25 de enero: el lunes negro

*Por Rodrigo Vergara

FUNERAL.- El funeral de Eliana Figueroa se realizó en el cementerio municipal pasado el mediodía de este martes 26 de enero. Tuvo que ser privado para respetar los protocolos por el Covid. (Fotografía Pucón Tv)

Mierda. Y ahora qué hacemos. La verdad es que la pregunta pudo haber saltado en muchos cerebros de comerciantes, empresarios y una gran mayoría de puconinos que sabe y entiende que la industria turística es la que mueve al pueblo. Eso, más allá de despotricadores de Facebook y odiosos de costumbre que solo destilan juicio y una superioridad moral (que no poseen) por las redes sociales. El punto es que la cuarentena total decretada por el gobierno el pasado lunes 25 de enero tiene el potencial de ser una efeméride nefasta que recordaremos por años. El día en que a 800 kilómetros de distancia decidieron, simplemente, negarnos el sustento anual.

Pero no solo la cuarentena marcó el 25 de enero. Un lunes negro. La muerte por Covid-19 de la señora Eliana Figueroa, la esposa del alcalde Carlos Barra, también caló hondo en los puconinos. Personalmente nunca traté mucho con ella, pero quienes la conocieron dan cuenta de una mujer de bien, apañadora y con principios claros. Una lástima para nuestro pueblo perder a la señora Nana (así la conocían sus amigos, familia y cercanos); ya que con ella también se va parte de la historia de un Pucón que poco a poco se va perdiendo entre quienes llegaron en las últimas décadas y creen haber descubierto la pólvora del desarrollo, la misma que parece que —según ellos— se nos habría negado a nosotros. Pero están equivocados.

Y casi como una jugarreta del destino, ambos hechos: la fatídica cuarentena y la muerte de Eliana llegaron el mismo día: el lunes 25 de enero. Entonces, quizás algo nos quieran decir con todo esto. Y probablemente sea que no podamos negar que somos una comunidad dependiente del turismo (para bien o para mal) y que el cierre es una puñalada a nuestra forma de vida (más allá de la economía). Y eso, simplemente porque llega en el mes en el que nos jugamos, prácticamente, el resto del año. Y por el otro, tampoco podemos desconocer la amenaza del virus. Y lamentablemente la muerte de Eliana nos pega una bofetada en la cara a todos. Somos vulnerables en extremo. Un bicho invisible nos cambió el mundo y nos golpea donde duele. A algunos con la pérdida de familiares (lo peor) y a otros en el bolsillo (no es como perder a un cercano, pero de que duele, duele). Y a varios en ambos aspectos.

Entonces, ¿qué hacemos ahora? Esa parece ser la pregunta de muchos. Podemos rebelarnos contra el sistema y abrir a toda costa. O también tratar de apuntarle a lo judicial y presionar por esa vía para torcerle la mano al Estado. Pero pareciera ser que esas estrategias de poco han servido en otros casos similares. Lo que queda es apelar al sentido común del ministro Enrique Paris y que esta cuarentena se acabe en dos semanas y poder salvar lo que sea de un barco que se nos hunde. Y por otro lado, entender que el virus es real y hasta que no nos vacunemos, no podemos descuidar la guardia. Levantarla, porque acá están en juego muchas más cosas que la salud. Está en juego la vida y también nuestra forma de vida. No queremos lamentar más muertes como la de la señora Eliana; pero tampoco queremos ver a comerciantes en la quiebra y gente pasando hambre.

Y por último, un mensaje a todos aquellos que este martes 26 de enero hicieron a Pucón trending topic (tendencia) en Twitter y festinaron con la muerte de la esposa del alcalde al relacionarla al eclipse de diciembre y al turismo. Podemos tener muchas diferencias con Carlos Barra (y las tenemos) pero eso no da derecho a reírnos y “hacer gárgaras” con una tragedia como ésta. Por cierto, ninguno de ellos nos va a ayudar a sacar adelante a nuestro Pucón amado. Solo los puconinos lo haremos. Tu puedes mirar de afuera o meterte en la mierda donde estamos y apoyar con tu esfuerzo y cuidado para poder salir adelante y dejar atrás toda esta tragedia. Tú decides. Nadie lo hará por tí.

*Rodrigo Vergara es periodista y editor de La Voz de Pucón.