Nuevos cambios para el casino

El largo y aún incierto proceso de licitación y —esperamos— construcción de un nuevo casino ha sido marcado por las complicaciones y problemas que partieron casi desde el mismo momento en que se abrieron los sobres y se conoció quién se haría cargo del principal centro de juegos de la comuna por los próximos 15 años. 

Primero fueron los problemas derivados de las limitaciones urbanísticas que fueron expuestas y ventiladas en una larga causa que litigó en la Corte de Apelaciones de Santiago. Y si bien Enjoy logró ganar tribunales, en los hechos, las limitaciones expuestas impidieron que pueda construir el proyecto en el lugar y en las condiciones propuestas. Por los mismo debió cambiar de lugar y, obviamente, también variar el diseño original.

Y ahora pareciera ser que luego de obtener la autorización de la Superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ) para mover el proyecto original y la asignación de un permiso de construcción que estaba consignado como casino más hotel; la empresa ha decidido hacer nuevas modificaciones que, otra vez, deben pasar por la SCJ para obtener luz verde y poder materializar la obra antes de 2021.

Pero más allá de los detalles técnicos y formales del proyecto que la compañía pretende levantar en Pucón; entendemos necesario que éste debe ser socializado y expuesto a la comunidad y, más aún, es menester de nuestras autoridades locales, también, conocerlo, analizarlo, opinar y promover que la obra cumpla con los estándares necesarios que nuestra comuna requiere como destino turístico de nivel mundial. Creemos que oficiar a la SCJ y pedir una reunión con la jefa de esa repartición de parte del concejo va en la línea correcta. Pero es necesario profundizar en esto y ser parte —de acuerdo a lo que la Ley permite y establece— relevante en la decisión que el organismo regulador debe tomar en cuanto al nuevo cambio de Enjoy.