismo y la economía local. La Cámara de Turismo cifra en más de US$4 millones lo que dejará de ingresar al comercio y hotelería local por la suspensión de la carrera. “Los eventos masivos y en general los deportivos mueven a muchísima gente. Si bien el número de inscrito es una medida, el número de acompañantes es lo interesante. O sea, por cada inscrito son tres personas o dos personas mínimo. Estos eventos suman, cuando de mil inscritos tienes tres mil o cuatro mil personas más. Eso es una de las razones del por qué los eventos masivos se hacen en lugares para potenciar las visitas”, aseguró Eugenio Benavente, presidente de la Cámara de Turismo de Pucón.

Pero no es lo único que muestra el dirigente gremial. Según él, es muy malo para un destino consolidado como Pucón, la suspensión de la carrera por razones de seguridad: “Nuevamente el municipio se equivoca. En estos temas que tienen que ver con cláusulas de compromiso, tanto el oferente como el proveedor tiene que tener una cláusula de compromiso, porque obviamente el destino se nutre de estas transmisiones nacionales e internacionales del Ironman. Entonces, Pucón viaja al extranjero, en la región, en el país. Entonces, la marca es la que va para todos lados”.

Según Benavente, las autoridades no tienen la noción de la pérdida de imagen de marca que produce esto, además del tema económico. “Es perder por todos lados”, dijo. Agregó que los privados y el comercio local podrían haber estado de acuerdo en ayudar con aportes que refuercen la seguridad de la prueba: “Creo que hay una equivocación en el análisis al tomar una decisión como tal, porque si bien la declaración fue por parte de la Católica, hay un acuerdo con el alcalde y el alcalde lo dice”.

El dirigente finalizó con un último argumento. Según él, la población local en general estaba de acuerdo con que el triatlón se lleve a cabo, por lo que se debió realizar, a lo menos, una encuesta o una consulta a través de la web: “Si las personas estaban a favor, es un error mucho más complicado, porque nuevamente la determinación se toma entre cuatro paredes y es absolutamente lo contrario de lo que las personas piden hoy”.