Radiografía al déficit habitacional en Pucón: cerca de mil familias a la espera del “sueño de la casa propia”

Por Francisca Jarpa

Pareciera ser un problema permanente en la comuna y las soluciones que alumbraban una pronta materialización han sufrido con la pandemia y el aumento de los costos de los proyectos. Eso, sin contar los elevados valores de los terrenos por la alta demanda inmobiliaria e, incluso, una posible estafa como la que sufren en el comité de Los Colonos. La vida es dura para los puconinos sin casa; aunque los dineros del casino podrían ayudar en la solución.

PROYECTOS.- El déficit de viviendas sociales es uno de los mayores problemas que se viven en la comuna. De hecho, fue parte del proyecto de todos los candidatos a alcalde en las últimas elecciones municipales.

“Somos muchas las familias que estamos arrendando, otros están de allegados, la situación es compleja, la pandemia ralentizó mucho el proceso…”.

Las palabras son de María Angélica Rodríguez, presidenta del comité de vivienda Valle Pucón (129 familias) y reflejan parte de las complicaciones que deben vivir quienes buscan salir de los arriendos y estar de allegados para tener su propia vivienda. Y en Pucón, según los registros que mantiene la municipalidad local, son cerca de mil familias que están en esta situación. La mayoría de ellos repartidos en las diferentes agrupaciones como Los Colonos, Villanueva, los Conquistadores, Villa Altos del Sur, Cutralhue, Valle Pucón, entre otros. Todos ellos en la larga lista de espera para poder concretar el anhelado “sueño de la casa propia”. Algunos han logrado juntar, con mucho esfuerzo, el dinero para poder construir sus futuros hogares, pero la pandemia, la inflación de precios, escasez de terrenos, estafas, especulación inmobiliaria y el incesable crecimiento de la comuna, hacen que el sueño sea cada vez más difícil de lograr y que muchas veces termine en pesadilla.

Las complejidades han sido varias. Como por ejemplo las que sufren dos de los cuatro comités que están en la municipalidad. Se trata de el mismo Valle Pucón, liderado por Rodríguez y Villa Altos del Sur. Ambos ya tienen asignadas tres hectáreas en el Callejón Arriagada y si bien desde la municipalidad señalan que el proyecto no está estancado, sino que en progreso; el problema es que la subida en los costos, principalmente de los materiales de construcción que hace que las empresas inmobiliarias deban disminuir los metros cuadrados construidos para adecuarse a los subsidios.  Es por eso que las 229 familias que están en este proyecto deben esperar las gestiones que realiza el mismo alcalde Carlos Barra para aumentar el presupuesto y evitar que las viviendas queden demasiado disminuidas.

Así se explica en una carta que enviaron desde la Oficina de Vivienda a los miembros de los comités. En ella señalan que, según el presupuesto que maneja la empresa constructora Ingeconsur, los cerca de $27 millones asignados por familia no alcanzan para cubrir los gastos de edificación y urbanización entre otros. La misiva sostiene que hay un déficit de 316 Ufs por unidad habitacional, es decir casi $10 millones. 

“El problema que estamos enfrentando a la fecha con respecto al proyecto habitacional hace referencia con el déficit presupuestario, vale decir, el monto de los subsidios disponibles a los cuales podemos postular no alcanzan a cubrir los costos de las obras de urbanización y construcción de vivienda, entre otros”, se lee en la misiva

Distinto es lo que sucede con el emblemático caso de Los Colonos, el comité que ha estado en el ojo de la tormenta debido a las acusaciones de malos manejos de dineros e, incluso, de una posible estafa. Esto luego de que las 160 familias que decidieron agruparse de manera privada (no al alero de la municipalidad) aportaran cada una $1.070.000 para poder comprar un terreno y factibilizarlo para que el Serviu entregue los subsidios. Nada de eso sucedió y el caso ahora está siendo investigado por la Fiscalía de Alta Complejidad (Fiac) de Temuco

Algo de eso explica Thiare Basaure, secretaria de Los Colonos. “La directiva (anterior) dice que pagaron los dineros a la constructora y la constructora dice que no le pagaron todo, así que ahí está en disputa el valor total, pero sacando cuenta éramos 160 familias que la mayoría pagó $1.070.000 cada una y el proyecto nunca fue viable”, comentó la mujer, quien agregó: “Hemos tenido innumerables reuniones, pero siempre nos dicen que está la voluntad para poder llegar a buen puerto”. 

La directora de vivienda, Verónica Castro, explica que en general las demoras o la relentización de los procesos pasan porque están en período de elaboración de una mesa técnica para poder llevar a cabo un plan de acción que tiene dos objetivos principales. El primero, es levantar un diagnóstico cuantitativo de la demanda habitacional con la finalidad de conocer el perfil social y económico de las familias involucradas y lo otro, es poder hacer un catastro de suelo para así poder evaluar de manera técnica si cumplen o no con los requisitos básicos que exige el Serviu.

“Históricamente la municipalidad ha hecho aportes al financiamiento de la compra de terrenos. Entonces creo que con recursos que puedan estar disponibles ya sea de lo que se puede generar con la ganancia del casino, no nos cabe la menor duda de que se va a destinar un porcentaje para poder hacer compras de terreno”, dijo Verónica Castro. 

En todo caso, el problema del alto costo de los terrenos no es un tema menor. Así lo explicó la directora de Desarrollo Comunitario, Verónica Turra, quien también resaltó este elemento como causante de la lentitud de los procesos. “Pucón tiene precios muy elevado, por lo mismo las viviendas están muy caras, pero trabajamos sin parar para dar una solución habitacional a las personas”, dijo la dideco, quien logró cifrar la demanda: “Según las demandas y registros municipales que tenemos, son alrededor de 1000 las familias que están a la espera de una vivienda social y nosotros estamos trabajando para ellos”.

Las críticas del concejal

Uno que ha sido un permanente crítico de estos procesos, es el concejal RN Cristian Hernández. Según el edil, ya no hay excusa para seguir postergando el trabajo de gestionar soluciones habitacionales para la gente de Pucón. “El anhelo de tener una casa propia es un derecho y no un beneficio”, sostuvo y para luego ser crítico al trabajo de la municipalidad: “La oficina de la vivienda municipal en ese sentido es muy mediocre, hay carencias de viviendas y sigue todo estancado”. 

De acuerdo a la visión de Hernández serán clave los recursos que ingresarán a la comuna por el impuesto que dejará el casino desde este año ($3.600 millones aproximadamente). Para él, este dinero debe ser usado, en un porcentaje no menor, para la compra de terrenos. Además de eso Hernández señala que es relevante incluir a todos los comités de vivienda que existen en Pucón, sean o no municipales; y también a transparentar las ofertas de terreno.