Caja de alimentos en escuela Fátima

Señor director:

Es grato dirigirme a usted, para saludarlo cordialmente, y a la vez quisiera manifestarme por medio de la presente, mi profunda molestia referente a una situación puntual que viví como apoderada en la escuela Nuestra Señora de Fátima.

Es sabido que debido a la situación en la que nos encontramos, en algunos colegios se entregan canastas de alimentación para niños que son llamados “prioritarios”. Entre esos niños se encuentra mi hijo.

Es de mucho pesar para mi como mamá y como familia, contar el terrible mal rato que tuvimos que pasar al ir a retirar la canasta de alimentación de mi hijo, ya que lamentablemente la persona que la entrega no quiso entregársela al abuelo del niño, ni tampoco a mí porque no estábamos (según ella) en el plazo que correspondía.

El día del retiro de la canasta era el jueves 15 del presente mes, y el apoderado que no podía ir a retirarla tenía que enviar un whatsapp a esta persona (la que entregaba) para coordinar al otro día el retiro de esta. Lamentablemente el día jueves 15, el abuelo del niño no pudo acercarse a la escuela, ya que no contaba con el permiso de desplazamiento correspondiente, y yo por mi trabajo no pude ir a retirarla, sin embargo, le envié un whatsapp a la encargada exponiéndole que no pudimos ir a retirar los alimentos y que si existía la posibilidad de ir al otro dia temprano a retirarla, ya que ese dia era la fecha de los rezagados (los que no habían podido ir a retirarla el día anterior). Lamentablemente no tuve respuesta alguna de esta persona hasta el día de hoy.

El viernes 16 de abril mi papá, adulto mayor y abuelo del niño, fue sin ningún tipo de permiso a retirar la canasta, ya que necesitamos de ella, y la encargada de la entrega se negó a dársela. Su motivo fue que yo (mamá del niño) había avisado en un horario que no era prudente (18:53 pm), y que por tal motivo ella no entregaría la canasta, porque ésta se la había asignado a otro niño. Mi papá me llama por teléfono y me cuenta la situación y tuve que hacer lo imposible para salir de mi lugar de trabajo e ir a la escuela a solucionar el tema como apoderado y mamá del niño. 

Al momento de llegar al colegio fue todo engorroso, porque a las  12:15 pm estaba todo cerrado y no había nadie a quien recurrir. Llamé por teléfono a la escuela y como es de costumbre absolutamente nadie contestó. Alrededor de las 12:25 se retira una asistente, donde por fin alguien se dignó  a abrir el portón y le consulto por la persona que entrega las cajas. Me dan explicaciones vagas. Entonces le pido que por favor necesito hablar con ella , que si puede ir a ver si se encuentra en la escuela, porque es de suma importancia conversar con ella, a lo que la señora accedió. Cuando pude hablar con la encargada, me dio una serie de explicaciones que, me parece, no se justifican. Al final me dijo que si quería podía poner un reclamo en la Junaeb o el ministerio de Educación.

Encuentro tremendamente insólito y me parece muy llamativo, por decirlo de alguna forma, lo que está sucediendo en este establecimiento y con la persona que entrega. Es una persona que tiene cero empatía. Estamos educando a nuestros hijos en esa escuela porque es un colegio católico, le entregan valores, respeto a los demás, ponerse la mano en el corazón, ponerse en el lugar del otro (empatía) etc ¿y me salen con esto?.

Creo que en la situación catastrófica en la que nos encontramos, en donde muchas familias dependemos —no todo el mes, pero si varios días— de esa canasta y nos suceda esto, lo encuentro terrible por llamarlo de alguna forma.

Solo espero que esto no le suceda nunca más a ninguna familia, ya que nos sentimos menoscabados y humillados por esta persona poco empática. cabe recalcar que hay una lista con los nombre de los niños prioritarios y es de esperar que no se esté haciendo mal uso de la entrega de esta canasta.

Sin otro particular me despido.

Marcela Águila