Los detalles del video clave en la investigación del caso de la joven Antonia Barra

La Voz…, tuvo acceso a una imagen que corrobora el registro y también relatos que recrean lo que se ve en la grabación.

Los registros de audio de la joven Antonia Barra, en las que relataba que fue violada la madrugada del 18 de septiembre en una cabaña de Pucón, fueron revelados durante la semana pasada por diferentes medios regionales y un reportaje en horario prime de Chilevisión. En ellos, la joven entregaba detalles de una dura experiencia que semanas después, de acuerdo a la denuncia de la familia, la impulsaría a tomar la fatal decisión de suicidarse. Pero en los últimos días surgió fuerte el rumor de la existencia de un video que mostraría a los dos juntos en la madrugada. Específicamente en la calle que lleva hacia la discoteca Ex Murano, a un costado de supermercado Lider. Ambos, en principio, caminaba junta hacia el Camino Internacional. Es decir, se suponía que venía de vuelta del centro de diversión. El video, según lo que pudo reportear La Voz…, existe y este medio tuvo acceso a una imagen que lo corrobora.

Según lo consultado con diferentes fuentes conocedoras del caso, en el video aparecen dos elementos que llaman la atención de los investigadores. El primero, que la versión que trascendió al principio en torno a que la joven fue sacada en un vehículo en contra de su voluntad por un grupo de personas, no se ajusta a los hechos. Segundo, que durante el trayecto en el que la cámara del supermercado Lider los capta, se puede apreciar al acompañante de Antonia (en contra quien va dirigida la querella, M.P.B., de 27 años) tiene comportamientos que podrían ser considerados como —a lo menos, según se explica— de presión o forzamiento sexual y que, por cierto, muestran a Antonia en actitud de rechazo.

Así lo cree Alejandro Guzmán, uno de los abogados querellantes en la causa. “Lo que sí es claro es que él (el imputado), la conmina a llevar a un rincón, a plena luz del día y entremedio de unos arbustos”, relata Guzmán, quien luego de describir una escena de carácter sexual en la que se ve que Antonia rechaza al acompañante, agrega: “Eso es a plena luz del día. Y ya para nosotros es un indicio claro y evidente de lo que fue después porque si a plena luz del día, no importando quién pase, pasa eso, hay que imaginarse entre cuatro paredes”. El abogado señala asegura que ese hecho, revelado en el video, no fue relatado por el imputado en la declaración.

El abogado relata que el video, que obviamente se encuentra en manos de los investigadores, fue visto por la familia, quienes reconocieron a la joven en las imágenes y aportaron parte de la vestimenta usadas esa noche por la malograda joven. Además explica que las imágenes son tan fuertes que a la persona que manipulaba la cámara del supermercado le pareció extraña la situación y se quedó con ellos: “La persona que monitoreaba la cámara le pareció extraña la situación y ‘clavó’ la imagen todo el rato con ellos, de principio a fin”.

Finalmente el abogado revela que el video impulsó a que la querella que presentaron sea en contra de un imputado y no en contra de un grupo de personas como se deslizó desde un principio de la causa, en la que se apuntó a varias personas como eventuales atacantes: “El resto (de personas) se dejaría bajo otro tipo de responsabilidades como un cómplice o encubrimientos, pero no en calidad de autor, ya que al autor ella lo indica en el audio como uno solo”.

En las últimas horas, en el Facebook de apoyo a la causa de Antonia, se transmitió que —a juicio de ellos— el video muestra que la joven no puede caminar por si sola, y que en ningún caso se ven caricias. “Ella no controla sus movimientos, éstos son siempre dirigidos por el imputado, incluso su caminar”, se lee.

Gaspar Calderón, abogado del único imputado en la causa, no quiso explayarse en demasía del tema y solo señala que el video no muestra ataque sexual. “Conozco el video, pero eso me da la convicción absoluta que acá no hay violación”, dice escuétamente y evita ampliar sobre el caso.

Por el ahora el caso sigue en formato de investigación desformalizada en la que se acumulan siete denuncias en contra del imputado puestas por diferentes personas que aparecen en calidad de víctima en la causa. La causa no es de fácil indagatoria para el fiscal Miguel Rojas, debido a que en el fondo (al menos en los hechos denunciados por la familia de Antonia Barra) se debe esclarecer lo que sucedió en la cabaña del centro de Pucón. Ahí la joven relató una violación (así quedó establecido en los registros de audio) y el sospechoso, en su declaración, reconoció una relación sexual, pero que ésta fue consentida.