Empresario de las motorhome en la playa dice que planteó idea al administrador municipal: “La encontró el descueve”

Jorge Ruddoff habló con La Voz…, y asegura que previamente habló con Rodrigo Ortiz. Además sostiene que el proyecto busca tener un lugar adecuado y amigable con el medio ambiente para recibir casas rodantes en la zona. Afirma que no necesita ingresar carpeta alguna a la Dirección de Obras, ya que no construirá nada y sólo adecuará el terreno para el ya controvertido plan.

Esta es una de las imágenes tomadas por el Kayakista que vitalizó la escena (fotografía gentileza Patricio Bustos)

 

Las imágenes de las máquinas trabajando casi dentro del agua se viralizaron rápido. Tanto, como sólo las redes sociales puconinas en temas medioambientales suelen hacerlo. Y si bien desde un principio los comentarios y posteos apuntaban al mega proyecto inmobiliario Bahía Pucón, la verdad estaba algo lejos de eso. Se trataba de un plan que busca instalar un campo de parqueo de motorhome o casas rodantes. Y la municipalidad movilizó su gente el lunes por la mañana y ya al mediodía las obras estaban paralizadas, las infracciones cursadas y el anuncio de que el plan debía pasar por sistema de impacto ambiental hecho. Es decir, todo lo que había que hacer, en principio, se hizo.

Pero algo faltaba para cerrar la historia. Y es que hablara la persona que está tras la idea de acoger a las casas rodantes. Y el empresario Jorge Ruddoff respondió al llamado de La Voz…, y no tuvo problemas en contar sobre el proyecto y partió por aclarar que ellos sí fueron a la municipalidad (en principio se dijo que no) y que, según él, hablaron con el administrador municipal, Rodrigo Ortiz. “Nosotros fuimos a hablar con el alcalde y el alcalde nos dijo que hablásemos con Rodrigo (Ortiz), el administrador municipal. Y nos reunimos con él y le contamos del proyecto y cuando nos pregunta qué íbamos a construir, contestamos que la verdad es que no íbamos a construir nada, entonces Obras no se pronuncia. Y yo entiendo que no porque lo que averigüé es que como no íbamos a construir, no se requiere”, explica Ruddoff, quien agrega: “Pero nos dijo ‘lo que nos interesa de sobremanera es el tratamiento de aguas servidas’. Y yo le dije que sí, que de eso se trata este complejo. Y nosotros contratamos una empresa de Villarrica y normado como corresponde. Todos sabían”.

Ruddoff explica que este encuentro lo sostuvieron hace cerca de dos meses: “Esa vez el alcalde no nos pudo recibir, entonces nosotros fuimos y hablamos con Rodrigo y le contamos la idea y, de hecho, nos felicitó y lo encontró el descueve”.

El punto es que, según el empresario, su proyecto le soluciona un problema a la ciudad, ya que por primera vez las casas rodantes tendrían un lugar en regla para poder pernoctar y descargar sus desechos como corresponde y dejar de hacerlo furtivamente en los desagües de aguas lluvia o directamente en la calle como, él dice, sucede actualmente. “Las casas rodantes vienen con un estanque y a los tres o cuatro días los estanques están lleno y no tienen donde botarlo. Entonces, o lo tiraban en los alcantarillados de aguas lluvia o lo iban a tirar a cualquier esquina donde no se notara. Y eso sí que es contaminación”.

El dueño del proyecto señala, además, que fueron a la Conaf por el tema del corte de los sauces; pero que en esa repartición le señalaron por escrito que no era necesario hacer un plan de manejo debido a que no se consideraba como un bosque. Este último antecedente se hizo conocido la mañana del lunes en medio de la fiscalización de la municipalidad. Jorge Ruddoff sostiene que parte de su plan es reforestar con árboles nativos, ya que es necesario la sombra en el espacio de cerca de 2000 metros cuadrados que pretende usar para el aparcadero de casas rodantes: “Cuando hablan de que nosotros estamos destruyendo, es todo lo contrario, lo que más valoramos nosotros es la ecología y el proyecto así lo demuestra, pero nadie se tomó la molestia de preguntar. Todo el mundo agarró y disparó balas por todos lados, pero nadie quiso averiguar de qué se trataba. Nos estaban diciendo que nosotros éramos una inmobiliaria”.

El siguiente paso que dieron, según el empresario, fue ir a la Capitanía de Puerto para obtener el permiso para limpiar. Y eso ya lo hicieron hace dos semanas. Además Ruddoff cuenta que planean instalar un sistema eléctrico en base a energía solar, además de agua potabilizada para los campistas. “Esto no existe en Chile. Y en los últimos cinco años han ingresado a Chile cerca de cinco mil casas rodantes. Es un número importante. Esta va a ir creciendo y Pucón, por naturaleza, es un destino turístico y van a forzar cada vez más llegar a este complejo. Lo que hacemos nosotros es anticiparnos y prepararnos”, dice.

Ruddoff, quien planea estar en el concejo municipal de este martes, asegura que no es su idea principal abrir este verano, sino que habilitar unos pocos sitios para que amigos y cercanos puedan llegar y viralizar el lugar en redes sociales: “La gente va a ver eso y va a decir ‘al fin Pucón va a tener un lugar donde puedo ir’. Este es un proyecto grande y no es para hacerlo en 15 días”.

Por ahora, el hombre, quien tiene un arriendo de 10 años en el predio, tiene su proyecto detenido; aunque espera tener luz verde para poder avanzar. Eso, si el sistema ambiental y el golpe de imagen que tuvo la idea luego de la viralización de las máquinas (“Si hacía el trabajo con personas me demoraba semanas y hacerlo con maquinaria me significaba mediodía”, dice) lo permiten. Esta historia aún no tiene un final.