Nicolás Esparza, jefe del programa de vacunas anti covid: “Los más jóvenes tienen que vacunarse porque no son invencibles”

El enfermero puconino resalta el efectivo proceso de inoculación en la ciudad y el campo, y que tiene posicionada a la comuna como una de las que tiene los niveles más altos de población objetiva alcanzada. Ahora, el foco está en las personas de menor edad y el llamado, por cierto, es que se den un tiempo para inyectarse la medicina y así comenzar a ver la luz al final del túnel de la pandemia.

EN SU TIERRA.- Este puconino, hijo de una dirigente social de Quetroleufu, entrega su experiencia y trabajo en la tierra que lo vio nacer.

Nicolás Esparza (28) es uno de esos “puconinos de corazón” o de los “nacidos y criados” y que tiene, por cierto, el beneficio de trabajar en su tierra. Y se nota al escucharlo que la pasión que le pone a lo que hace. Y no es menor su actividad. Este enfermero de profesión (Universidad Mayor) es, nada más y nada menos, que en el encargado del plan de vacunación anti covid en la comuna. Y esa labor, a la que dedica gran parte de su tiempo y la mayoría de la semana, lo hace un actor preponderante en la lucha en contra de la enfermedad y uno de los héroes de esta infame pandemia que ha golpeado a la humanidad completa y también a la comuna. Pero hay esperanza y parte de ella está en manos del equipo que lidera Nicolás, hijo de dirigentes sociales (Fresia Millahual, su madre, lidera APR de Quetroleufu), quien accedió a compartir sus experiencias con La Voz…. Este es el resultado de esa conversación registrada el último día hábil del encierro obligado decretado por el Gobierno.

“A mí siempre me gustó el área de la salud y siempre quise trabajar acá en Pucón. Quise ir a aprender y a tomar cierta experiencia afuera (trabajó en Santiago y Valdivia antes de llegar al Cesfam) antes de venir acá. Me gusta mucho mi trabajo y disfruto el trabajar acá. Es grata la experiencia y he aprendido mucho”, dice.

— Pucón ha liderado el alcance de la vacunación (más de 12 mil personas locales vacunadas con dos dosis), ¿a qué crees tú que eso se deba?

“A la organización que nosotros le dimos. En su momento nosotros estábamos esperando la llegada de la vacuna. Sabíamos que iba a llegar la vacuna en algún momento y sobre eso nos empezamos a preparar. Nos adelantamos para ver qué íbamos a hacer para esto que iba a ser el boom. Ya habíamos tenido la experiencia de la vacunación contra la influenza (en 2020) que había tenido mucha cobertura desde el día uno. Y nosotros esperábamos lo mismo cuando llegaran las vacunas del covid. Entonces nos estábamos preparando para recibir dos mil personas desde el día uno. La vacuna comenzó en febrero y nosotros desde diciembre y enero ya estábamos pensando en cómo íbamos a vacunar en Pucón. Qué íbamos a hacer (…) este es un trabajo que involucra a muchas personas. No es un trabajo individual y requiere un trabajo en equipo”.

— Pero la vacuna del covid no fue como la de la influenza, no llegaron dos mil personas de una, sino que fue gradual y por edades ¿fue bueno eso de la gradualidad?

“Estuvo muy bueno. Cuando nosotros nos empezamos a programar para la vacunación, nosotros no esperábamos el calendario. Pensamos que íbamos a recibir a la gente y que toda la gente se iba a querer vacunar contra el covid. Afortunadamente encuentro que es un muy buen calendario el que se está llevando a cabo”.

— ¿Qué crees que hizo que la gente de Pucón recibiera bien la vacuna? Pregunto, porque antes de que empezara el proceso veías las redes sociales y daba miedo pensar en todo lo que se decía y que la gente no se vacunaría por eso. De hecho habían encuestas que decían que había un alto rechazo a la vacuna, pero cuando la vacuna llega pareciera que eso no fue así… 

“Nuestro departamento de Salud tiene un programa de difusión muy potente. Ellos se encargan de tener muy actualizado el Facebook del departamento que entrega información fidedigna y eso es súper importante. La gente tiene que leer información fidedigna en lugares que realmente le informen y no le entreguen fakes news, y por supuesto el grado que aporta la población y la comuna. Yo encuentro que Pucón es una comuna muy ordenada y eso también se ve en lo rápido que salimos de nuestras cuarentenas. La gente acata muy bien y es una comuna ordenada. El clima también nos acompañó y ese es un factor muy importante porque los días de lluvia la vacunación baja completamente y un día de sol, viene todo lo que no viene un día de lluvia”.

— ¿Habrá tenido algo que ver que se partió por la gente adulta mayor que pareciera ser que son más disciplinados, rigurosos y tienen un mayor sentido de sujeción a las autoridades?

“Sí, por supuesto. La gente mayor sí tiene un grado de responsabilidad al acatar las normas y lo que sugiere del Gobierno. Ellos lo acatan y se informan también. Ven muchas noticias, leen los diarios, escuchan la radio y se informan por medios formales. El adulto mayor no busca información en wikipedia, sino que ve las noticias y las noticias incentivan a vacunarse. Ellos lo toman como un deber y dice ‘debo cumplir con mi deber’”.

— ¿Y eso habrá servido de estímulo para las generaciones más jóvenes? El ver a los viejos cumplir tan rigurosamente.

