Organización apunta a “estándares de seguridad” para suspender Ironman 70.3

Según comunicado, las condiciones del país no permiten garantizar niveles de protección para los competidores. Dirigente del turismo dice que es algo que se “veía venir” y que se entiende por el contexto de crisis social.

Esta es una postal que no se podrá ver este 2020 por la suspensión de la denominada “carrera más linda del mundo”.

En los hechos, fue la “crónica de una muerte anunciado”. Eso porque si bien el diario El austral confirmaba el evento para enero de este año, los rumores y los datos que apuntaban a la suspensión definitiva aumentaban con el correr de los días. de hecho, La Voz… ya lo había adelantado. Y así fue. Durante la tarde de este jueves, la organización comunicó oficialmente que el tradicional triatlón de Pucón Ironman 70.3 que se correría este próximo 12 de enero se suspendía definitivamente hasta el 2021, específicamente hasta el 10 de enero de 2021. Esto se suma, además, a la cancelación del show de fuegos artificiales programado para la noche de Año Nuevo. Todo, en el contexto de la crisis y estallido social que vive el país desde el pasado 18 de octubre.

De hecho, el comunicado oficial que enviaron desde el Club Deportivo de la Universidad Católica, organizadores del evento, apuntan a la crisis y a los eventuales problemas en la seguridad como argumentos para suspender la denominada “carrera más linda del mundo”. “Si bien una decisión como ésta nunca es fácil de tomar, está claro que la situación actual del país y de la comunidad de Pucón, no permite que se garanticen los estándares de seguridad y calidad que requerimos para nuestros participantes, voluntarios, habitantes y equipo”, se lee en el documento hecho llegar a la redacción de La Voz. El texto también aclara que también se suspenden las competencias satélites del 70.3 como lo son la de menores (Kid Challenge) y la promocional (Promotional Race).

Ahora, solo hay que esperar el efecto que la suspensión de la carrera (y de los fuegos artificiales) en la industria del turismo, ya que la competencia marcaba el inicio de la temporada alta-alta (entre la última quincena de enero y la primera de febrero). Al respecto Jéssica Fernández, presidenta de la Asociación de Servidores Turísticos de Pucón (Asetur A.G.), señaló que cancelar la fecha del Ironman era algo que se veía venir y que pese a que el hecho afecta al destino en lo económico, la situación se entiende por el contexto que vive el país. “Comprendemos la situación que la marca Ironman no quiera correr ningún riesgo. Y también nosotros, los puconinos, no queremos correr riesgos en perder una actividad en el futuro. Así es que dentro de lo terrible que esto es para todos nosotros, también pienso que es una decisión que de alguna manera la esperábamos”, explicó la dirigente. Sobre los fuegos artificiales, Fernández apuntó a que es una decisión que se entiende para no dar espacio a gente que “quisiera hacer daño”: “Si bien todos los que están en nuestro rubro compartimos absolutamente las demandas sociales y estamos en eso, en ningún caso compartimos la violencia y el daño al espacio público y privado. Este Chile lo hacemos todos”.

Sobre la suspensión del ironman, según las fuentes consultadas por La Voz…, se manejó la posibilidad de trasladarlo para marzo. Esta opción era bien vista por las autoridades locales, debido a que brindaba la posibilidad de alargar el verano. El tema, eso sí, fue imposible por los calendarios de los atletas de elite, los que se programan con un año de anticipación.