Las “sugerencias” de Sustenta Pucón al nuevo Plan Regulador Comunal: califican el anteproyecto como un retroceso

Correo electrónico de la directora a los concejales en el contexto de la discusión del instrumento muestra la posición distante y crítica de la fundación frente a la propuesta.

CRÍTICA.- La directora de Sustenta, Gisela Wiesner transparentó la visión crítica que tiene la fundación sobre el anteproyecto de Plan Regulador Comunal.

A fines de junio La Voz… dio a conocer el anteproyecto del que podría ser el nuevo Plan Regulador Comunal y la noticia, por cierto, generó una serie de efectos e implicancias por los alcances que puede tener el plan que se encuentra, actualmente, en proceso de adecuación —por parte de la consultora Nómade— de las observaciones realizadas por los concejales. Y si bien, el proyecto aún no está en la etapa de la consulta ciudadana; ya hay organizaciones sociales y comunales que miran de cerca la propuesta. Una de ellas es Sustenta Pucón, la fundación que se formó para ayudar en el ordenamiento territorial y el desarrollo sustentable y que trabaja en un plan maestro comunal.

En los hechos, la arquitecta Gisela Wiesner, directora de la fundación, hizo llegar a principios de agosto un correo a los concejales en el que plantean una serie de observaciones y sugerencias al anteproyecto. La Voz… accedió al correo en el que la directora es más bien crítica con el anteproyecto. “Entendiendo que se quiere dar un enfoque de sustentabilidad urbana y territorial, que los principales problemas urbanos de la comuna son ocupación rural de parcelaciones, la masificación de soluciones individuales de alcantarillado y la alta congestión vial en períodos estivales generada por el predominio del uso del automóvil, llama la atención que el plan no busque crear una ciudad más compacta, densa y caminable que ataque estos males.  Por eso extraña la propuesta de bajas densidades urbanas”, se lee en el correo. El punto es que las dudas de Sustenta van, principalmente, por lo que se denomina “densidad” y que es la cantidad de personas por metro cuadrado habitable. Si la densidad es baja, es difícil resultaría más costoso proponer proyectos inmobiliarios y de vivienda, simplemente porque podrían habitar menos personas en ellos. 

Wiesner sostiene que la propuesta del nuevo PRC es “restrictiva” y que por esta característica solo vendrá a frenar el desarrollo y “empeorará la situación actual. Todo esto debido a que se estimulará el crecimiento rural y de vivienda en el sector rural; con todo los problemas que eso podría traer: “La propuesta de plan regulador es tan restrictiva, que sus normas en lugar de fomentar una mejora de la ciudad sólo prohibirán su desarrollo y empeorarán la situación actual. Bajar la densidad podría ser una alternativa ecológica para proteger zonas ambientalmente frágiles en grandes ciudades donde hay múltiples otras zonas para habitar. Pero en 

este plan, dadas las restricciones propuestas para toda la ciudad, la opción que impulsa la propuesta es un crecimiento urbano hacia la zona rural. Si el costo de acceder a una vivienda en la ciudad es prohibitivo para la mayoría, la respuesta será el aumento de parcelas de agrado, los loteos irregulares y los proyectos de vivienda social con cambios de uso de suelo”. 

Observaciones específicas

En ese contexto que Sustenta Pucón hace ocho observaciones específicas en torno al anteproyecto. Entre ellas se cuentan:

— Borde lago: La propuesta de Sustenta concuerda con que en el borde del lago se debe terminar con los edificios en altura, pero con la salvedad de que se puedan construir departamentos de hasta cinco pisos. “En el borde del lago se debe terminar con las torres en altura, pero debiera permitirse la construcción de departamentos de hasta 5 pisos con alturas homogéneas de 10 metros a 15 metros (ampliables a 12.5 con Conjunto Armónico) y densidades homogéneas de 200 hab/há.  Todo el borde del lago debiera funcionar como ZT1 (equipamiento turístico), salvo la zona al sur del Camino a Villarrica y el ZH3 para residencias en la península”, se señala en el correo.

— Casco histórico: Según Sustenta no se entienden los corredores ecológicos en el caso histórico de Pucón; además consideran que la densidad propuesta no permitiría que las personas vivan en este sector de Pucón: “La densidad propuesta es muy baja para acoger incluso a sectores medios que quieran vivir en la ciudad. Se debiera permitir un máximo de 4 a 5 pisos, con densidades superiores a 600 hab/Ha, que es la densidad que permite viviendas para sectores medios. La norma propuesta por el anteproyecto de plan propone 40 hab/há, que es una densidad para loteos suburbanos de terrenos de 1.000 m2 y nunca hará posible construcción en densidad media. Si se está pensando un centro urbano a escala humana, peatonal y diverso, la norma lo contradice y promueve una ‘anticiudad’”.

