A menos de dos semanas de vencer el plazo para la entrega del casino, Enjoy despeja el último obstáculo del proyecto

La DOM municipal acogió los argumentos de la empresa en el proceso de invalidación del permiso de edificación original. Con esto, la compañía allanó su camino para recepcionar la obra antes del 14 de abril, fecha límite dada por la SCJ para que la construcción esté lista para operar.

TERMINADO.- Según los ejecutivos de la empresa la construcción del nuevo casino está en un 95,5% de avance. Es decir, prácticamente, terminado. Solo quedarían detalles de paisajista exterior. (Fotografía Rodrigo Navarro)

Ha sido una historia larga y tortuosa desde que partió en 2018. E incluyó una agria disputa en tribunales, cambios del proyecto y una reorganización judicial de la empresa ganadora de la licitación que adjudicó por 15 años la concesión del casino de juegos municipal de Pucón. Pero Enjoy, la compañía que ahora está a punto de ser absorbida por su competidora y principal oponente en todas esta trama (Dreams); está a menos de dos semanas de entregar la obra definitiva del casino de juegos que, finalmente, quedó ubicado frente a la principal plaza de la comuna en la esquina de las calles Holzapfel y Ansorena. Y ya el viernes se despejó el último obstáculo del complejo camino que han recorrido desde hace cuatro años. Esto, porque la Dirección de Obras Municipales (DOM) acogió los argumentos de la compañía en el proceso de invalidación del permiso de obras original de abril de 2020 y mantuvo en vigencia la modificación del mencionado permiso (junio de 2021). Con esto, se termina el proceso de objeción iniciado luego de una denuncia realizada por el ex diputado Fernando Meza a la Contraloría General de la República (CGR), organismo que acogió el reclamo por lo que la DOM local dio inició a la ya mencionada causa de invalidación del permiso original. 

Según los antecedentes a los que pudo acceder este medio, la DOM local tomó en cuenta que el permiso objetado (abril 2020) ya había sido modificado en junio de 2021. Y en esta variación se habían eliminado los estacionamientos subterráneos y dos pisos de hotelería. El punto es que, según se explicó, los cuestionamientos de la CGR apuntaban específicamente a que la carga ocupacional de estas dos áreas (estacionamientos subterráneos y pisos de hotelería) excedían lo permitido por las calles que rodeaban la edificación (Holzapfel y Ansorena). Al no existir los dos sectores mencionados, el cuestionamiento quedaba en nada. 

De esta forma, la empresa podrá iniciar el proceso de recepción final de obras, documento clave en la revisión que deberá hacer la superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ), organismo regulador que, finalmente, debe autorizar o no la operación del casino en Pucón. El plazo máximo que tiene la empresa para la entrega de la documentación a la SCJ vence el próximo jueves catorce de abril. Si las fechas establecidas en la normativa no se cumplen, el organismo regulador podría iniciar el proceso de cobro de boletas de garantía que bordean los US $13 millones. Pero no es lo único, también impediría el pago del impuesto que la empresa debe pagar a la municipalidad por el contrato de la nueva licitación. La suma no es menor y bordea los $3.600 millones. De hecho, sin ir más lejos y de acuerdo a lo que se observa públicamente en las reuniones del concejo local, la organización pública asume, en los hechos, esos dineros como parte de los recursos que dispondrán este año para consumar una serie de proyectos, principalmente, relacionados a la compra de terrenos para vivienda social.

Las mismas fuentes consultadas por este medio señalaron que Enjoy ya ingresó la documentación para la recepción final que debe estar lista antes del 14 de abril. Se espera que el lunes 11 de abril llegue a la zona el gerente de asuntos públicos de la empresa, Eduardo Sboccia, para ser parte en terreno del proceso terminal del proyecto. Una vez que la compañía logre reunir la documentación exigida, debe remitir los antecedentes a la SCJ, organismo que finalmente visará que todo esté en orden para iniciar la operación. Solo luego de esta autorización final (se estima en dos semanas la demora) el casino puede operar en las nuevas instalaciones y pagar, además, el impuesto correspondiente a este año a la municipalidad. Desde la empresa aclararon que la edificación está en un 99,5% terminada y solo faltan algunos detalles de paisajismo exterior. 

Si la empresa logra la autorización de la SCJ, quedará la segunda etapa del proyecto que es dejar el Gran Hotel Pucón en nivel de cinco estrellas. Para esto tiene plazo hasta fines de este año.