Carabineros desbarata fiesta electrónica “after” que se realizaba en Quelhue

En el lugar se cobraba entrada y se vendía alcohol. Organizadores promocionaban por redes sociales y pedían discreción.

La imagen muestra parte del decomiso. Incluso tenían un generador eléctrico, por los cortes de luz.

El dato era archiconocido en las redes sociales, principalmente en instagram. Eso, aunque siempre se resguardaban pidiendo discreción y la ubicación, obviamente, debía ser secreta (“secret spot”, escribían en sus publicaciones). Pero los secretos son difíciles de guardar entre muchos. Y, al parecer, eso fue lo que le sucedió a una fiesta electrónica que se desarrollaba en el km 3,5 de la ruta a Caburgua por Quelhue.

Y, aunque el evento era en grande, y se publicitaba con la presencia de reconocidos DJ de la movida electrónica, Carabineros irrumpió la madrugada de este jueves y terminó con el jolgorio, el que, según algunas fuentes que se comunicaron con este medio, ha sido permanente durante el verano.

De acuerdo a los antecedentes que maneja La Voz…, un carabinero de la comisión civil ingresó al evento y se percató de que en el lugar se cobraba entrada ($10.000) y se vendía alcohol. Una cerveza a $3.000; la piscola a $4.000 y con whiskey $5.000. Todo esto a eso de las 5 de la madrugada, cuando las discos y pub oficiales ya están cerrados. Es decir, una verdadera fiesta after.

Así las cosas, Carabineros acompañados por seguridad ciudadana de la municipalidad, cerró el local, decomisó el alcohol y también algunos equipos de música. Los policías cursaron, además, una infracción por “mantener una fiesta after abierto al público, sin patente ni permiso municipal, con existencia clandestina de bebidas alcohólicas”. El parte fue cursado a una mujer, quien se identificó como la persona a cargo.

Espacio Disponible

“Nosotros teníamos conocimiento como Carabineros de la Novena Comisaría de Pucón de que se estaban desarrollando fiestas y se vendía alcohol sin los permisos correspondientes y es por eso que se planificó, conforme a los antecedentes que recabamos de las redes sociales y desde comentarios que nos hicieron residentes de Pucón y se planificó un servicio para dos días. Y en el primer día se logró detectar en forma inmediata esta fiesta. Personal de civil fue al lugar y constató el ingresó remunerado y la venta ilegal de alcohol”, explicó el mayor Miguel Ochoa, a cargo de Carabineros en Pucón, quien agregó que pesquisaron que este tipo de eventos se venían desarrollando en el tiempo.

Los antecedentes fueron remitidos al Juzgado de Policía Local, aunque también existe información residual que llegaría a manos del Ministerio Público por la posibilidad de generarse un foco de tráfico de drogas, principalmente éxtasis, sustancia sintética consumidas, principalmente, en las fiestas electrónicas. De hecho en las últimas semanas han existido dos decomisos de este tipo de pastillas.