Ambientalistas en alerta: empresa planea intervenir humedal y construir muelle aledaño a proyecto inmobiliario La Poza

Idea está en proceso en el sistema de evaluación y este martes apareció en el Diario Oficial. Se trata de un plan que incluye un área de “asoleamiento” y tiene un costo de USD$100.000.

La imagen aérea muestra parte del área que se planea intervenir.

El tema comenzó a manejarse, más o menos, desde la segunda quincena de diciembre, pero sólo la mañana de este dos de enero se hizo formalmente público a través de una publicación del Diario Oficial. La empresa Lago Villarrica SpA, relacionada al proyecto de Inmobiliaria Fuenzalida que construye un grupo de tres edificios de departamentos en el borde del Lago Villarrica, específicamente en el sector de La Poza, planea levantar un embarcadero flotante acompañado por una especie de parque o área verde de 741 metros cuadrados a la orilla del Villarrica. Y eso tiene en alerta máxima a los grupos ambientalistas locales, quienes miran con mucho recelo el plan, ya que, según su posición, viene a destruir lo poco de humedal natural que va quedando en el área.

El proyecto, según se especifica en la web del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), ingresó al proceso de evaluación el pasado 9 de diciembre. Según los mismos antecedentes (público para el que quiera accesarlos) el proyecto, que tiene como nombre “Hermoseamiento del borde Lago Villarrica, La Poza”, contempla la construcción del ya mencionado muelle y un área que denominan “asoleamiento”.  “El proyecto considera la construcción de un área de asolamiento y la habilitación de un embarcadero para la recogida y recepción de pasajeros. La propuesta considera realizar un manejo de la vegetación ribereña existente, así como movimientos de tierra para la habilitación de un área plana y del embarcadero”, según se lee en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) ingresado por la compañía ante SEIA, el que agrega: “El embarcadero corresponde a un muelle flotante compuesto por módulos insumergibles ante cualquier eventualidad. Cada uno de los módulos es de madera de pino impregnado, con canto redondeado, muy cómodo de caminar, incluso descalzo, similar a un deck de terraza. Al venir en módulos permite una muy rápida instalación ya que se ensambla en tierra”.

Los datos agregan, además, que planean iniciar las obras en junio de 2019 y que el costo total de la obra será de US$ 100.000 (un poco más de $69 millones al cambio actual). La empresa sostiene además, en su DIA, que el proyecto podrá estar a disposición de la comunidad. “El Titular ha considerado el sector de borde lago de La Poza como emplazamiento idóneo para  su proyecto de hermoseamiento, gracias a las características naturales privilegiadas del entorno, en particular en el borde del lago Villarrica, ubicado en el radio urbano de la comuna de Pucón y próximo al área céntrica de dicha la ciudad, la cual constituye un asentamiento turístico y residencial con características únicas, dado sus numerosos atractivos naturales tales como lagos, ríos, montañas, volcanes, aguas termales, además de contar con variada oferta de equipamiento y servicios. Se presenta como una excelente alternativa para el uso y disfrute de la comunidad”, se lee en el documento.

Sobre el tema ambiental, la empresa, en su Declaración de Impacto Ambiental, ingresó un estudio sobre flora y fauna de 32 páginas, realizado por la compañía especializada Nativa Global, en la que si bien se concluye y reconoce a la zona intervenida como un “humedal” se señala que éste está fuera de la categorización RAMSAR (por la convención en Ramsar, India) que cataloga los humedales en Chile y el mundo. Además se hace mención a que él área es oficialmente Zona de Interés Turístico (Zoit) por Ley. Además que existen dos especies arbóreas protegidas, pero que no se intervendrán.

“Cabe destacar que este humedal se encuentra fuera de los sitios catalogados como RAMSAR, los que cuentan con protección oficial. Sin embargo, se recomienda no afectar los ambientes de humedales dado su alta sensibilidad ambiental desde el punto de vista de la fauna que se beneficia directamente de este, sirviendo de refugio para aves migratorias en sus diferentes etapas de su ciclo de vida, siendo una de las más importantes, la reproducción de estas, también el descanso o la alimentación de estas especies”, se lee en el documento, en el que en el último párrafo de las conclusiones se agrega: “En consecuencia en el área no se considera la existencia de formaciones vegetales únicas o de baja representatividad, no hay presencia de bosque nativo de preservación, actividades en áreas en o colindantes a sitios prioritarios de conservación, áreas de protección privadas. Además, no hay presencia de especies en su límite de distribución longitudinal ni altitudinal, y si bien se identificaron 2 especies en categoría de conservación, estas no se afectarán”.

 

Participación ciudadana

Si bien el proceso de evaluación incluye una consulta a organismos formales sobre el tema (la municipalidad local por ejemplo), también es posible abrir un proceso de participación ciudadana. Esto podría ser solicitado, de acuerdo a la Ley que regula estos temas, por dos personas jurídicas o 10 naturales que tengan algún interés o se vean afectadas de alguna por el proyecto. Y tienen diez días hábiles para solicitarlo desde la publicación en el diario oficial, la que ocurrió este miércoles 2 de enero.

En este contexto, el grupo local Movimiento Ambientalista Intercultural (MAI), manifiesta su molestia con el tema y sostiene que prepara su intervención en el proceso de participación ciudadana. “Hemos visto la destrucción de La Poza y su humedal y aún cuando organizaciones sociales y la sociedad civil han manifestado su descontento ante el arrase de las inmobiliarias, la destrucción no para y va en aumento. Y hoy, con el lago saturado tenemos las herramientas de trabajo para frenar y darnos tiempo para proteger estas áreas”, sostiene Jimena Sanhueza, vocera del MAI, quien agrega: “Esto incluye la participación ciudadana. Es por eso que hacemos un llamado a la ciudadanía a hacerse parte de este proceso. Como MAI estamos trabajando en esto, pero sin el apoyo de todos los que se interesan en el tema, seguirán destruyendo”.

La organización anuncia, además, un plan de capacitación y junta de firmas para ser partícipes del proceso de participación.

Desde la empresa señalaron señalaron estar dispuestos a cumplir con todas las exigencias del SEIA y con las observaciones que vayan apareciendo en el camino.