Enjoy cambia otra vez su proyecto en Pucón: tramita modificación que elimina el hotel y estacionamientos subterráneos

La compañía que ya tiene un permiso de construcción aprobado y anunció el inicio de las obras hace casi un mes, ingresó una modificación que recorta 3000 metros cuadrados de infraestructura. La empresa señaló que esta semana darían a conocer públicamente el plan del futuro nuevo casino que debería estar operativo en diciembre.

CIERRE.- la empresa ya realizó el cierre perimetral en el lugar donde se planea construir el nuevo proyecto de Enjoy en Pucón. (Fotografía Rodrigo Navarro).

El 17 de marzo pasado la empresa Enjoy anunciaba públicamente que retomaba las obras de construcción de su nuevo proyecto en Pucón. Esto, luego de confirmarse el decreto presidencial que le otorgaba seis meses más de plazo a la compañía para poder cumplir con lo pactado en la licitación que ganó en 2018 y que dejaría, según se anunció, un beneficio de unos $3.000 millones anuales en beneficio de la municipalidad local. Y en uno de los párrafos del comunicado oficial la empresa explicaba que se “respetarían los montos de inversión y oferta comprometida”. Pero eso pareciera que —por ahora— no será así.

Lo anterior porque la empresa planea cambios sustanciales al proyecto con el cual ya tiene un permiso de construcción otorgado en abril del 2020 y que contemplaba el casino, un hotel en el mismo edificio y estacionamientos subterráneos. Todo esto en la manzana donde estaba el antiguo y destruido Hotel del Lago. Es decir en el cuadrante conformado por las calles Holzapfel, Ansorena, Palguín y Pedro de Valdivia. El punto es que según se supo, la empresa ingresó una solicitud de modificación del permiso de edificación que implica una reducción de los metros cuadrados construidos (de diez mil y fracción a siete mil) y el destino ya no será hotel más casino; sino que solo casino. Eso, además de suprimir los estacionamientos subterráneos por aparcamientos en superficie. Es decir cambios que podrían considerarse como sustanciales.

Si bien desde la compañía no quisieron referirse formalmente al tema y solo se limitaron a señalar que esta semana harán una presentación formal del proyecto —que debería estar operativo en diciembre de este año— ante las autoridades y medios de comunicación; algunas fuentes consultadas sostuvieron que la modificación presentada ante la Dirección de Obras Municipales (DOM) se encuentra con algunas observaciones de carácter técnicas que serán, probablemente, subsanadas en el corto plazo. El proyecto del nuevo casino y hotel ha estado varias veces en la cuerda floja. De hecho, la idea original con la que Ejoy ganó la licitación y que implicaba un casino nuevo y remodelar el actual Gran Hotel Pucón. Todo en el emblemático terreno donde se encuentra emplazado el hotel por calle Holzapfel; no pudo ser edificado por las limitaciones planteadas en la Ley General de Urbanismo y Construcción. Esto último fue planteado en una larga disputa judicial por la competidora y segunda en la licitación, Sun Dreams. Y pese a que Enjoy ganó el litigio, igualmente no pudo edificar. Por lo mismo, presentó una modificación en la Superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ) para que le permitieran modificar la ubicación, lo que fue aprobado. Por lo mismo, en febrero del año pasado (2020) se conoció del nuevo proyecto que implicaba un edificio de cuatro niveles con una inversión de aproximadamente US$17 millones. Ahora resta conocer si la nueva modificación al proyecto debe pasar o no por el consejo resolutivo de la SCJ.

Pero la empresa acusó varios golpes desde marzo de 2020. Sobre todo luego del inicio de la pandemia en la que la industria de los casinos mantuvieron cerrados sus locales por cerca de ocho meses. La crisis de la compañía, que venía con varios problemas económicos estructurales, previo al Covid y al denominado “estallido social” de 2019, ingresó en una etapa de reestructuración judicial para evitar la quiebra. El proceso terminó bien para la empresa, aunque no sin costos. Esto, debido a que cambió la estructura societaria y los históricos controladores (la familia Martínez) quedó con un porcentaje mínimo de acciones. La semana pasada, por cierto, Enjoy anunció que Javier Martínez dejaba la presidencia del directorio y la “primera línea” de la compañía luego de estar 40 años en ella. Un anuncio no menor en la industria que se suma a la posibilidad de que la compañía se fusione con su competidora Sun Dreams.

La empresa también se ha visto en medio de una polémica presidencial. Esto por la crítica surgida en contra del presidente Sebastián Piñera al otorgar seis meses de plazo —vía decreto— para terminar con los proyectos pendientes y evitar pagar las millonarias boletas de garantía que en el total de los casinos municipales —incluyendo Pucón— suman más de US$192 millones. El punto es que la periodista Alejandra Matus sostiene que el aplazamiento beneficia a las empresas de inversiones Moneda Asset y BTG Pactual, quienes tienen intereses monetarios en Enjoy y, a su vez, manejan los fideicomisos ciegos del Presidente Piñera. La Contraloría decretó una investigación para verificar o rechazar si se vulneran principios de probidad administrativa.