Disputa por el casino de Pucón: Enjoy se hace parte en la causa judicial y Sun Dreams pide que la Corte abra etapa de pruebas

Maraña legal entra en una etapa definitoria y mientras la empresa ligada a la familia Martínez refuta los argumentos de su contraparte, la compañía que inició el proceso pide que se ingresen elementos que busquen acreditar que la oferta ganadora redujo costos utilizando beneficios que están fuera de la normativa urbanística.

Por Rodrigo Vergara

 

La historia de la batalla judicial entre Sun Dreams y Enjoy por la disputa del casino de Pucón suma un nuevo capítulo. Esto, porque la empresa liderada históricamente por la familia Martínez (Enjoy) se hizo parte en la causa que abrió Sun Dreams en julio pasado y que busca, entre otras cosas, que la justicia revierta la decisión de la Superintendencia de Casinos y Juego (SCJ) y entregue la concesión de Pucón a la empresa Casino de Juegos Pucón S/A (filial de Sun Dreams) y se la retire a Casino del Lago S/A (filial de Enjoy).

Así las cosas, Enjoy ingresó un documento de 82 páginas en el que refuta los argumentos entregados sobre los que fundó Sun Dreams su reclamación: que el proyecto de Enjoy presenta problemas sobre la normativa urbanística, principalmente por la calidad de la calle Clemente Holzapfel en relación a la carga ocupacional que tendría el proyecto ligado a la familia Martínez; que el proyecto de Enjoy incluiría condiciones que sólo se verificarían en el futuro; que los estacionamientos estarían fuera del terreno principal, lo que a juicio de Sun Dreams irían en contra de la Ley de Copropiedad a la que se acogería Enjoy para edificar y, finalmente, que la remodelación del Gran Hotel Pucón no cumpliría con los estándares mínimos de un hotel de cuatro estrellas.

En ese contexto, el documento de Enjoy busca refutar cada uno de los argumentos de la reclamación de Sun Dreams y para ello apunta en una línea similar a la respuesta realizada por la SCJ a la Corte el pasado 13 de septiembre, la que en líneas generales apuntaba, entre otras cosas a la extemporaneidad del recurso de Sun Dreams.

Pero Casino de Juegos Pucón S/A (Sun Dreams) no se ha quedado de brazos cruzados en esta disputa legal. La empresa controlada por la familia Fischer también ingresó una nueva presentación en la causa. En ella solicita a los ministros de la Corte de Apelaciones de Santiago (donde se ventila el caso) que se abra una etapa probatoria. Es decir que las partes presenten puntos de prueba respecto de sus dichos. La idea, según se explicó, es que las alegaciones de Sun Dreams, la SCJ y, ahora, Enjoy; puedan respaldarse con elementos materiales, principalmente, documentación. “Así las cosas, esta parte solicita respetuosamente que se proceda a la apertura de un término probatorio que fije como punto de prueba el siguiente: Efectividad de que el cumplimiento de la normativa técnica influye en el monto de los costos del proyecto presentado por la sociedad Casino del Lago S.A. En la afirmativa, consecuencias de la reducción de costos en la oferta económica presentada la sociedad mencionada”, se lee en el documento presentado por los abogados de Sun Dreams.

Según quienes conocen este tipo de causas, la disputa judicial en la Corte de Apelaciones de Santiago podría alargarse hasta enero o febrero de 2019 y es altamente probable que la parte perdedora recurra a la Corte Suprema, lo que alargaría el proceso judicial hasta, al menos, la mitad de 2019. Lo anterior podría transformarse en una complicación a las finanzas municipales, ya que la administración pública local espera con ansias los recursos frescos que deberían llegar una vez que la nueva concesión se hiciera efectiva (un poco más de $3.000 millones anuales que fue la oferta con la que ganó Enjoy). Por ahora todo se encuentra detenido hasta que no se resuelva la disputa en tribunales.

 

Seremi Artigas y zonificación

En otra arista, paralela a la disputa del casino de Pucón, el seremi del Minvu, Pablo Artigas, respondió a los cuestionamientos surgidos luego de un reportaje publicado por La Voz…, el pasado lunes. En él se hacía mención a la decisión de Artigas de reinterpretar el Plan Regulador de Pucón, y declarar que la zona donde se encuentra emplazado el Gran Hotel Pucón y donde, a la postre, Enjoy planea levantar el nuevo casino, no está normada en la zonificación histórica que marcaba el Plano Regulador de Pucón. Es decir, para el seremi Artigas, la interpretación y lectura que hacen las autoridades locales de la Dirección de Obras Municipales (DOM) en torno a que el área está marcada como Z3 —lo que permite una ocupación de suelo del 20% por cada terreno delimitado y levantar edificios de hasta tres pisos— es “indeterminada”, ya que sólo se encuentra graficada en el plano, pero no se encuentra regulada en la ordenanza que norma al mencionado instrumento urbanístico. Es decir, una especie de “traje a la medida” para que Enjoy construya su proyecto sin mayores restricciones urbanísticas y de arquitectura, si es que logra salir bien en su disputa con Sun Dreams en la justicia.

“Revisando los antecedentes del Plan Regulador de Pucón, nos dimos cuenta que en la zona donde se estaba pidiendo para la remodelación de la futura construcción de este nuevo edificio, no tenía ciertas características, ni restrictivas, ni autorizadas. Por lo tanto nos acogimos a la normativa de la Ley General de Urbanismo y Construcción (LGUC) en el artículo 116, donde nos permite poder reinterpretar ciertas normativas que no están específicas”, señaló Artigas a la Radio Bío Bío.

El problema, según explicó la propia directora de obras municipales, Lorena Fuentes, a La Voz…en el reportaje del lunes pasado, es que esto podría poner un precedente para que los propietarios de terrenos que estén en similares condiciones (todas las manzanas que están en el bordelago en la zona urbana de Pucón) se acojan a la misma interpretación y abran el boom inmobiliario a áreas de muy sensible desarrollo.

En todo caso, se supo que desde la Municipalidad se planea enviar un oficio al seremi Artigas para que, en principio, pueda rectificar o aclarar su posición.