Ruidos molestos en O’Higgins: problema llega a la Corte de Apelaciones

Sociedad controladora del Apart Hotel Alpes interpuso recurso de protección en contra de dos reconocidos pubs y la municipalidad.

El problema se genera en el O’Higgins, entre Palguín y Arauco. (Fotografía Rodrigo Navarro).

Es una situación recurrente y un tema que periódicamente se toca en los concejos municipales: los ruidos molestos en O’Higgins. Pero el problema escaló al ámbito judicial, debido a que la sociedad dueña de Alpes Apart Hotel interpuso un recurso de protección en contra de dos conocidos pubs puconinos y también la municipalidad. La Corte de Apelaciones de Temuco declaró admisible el documento y dio una orden de no innovar, lo que quiere decir que los locales aludidos están imposibilitados de emitir ruidos molestos por el tiempo que dure la tramitación y se conozca un resultado.

El documento, que se encuentra en el sistema web del Poder Judicial explica que la Sociedad de Inversiones Matus Ltda. — dueña de Ales Apart Hotel y en la que tiene participación el actual concejal RN Juan Matus— recurre en contra de las empresas controladoras del Black Forest y el Mama`s & Tapas. Estos últimos, conocidos pubs que mantienen sendas terrazas, en las que además de los parroquianos existe música (a veces en vivo), la que según el recurso, se escucha a volúmenes inadecuados.

“La construcción de este céntrico Apart Hotel data aproximadamente del año 2007, cuando inicialmente se construyen cinco departamentos al interior y luego un edificio de cuatro pisos más una mansarda el cual su destino seria Hotel – Apart Hotel, emplazado en una zona residencial, en donde había residentes y restoranes”, se lee en el recurso, el que luego agrega: “En el año 2009 comenzaron a funcionar, los primeros años no hubo mayores reclamos por los ruidos de la avenida. Sin embargo, con en el transcurso de los años fue en aumento cada vez se puso peor, comenzándose a realizar fiestas de manera ocasional en las terrazas de los locales con Dj o bien un parlante con alto volumen”.

El recurso explica que los controladores del Apart Hotel realizaron inversiones para aminorar los efectos de los ruidos; debido a que parte importante del servicio que entregan a sus clientes tiene que ver con la tranquilidad y el descanso. Y eso, con la música a volúmenes altos es prácticamente imposible; lo que —-obviamente— les repercute en sus ingresos. El problema es que la situación ha ido en aumento y ya la califica de “insostenible”. 

“Este año y principalmente el fin de semana posterior al 18 de septiembre, es decir los días 19, 20, 21 y 22 de septiembre de 2019, han vuelto esta situación insostenible, dado que todos y cada uno de estos días realizaron fiestas en las terrazas de los locales, que están destinados a restaurantes hasta cerca de las 4.00 am, generando vulneración de derechos constitucionales de mi representada y los pasajeros que se hospedaban en ese momento, quienes reclamaron e hicieron saber su molestia por los ruidos molestos, los que son mayor a lo permitido y fuera del horario autorizado en la ordenanza Municipal”, señala el texto del recurso, el cual es respaldado en la Corte por Soledad Matus, representante de la sociedad en el tribunal de alzada.

Todo esto, según el recurso, hizo que los pasajeros del Apart Hotel se retiraran molestos y estamparan quejas, las que los ponen en una situación desventajosa en el mercado: “Los pasajeros del Apart Hotel, tras el termino del fin de semana de fiestas Patrias dejaron estampados sus reclamos por los ruidos molestos tanto en el libro de quejas, como en las redes sociales y Booking, lo que claramente perjudica el negocio que realiza mi representada”.

La empresa recurrente señala, además, que han realizado los reclamos correspondientes en diferentes instancias, pero que no han encontrado respuestas. 

En relación a la municipalidad, el recurso apunta a que el organismo no está haciendo los esfuerzos necesarios para hacer cumplir la ordenanza que regula los ruidos. “La Municipalidad de Pucón es quien tiene las atribuciones y el deber de tanto dictar y de hacer cumplir ordenanzas sobre ruidos molestos, como también corresponde la denuncia ante la Justicia de Policía Local de las infracciones que contra la normativa se cometan, debiendo notificar a los infractores con auxilio de la fuerza pública si fuere necesario”, se explica en el recurso para luego agregar: “Sin embargo a pesar los constantes llamados a Seguridad Ciudadana e inspectores municipales, a Carabineros de Chile, no ha habido soluciones para mis representados, sus pasajeros – clientes y los vecinos que residen en el sector, ni mediciones acústicas (a pesar que cuentan con el instrumento), ni sanciones a los responsables de los ruidos molestos: en otras palabras su omisión se refiere a la falta de fiscalización y sanción de la propia ordenanza dictada por la Municipalidad, a fin de que cumpla con su obligación de ejercer las acciones legales o para reprimir los hechos que perturban el derecho a vivir en un medio libre de contaminación —acústica— de mis representados, sus pasajeros, clientes y vecinos del sector”.

Respuestas

Jorge Toro, representante de Black Forest, respondió al recurso y, además de considerarlo vago, sostuvo que nunca le han cursado una infracción por ruidos molestos (ni Carabineros, ni la municipalidad); y que además se encuentra respaldado técnicamente y puede demostrar que sus emisiones no traspasan la norma. “Cabe destacar desde ya que no se efectuúan fiestas ni tampoco se mantienen bandas en vivo en la terraza de mi local; y solo en determinadas ocasiones —aproximadamente una vez al mes—- se cuenta con bandas que tocan en vivo, pero al interior del local y no en la terraza, la cual solamente cuenta con mesas para atención de público como servicio de restaurant de turismo”, se lee en la respuesta de Jorge Toro a la Corte, quien agrega en el documento presentado que en su momento contrató un peritaje acústico, el que adjunta en la causa y que sus emisiones de ruido cumplen con la norma.

Ignacio Quiroz, jefe de la Dirección de Seguridad Ciudadana de la municipalidad, explicó a La Voz…, que actualmente se encuentran a punto de materializar un convenio con el ministerio de Medio Ambiente, el que los facultará para fiscalizar los ruidos molestos e infraccionar a quienes no cumplen. Todo esto en base al decreto 38 de la mencionada cartera, el que solo permite ruidos de hasta 45 decibeles entre las 21 horas y las 7 de la mañana en zonas urbanas; como lo es el eje de O’Higgins donde se encuentran ubicados los locales involucrados. 

“Nosotros hicimos una nueva ordenanza en base al decreto 38 del ministerio de Medio Ambiente, con el que nosotros queríamos tener facultades y poder tener formas de medición respecto a los ruidos molestos”, señaló Quiroz, quien agregó: “El ministerio de Medio Ambiente nos sugirió poder trabajar en conjunto y generar un convenio de colaboración para nosotros poder tener las facultades legales el día de mañana para poder utilizar los sonómetros, fiscalizar y poder multar. El convenio ya está listo y lo firmamos el mes de noviembre”.

Con esto, explicó Quiroz, los inspectores municipales estarán facultados para infraccionar. Una cosa más: luego de tres partes la municipalidad estará facultada para caducar la patente.

Marcelo Madrid, propietario del Mama’s & Tapas sostuvo que ya han subsanado el problema. “Nos comprometemos a seguir mejorando en bien de la vecindad y Pucón”, ecotó.