Concejo lanza “salvavidas” a Enjoy y le facilita renovación de patentes de alcoholes

Imposibilidad de renovar permiso de construcción le impedía a la empresa obtener autorizaciones. Tema fue discutido reservadamente por los ediles. Informe jurídico le dio sustento a la decisión, aunque Cristian Hernández votó en contra.

Al igual que en julio pasado, el concejo municipal tuvo que intervenir para que el casino pudiese tener patentes de alcoholes este primer semestre de 2019. Y de hecho, el centro de juegos estuvo todo febrero operando sin la facultad legal de vender bebidas alcohólicas. Por lo mismo el gerente local de la empresa, Gonzalo Grob, ingresó una carta, a principios de febrero, al alcalde Carlos Barra, para poder obtener un nuevo permiso provisorio de construcción para el local que ocupan en Ansorena con Gerónimo de Alderete y así poder acceder a las patentes, clave en el desarrollo del negocio de los juegos de azar.

Pero para conocer el origen del problema hay que ir hasta el 17 de septiembre del año 2007 cuando uno de los incendios más grandes que haya sufrido Pucón: el del Hotel y Casino del Lago. La destrucción del principal centro hotelero que tenía Pucón por esos años y que dejó pérdidas por más de US$20 millones, causó un fuerte impacto económico para la empresa y para el mismo pueblo. Pero Enjoy se levantó rápido. En casi cien días pudo tener un lugar operativo para el funcionamiento del casino, a metros desde donde estaba el destruído Hotel del Lago. Además compró el Gran Hotel Pucón y así pudo estar activo casi al cien por ciento en la temporada de verano siguiente al siniestro.

Así las cosas, y según cuentan desde la misma empresa Enjoy, el edificio actual comenzó a funcionar sólo con el permiso de construcción y los plazos para la recepción se fueron agotando en el contexto de la incertidumbre que generaba, primero, el cambio de sistema de administración (de esta actividad) desde un casino municipal a otro con dependencia a la superintendencia de casinos. Y lo segundo tenía relación al resultado de la última licitación que, finalmente, permitió a Enjoy seguir en Pucón con una proyección de 15 años y cuyo período parte en 2020. Este último proyecto incluye la renovación completa del Gran Hotel Pucón y dejará ganancias a la municipalidad por más de $3.000 millones al año.

En los hechos, la empresa Enjoy se acogió al artículo 124 de la Ley General de Urbanismo y Construcción. En su primera parte esta señala: “El Director de Obras Municipales podrá autorizar la ejecución de construcciones provisorias por una sola vez, hasta por un máximo de tres años, en las condiciones que determine en cada caso. Sólo en casos calificados podrá ampliarse este plazo, con la autorización expresa de la Secretaría Regional respectiva del Ministerio de la Vivienda y Urbanismo”.

Espacio Disponible

El punto es que la ampliación de plazo es por un tiempo similar, es decir, tres años. Y eso ya fue. O sea, Enjoy ya cumplió con todos los plazos en la edificación de emergencia. Por lo mismo la DOM local no puede renovar el permiso de construcción y si ese documento el departamento de Rentas y Patentes tampoco puede entregarle las patentes.

 

La salida

Es en ese contexto que Grob envió una carta al alcalde Barra. El texto, al que tuvo acceso La Voz…, hace un recorrido histórico sobre los problemas y demoras generados posterior al incendio y que tienen relación a los aplazamientos de la última licitación, la que estuvo trabada por disputas judiciales. Eso, aunque también entrega argumentos más de fondo. “Con estos antecedentes, y atendida la continuidad operacional del espíritu de la ley de casinos y teniendo en consideración la importancia a nivel regional que es mantener los servicios complementarios del casino, contando con todas las renovaciones de la concesión y sabiendo que estamos ad-portas de iniciar nuevas obras para cumplir con el proyecto recientemente adjudicado solicitamos a usted que en base a las mismas condiciones del contrato de concesión actual, las que se expondrán a continuación pueda renovar hasta el certificado de inicio de operaciones del Casino del Lago S.A. el permiso provisorio de edificación del actual casino y así contar con las patentes”, se lee en la carta enviado por Gonzalo Grob, gerente del casino de Pucón.

El punto es que para definir la situación, el concejo trató el tema en un espacio de carácter reservado. Es decir, sin público, aunque igual se supieron detalles de la discusión. El más relevante apuntó a la solicitud que hicieron los ediles de un informe jurídico para sustentar la autorización. Dicho informe, al que igual tuvo acceso este medio, apela al principio de buena fe de las partes en torno a que la concesión original apunta a que la municipalidad debe facilitar las labores del casino. Además de eso, argumenta en base a las razones de fuerza mayor como el incendio y las demoras generadas por los recursos judiciales en la nueva licitación. Con todo, el informe recomienda autorizar las patentes. Así las cosas, por seis votos a favor y uno en contra (el RN Cristian Hernández) se aprobó la renovación de las patentes.

“Pedí en el concejo reservado que viniese la Dirección de Obras y que viniese Rentas y Patentes para poder hacer las consultas en relación al informe que nos estaba entregando la (unidad) Jurídico. Se me negó la posibilidad de que vengan ambos departamentos y no tuve la posibilidad de hacer preguntas. Me levanté de mi asiento. Fui a hablar con la encargada de Obras, pero no me atendió porque estaba haciendo un dictamen. Volví a la sala y ya estaban en el proceso casi de votación. Creo que a la hora de tomar las decisiones tenemos que tener toda la información sobre la mesa”, explicó el concejal Hernández para justificar su votación en contra de la resolución.

Desde Enjoy explicaron que ellos cuentan con todos los permisos necesarios para operar el centro de juegos, además apelan a la obligación contractual que tiene la municipalidad para apoyar a la empresa en la entrega de los servicios acordados. “En primer lugar, nos parece importante señalar que Enjoy siempre ha contado con todos los permisos y patentes necesarios para la explotación de un casino y sus servicios anexos, en virtud de lo determinado en el contrato de concesión que existe entre la sociedad operadora y la Municipalidad de Pucón. Dicho contrato obliga a Enjoy a ofrecer servicios de casino, restaurantes y bares, además de hotelería, y pagar una renta por eso. La municipalidad, por su parte, debe proveer a Enjoy lo necesario para que pueda brindar esos servicios”, sostuvieron, y luego agregaron: “Con el inmueble ubicado en calle Ansorena se presentó una situación vinculada a su calidad de recinto provisorio, que se arrastra desde el incendio que destruyó el Casino y Hotel del Lago. Cuando eso ocurrió, Enjoy levantó rápidamente un nuevo casino y compró un nuevo hotel (Gran Hotel Pucón) para poder seguir dando cumplimiento al contrato de concesión y asegurar de esa forma que ni la Municipalidad, ni los trabajadores, ni la empresa vieran interrumpidos sus ingresos. En dicho inmueble ha operado el casino desde entonces dada la demora de la licitación de casinos, pero —ya finalizado el proceso— existe claridad de que hay una fecha de término para el edificio provisorio y con la apertura a futuro del nuevo casino, se terminaría esta coyuntura administrativa”.