Evacuación del centro de esquí: en caso de erupción visitantes deben bajar a pie hacia una zona de resguardo

Autoridades se reunieron con ejecutivos del lugar de recreación invernal y repasaron los protocolos de seguridad ante la posibilidad de un evento mayor. Carabineros cerrará la ruta desde y hacia Juncalillo por la posibilidad de lahar.

Cerca de cuatro mil personas podría albergar el centro de esquí un buen día de temporada alta (fotografía archivo).

A eso del mediodía un grupo de personeros de gobierno, carabineros y el Ejército llegó hasta la base del centro de esquí de Pucón. El lugar, ubicado en las faldas del Volcán Villarrica, se ha convertido en un punto neurálgico, luego de la alerta técnica naranja decretada desde el lunes para el macizo andino. Y no es menor, ya que en el lugar de esparcimiento invernal se pueden congregar cerca de cuatro mil personas a practicar deportes de nieve; las que en el caso de una eventual erupción es necesario sacar con diligencia y poner a salvo. Y esto se hará de a pie hasta a una zona de resguardo a unos 700 metros del estacionamiento.

Durante la mañana de este martes las autoridades, encabezadas por el gobernador Mauricio Ojeda, tuvieron una reunión con los ejecutivos del centro de esquí administrado por Enjoy para dejar claro lo de la evacuación en caso de un evento volcánico mayor. Y ésta, según Ojeda, tendrá dos elementos importantes. El primero bajar a todos los visitantes desde las pistas y la cafetería hasta la zona del estacionamiento. Y lo segundo, salir desde ahí a pie hasta la zona conocida como Los Cabrera (a 700 metros del estacionamiento de la zona de Juncalillo), la que se convertirá en un punto de encuentro y espera. El camino, de acuerdo a la autoridad, será cortado para el tránsito vehícular. El tema es que en el sector de Los Cabrera se debe esperar hasta que la posible erupción y sus efectos concluya para posteriormente ejecutar la evacuación de la gente. 

“Se comienza a evacuar en caso de erupción desde la parte alta hasta Juncalillo y, paralelamente, comienza solamente peatonal hasta la zona de Los Cabrera. Es peatonal, no en vehículo. Para descomprimir un poco, Carabineros va a cortar el tránsito en la zona del camino por donde podría pasar el lahar”, explicó el gobernador Ojeda, quien aclaró que Los Cabrera no es una zona segura, sino que una zona de encuentro. En todo caso, se explicó que por el registro histórico tanto Los Cabrera como la zona de Juncalillo presentan ciertos niveles de seguridad más altos que el resto de la ladera. Eso, en el contexto de una erupción que hace de las faldas del Villarrica un lugar inestable.

El tema es qué sucederá posterior a un eventual pulso eruptivo. Según lo que se explicó, todas las personas evacuadas deben esperar a que el peligro termine para que comiencen los planes para rescatar y sacar a las personas. Esto en el contexto de un camino cortado por un eventual lahar. El centro de esquí cuenta con un equipo de 80 personas que pueden trabajar en la evacuación que, para ser efectiva, no debiera demorar más de media hora. El centro de esquí, en todo caso, permanece abierto y funciona con normalidad.

 

Puntos de encuentro en Pucón

Pero las medidas de protección a la comunidad no solo se centraron en el centro de esquí. También se establecieron puntos de encuentro y seguros en el resto del pueblo. Ellos son los ya conocidos La Península, Quelhue y Los Calabozos. De hecho, en este último lugar se ordenó trabajar en la mejora del camino para que el acceso en caso de emergencia se más expedito. En el Comité Operativo de Emergencia (COE) local se dijo, además, que en Pucón no se podían establecer albergues debido a que gran parte del pueblo está en una zona roja.

También se estableció que fueran funcionarios del Ejército quienes resguarden los accesos hacia el cráter. Esto, debido a que la restricción es total a dos kilómetros de la cima del macizo andino.

En relación a lo técnico, los expertos señalan que los niveles de inestabilidad se mantienen altos, aunque por ahora no hay elementos que apunten a que la situación pueda empeorar o recrudecer. De hecho, la presión podría descomprimirse de manera más relajada y la posibilidad de una erupción tipo marzo de 2015 se diluiría.