— Zona conservación histórica: El correo señala que se debe aclarar el motivo de gravar predios e inmuebles sin valor patrimonial: “Si se busca cautelar que las nuevas edificaciones sean armónicas con lo existente, esto se podría lograr con la norma urbanística y un plano de detalle con guías de diseño, en lugar de gravar propiedades que no cumplen con criterios patrimoniales”.

— Zonas residenciales: Según la propuesta de Sustenta, las zonas residenciales grabadas en el plano regulador son demasiado restrictivas. Apuntan que con 80 habitantes por hectárea y terrenos de 500 metros cuadrados sería prácticamente imposible la habitabilidad. “En las zonas residenciales, la ZH1 es muy restrictiva, pues con 80 hab/há y predios de 500 m2, nadie de clase media podría vivir ahí.  La ZH2 está un poco mejor, pero con 200 hab/há se hará inviable la construcción de departamentos en 4 ó 3 pisos para segmentos medios”, se lee en el correo, el que agrega para este punto: “Para una adecuada armonía con los barrios de viviendas unifamiliares, estas zonas fuera del casco histórico y el borde del lago, debieran permitir edificios de departamentos para sectores medios de hasta 3 pisos y baja ocupación del suelo, para lo cual debiera permitir densidades de hasta 400 hab/Há”.

— Corredores comerciales: El correo de la arquitecta propone que en los sectores comerciales mixtos, como el Camino Internacional o en el sector Quelhue; se debe limitar lo comercial, ya que solo estimulará la dispersión y el comercio en automóvil: “En los corredores comerciales y mixtos como la ZM1, debiera limitarse la gran cantidad y extensión de suelo comercial, pues en lugar de fomentar la concentración del comercio en la ciudad, solo incrementará la dispersión de comercio orientado al automóvil.Estas avenidas deben también fomentar su densificación en baja altura, pero una densidad de 120 hab/ha. es muy baja para fomentar corredores con usos mixtos y vivienda”.

— Viviendas con subsidio: Sustenta plantea que en casos como estos se debe revisar, además de la densidad, el tamaño de los predios usados: “En relación a permitir la construcción de viviendas de subsidio, las densidades también deben ser revisadas.  Las densidades de 200 hab/há. Pueden ser adecuadas para loteos de viviendas con subsidios, pero debe permitirse tamaños prediales de hasta 150 m2, y no de 500 m2 como se propone, pero si en el futuro se quiere construir en altura media de 3 a 4 pisos, se requerirá de densidades superiores a los 500 hab/há”.

— Península: La propuesta de Sustenta plantea que en ese sector se deben proteger con áreas verdes y equipamiento lo que aún no está urbanizado: “Pero se debieran reconocer los loteos residenciales existentes con densidades bajas de cerca de 40 hab/há”.

— Simplificar zonas: La propuesta apunta a que sería beneficioso simplificar las zonas en el nuevo plan. Esto por el tamaño de la ciudad: “Pues en términos generales podría haber solo 4 zonas generales: Península, Borde de Lago, Casco histórico y Barrios Pericentrales”, señala el correo.

Según Gisela Wiesner, la propuesta del nuevo Plan Regulador Comunal, en vez de generar una mejora, provoca un retroceso en el ordenamiento urbano comunal. “La propuesta de plan regulador en lugar de fomentar una mejora de la ciudad empeora la situación actual.  Reiteramos que bajar la densidad podría ser una alternativa para proteger zonas ambientalmente frágiles en grandes ciudades donde hay múltiples otras zonas para habitar, o una forma de detener el crecimiento poblacional para conducirlo a otras comunas, pero este no es el caso de Pucón, donde las presiones del crecimiento demográfico serán trasladadas a las áreas rurales y frágiles”, argumenta la profesional, para luego agregar: “Creemos que el plan debiera construir una imagen objetivo que limite alturas hasta 4 pisos, mixtura de usos y densidades que acojan tamaños de viviendas accesibles para todos.  Sólo ello detendrá la ocupación rural y la movilidad motorizada que está destruyendo nuestra ciudad y territorio”.

El correo finaliza con la solicitud de Sustenta de ser escuchados en su propuesta: “Esperamos que nuestras observaciones puedan ser escuchadas e integradas para lograr un Plan Regulador Comunal que potencie una ciudad armónica,  socialmente integrada que proteja su patrimonio cultural y natural y entregue incentivos para desarrollarse sustentablemente. Estamos disponibles para reunirnos y aclarar estos planteamientos”.