Fatal accidente del sábado: conductor tenía licencia suspendida por manejar en estado de ebriedad en San Fernando

Se indaga el por qué, Christian Parra, según información policial, conducía con un documento duplicado. Los datos médicos iniciales, además, refuerzan la posibilidad de que el chofer haya estado bajo la influencia del alcohol. Víctima fatal presentaba un embarazo en etapa final de gestación. 

FORMALIZACIÓN.- Según lo señalado desde la fiscalía el conductor del vehículo particular será imputado de cargos una vez que se recupere de sus heridas. (Fotografía Rodrigo Navarro).

Los datos que aparecieron en las últimas horas son clave y complejos. Esto, porque luego del trágico accidente que le costó la vida a la joven Cesia Paredes Godoy de 29 años, quien presentaba un embarazo en la última etapa de gestación, la posibilidad de que el conductor del vehículo Mazda 626, identificado como Christian Parra López de 27 años, guiara el móvil en el que viajaba la víctima—a lo menos— bajo la influencia del alcohol, es bastante alta. De hecho los antecedentes policiales y que maneja la fiscalía a través del parte de Carabineros, apuntan derechamente a que Parra y otros acompañantes presentaba un fuerte “hálito alcohólico” y los datos médicos describen al conductor como “ebrio”. Una botella de whisky encontrada al interior del vehículo refuerzan la teoría. Pero no es lo único, el Ministerio Público maneja entre sus antecedentes que Parra López mantenía su licencia suspendida por manejar en estado de ebriedad en una causa en San Fernando. Un reincidente.

De acuerdo a los datos registrados en cámaras de seguridad a las que tuvo acceso La Voz…, el Mazda transitaba por calle Arauco en dirección al sur y los registros muestra que cruzó por Avenida O’Higgins a eso de las 22:08 hrs, ya con el toque de queda por la emergencia del coronavirus activo. Los mismas imágenes muestra que transita por Arauco a una velocidad mayor a la permitida, se pasa un disco pare e impacta con el carro policial que conducía el cabo Cristian Morales en compañía del sargento Richard Cortez. Producto del choque fallece Cesia Paredes y tanto el conductor del Mazda y otros tres ocupantes quedan con heridas de distinta consideración y son trasladados a Temuco. Los uniformados quedaron policontusos, aunque sin riesgo vital.

Algunos datos relevantes en la causa los entregó un testigo que trabaja en un local de comida en calle Arauco. Según esta persona el Mazda se movilizaba a una velocidad “no razonable ni prudente”. “Aprecié un automóvil color gris que circulaba a gran velocidad por calle Arauco en dirección de norte a sur, recuerdo eso debido al sonido que emitía el motor del vehículo, el cual pasó frente a mí, no perdiéndole la vista, móvil el cual al llegar a la intersección con calle Brasil impactó a un vehículo policial, color verde con blanco, quien lo hacía con sus balizas color verde, el cual circulaba por calle Brasil en dirección de poniente a oriente, donde al ingresar a la intersección de calle Brasil con calle Arauco fue impactado en su parte delantera costado izquierdo”, se pudo leer en la declaración, en la cual agregó: “Hago presente que por calle Arauco existe un signo pare, el cual no fue respetado por el conductor del automóvil”.

De acuerdo a los antecedentes entregados por la fiscalía, el conductor del vehículo menor será imputado de cargos una vez que logre recuperarse de sus lesiones. Los otros tres ocupantes del Mazda que sobrevivieron también arriesgan delitos por quebrantar el toque de queda. Se indaga el por qué Christian Parra, quien arriesga una formalización por conducir en estado de ebriedad con resultado de muerte, manejaba con una licencia duplicada; pese a que en la justicia aparece con el documento suspendido por la causa de San Fernando. En esta última, según los antecedentes que analiza el Ministerio Público, aparece con una suspensión condicional del procedimiento; por lo que el hecho de la noche del sábado automáticamente abriría esa causa; lo que agravaría aún más su situación judicial.