“Lo que pasa es que también hay una cultura de vacunación porque todas las campañas de vacunación en Chile están orientadas de la misma forma. No es que esta, en particular, haya partido con los adultos mayores. Nosotros tenemos experiencia de campañas de vacunación bastante masivas como la de la influenza y siempre parte con los adultos mayores que siempre es la población más expuesta (…) y hay un concepto que es conocido como la ‘bola de nieve’ porque muchas veces el adulto mayor no llega solo; llega con su nieto, la hija que es crónica, etc. Y así nosotros también aprovechamos de ir vacunando al acompañante o al cuidador. El adulto mayor nunca anda solo”.

— ¿Es segura la vacuna?

“Sí. La vacuna es segura y los estudios así lo avalan. Y se demuestra con datos. Quizás la vacuna fue de rápida aprobación y creo que eso es lo que más cuestionó la gente y que prácticamente seríamos ‘conejillos de indias’. En nuestro país hay una instancia que autoriza la administración de vacunas con un decreto de emergencia, pero siempre cumpliendo criterios mínimos de aprobación. La vacuna es segura y yo no lo cuestiono”.

— ¿Acá en Pucón hubo alguien con efectos adversos complicados por la vacuna?

“En nuestra comuna no hemos reportado ningún efecto adverso de gravedad. Sí hemos reportado efectos adversos leves, pero no son efectos que sean propios de la vacuna del covid, sino que han sido de la influenza, han sido en los niños, etc”.

— En ese contexto, ¿qué te genera ver tanto mito que se maneja sin fundamentos técnicos sobre estas vacunas?

“Me incentiva a que quizás nosotros debemos potenciar más nuestro rol educador. Nuestro rol de promoción. La promoción de la salud incentiva a eso. A yo empoderar a mí población a que sepa cómo tomar decisiones ante su salud. Cuando las personas no conocen bien esto, quizás está faltando más educación o los medios cómo se entrega la información para la salud”.

— ¿Qué tan relevante es la vacunación en nuestra comunidad que es pequeña, pero que crece bastante en diferentes épocas del año por el turismo?

“Las vacunas en todas las comunas son importantes. Pucón no tiene una condición especial para que las vacunas sean más importantes que en otras comunas. En todo momento las vacunas previenen enfermedades y lo que nosotros queremos lograr con la vacuna en nuestra comuna —que si bien es cierto que con la vacuna no es que no te vaya a dar el coronavirus, sino que no te afecte de manera tan grave que te vaya a producir a muerte— es disminuir el uso de camas críticas. Es ahí donde se va a ver el real efecto de la vacuna”.

— Pero si bien los estudios indican que la vacuna es más efectiva para evitar hacer una enfermedad grave y eventualmente morir, también hay un porcentaje (menor que el otro) de posibilidades de evitar enfermarse, entonces qué efectos tendríamos que ver primero o mirar para entender los efectos de la vacuna…

“El efecto más importante es disminuir la tasa de mortalidad o la gravedad de la enfermedad. Ese es el orden prioritario: evitar la muerte de nuestra población, luego disminuir que las personas tengan enfermedades tan graves. Me pondría contento ver que la ocupación de camas críticas en nuestra región está disminuyendo y que se está muriendo menos gente por el covid”.

— ¿Y cuándo podríamos ver eso en la región y la comuna?

“Creo que para junio o julio ya podríamos estar viendo con mayor claridad los efectos principales de la vacuna. El tema es que si nosotros buscamos un método para eliminar el covid, no es solo con la vacuna, también debemos considerar los otros aspectos: el lavado de manos clínico, el distanciamiento social y el uso de la mascarilla. Y eso se debe mantener”.

— ¿Y cuándo podríamos ver a menos gente enferma?

“Creo que ya menos gente enferma al término del primer semestre”.

— Entonces, ¿hasta cuándo crees tú que será necesario aplicar medidas tan restrictivas con los confinamientos obligados en Chile y en Pucón?

“No me arriesgaría a dar ese dato, porque igual es complejo. No quiero crear una falsa expectativa en la comuna y entregar una información que no tengo en este caso. Creo que las medidas cada día o cada mes va a ser más progresivo para ir levantando las medidas más estrictas en nuestro país y como se está viendo en otros países del mundo”.

— ¿Y hasta cuándo seguiremos con la alerta de la pandemia según tú?

“Si bien es cierto que en nuestro país la vacunación va rápida, no es lo mismo para todo el mundo. Chile va muy bien en el tema de la vacunación, pero no así los países vecinos. No todos los países de sudamérica van de la misma forma y eso también afecta. Sino está controlada la pandemia en todo el mundo y Chile recibe muchas visitas extranjeras; hay que entender que esto es una cadena. Creo que este año y el próximo año vamos a seguir con las medidas; aunque probablemente van a ir disminuyendo en lo estrictas que son”.

— ¿Cómo ha sido la evolución acá del interés por la vacuna? Pregunto porque hay algunas estadísticas que dicen que en Chile ha bajado el interés por vacunarse a medida de que bajan las edades.

“Yo diría que hubo mucho interés por la vacuna. Nosotros durante febrero estuvimos vacunando del orden de las 700 personas diarias y eso no es un número menor. Hubo mucho interés por parte de la población. Ahora que las edades van disminuyendo y estamos con la población sana, y son las personas más jóvenes que tienen a considerarse más invencibles en este caso. Y uno cuando es joven se ve más invencible”.

— ¿Y el llamado a esa gente?

“Que se vacunen respetando el calendario de vacunación. El calendario está con un fin de ordenar y evitar las aglomeraciones, pero el llamado es a vacunarse. Esta es una enfermedad que es muy contagiosa y ha mostrado altos índices de letalidad en nuestro país y en el mundo; por lo tanto las personas tienen que vacunarse. La vacuna es segura y mientras más gente se vacune en nuestra población más rápido vamos a terminar con esta pandemia. Y los más jóvenes tienen que vacunarse porque no son invencibles”.