Unidad en la crisis

La inédita manifestación de los gremios y organizaciones podría marcar un antes y un después en la dinámica social y comercial de Pucón. Esto, porque por primera vez asoma una organización fuerte y desatomizada que puede expresarse y mostrar peso frente a las autoridades y en las calles.

Y esto no es menor al tomar en cuenta la historia del comercio y las empresas en Pucón en las que parecía campear el “sálvate solo”. Y claro, en los tiempos de bonanza cada uno corre con colores propios y si puede, de paso, le pone el pie encima a la competencia; que generalmente era el local vecino o el de fulanito que me cae mal solo porque tuvo la “iluminada idea” de ponerse con algo muy similar a lo que tengo yo. Eso, como si cada uno hubiese descubierto la rueda.

Y esa actitud de correr solo puede ser atractiva y cómoda cuando las cosas van bien; pero cuando llega la crisis nos muestra lo desamparados que estamos frente a las decisiones de autoridades locales o nacionales. Sin unión no hay contrapeso frente al poder político o administrativo que históricamente mostró una total falta de empatía para el emprendimiento o el comercio. 

Lo de este jueves debiera marcar un punto de inflexión y una fecha histórica (tal como lo recalcó el alcalde Carlos Barra en su discurso), pero no puede quedar solo en las fotos y los recuerdos. De aquí en más, con pandemia o sin pandemia, los gremios y las organizaciones sociales de Pucón deben estar unidos y permanecer como un flanco fuerte e inquebrantable. En definitiva, asumir el rol que siempre les correspondió, pero que no muchas veces se atrevieron a tomar. Y cuando esto del virus quede atrás y pase (porque va a pasar), si la fuerza permanece unida y las camas y mesas que estaban en la calle la mañana del jueves se proyectan; Pucón habrá ganado algo entre tanta calamidad que trajo la pandemia. Fuerza Pucón. La Voz… también es su voz.