Gerente de Andacor dice que será imposible operar Centro de Montaña si el camino no se arregla

Mike Izquierdo señala que corresponde a los organismos del Estado hacerse cargo de la ruta que nunca estuvo incluida en la licitación. Según el ejecutivo, usar la vía en las actuales condiciones es peligroso para los residentes, trabajadores y turistas que lleguen hasta los faldeos del Villarrica para desarrollar actividades propias del espacio recreativo.

DESTRUIDO.- La ruta de casi ocho kilómetros se encuentra, prácticamente, destruida y hace peligroso el intentar llegar a lo que será el nuevo Centro de Montaña en el Volcán Villarrica.

A tan solo cuatro meses de lo que se proyecta será la puesta en marcha del Centro Montaña licitado por la empresa Andacor (controladora de El Colorado en Santiago) en el Volcán Villarrica; hay un elemento complejo del cual no se ve una solución cercana: el camino hacia ex centro de esquí y lo que será el lugar donde se concentrará la inversión de la empresa. Y esto podría complicarse aún más, ya que según lo que señala el gerente local de la compañía, Mike Izquierdo, la operación del Centro de Montaña sería imposible con las actuales condiciones de la ruta.

“Un camino en mal estado o intransitable como el de hoy pone en riesgo no solo a los clientes, sino que también a los colaboradores del centro. Tenemos que tener una vía adecuada y despejada para poder operar de forma segura, de lo contrario será imposible”, señala el ejecutivo.

El punto es que actualmente la ruta que lleva al centro está en “tierra de nadie”; debido a que no es un camino oficial en la cartera de Vialidad. Lo anterior, producto de que no está enrolado como tal. Para hacerlo se requiere que los dueños (hay seis propietarios, incluyendo la municipalidad) de los terrenos donen porcentajes al Estado para que el tramo de 8 kilómetros se pueda ingresar a la carpeta de Vialidad y sea este organismo el que se ocupe de las mejoras. Mientras eso no suceda, cualquier arreglo se vuelve muy difícil. 

“La situación actual es que el camino no está enrolado y no se hacen las  mantenciones y trabajos de acondicionamiento apropiados de una vía pública de montaña, por lo mismo es intransitable en invierno y de muy difícil acceso el resto del año”, sostiene Izquierdo, quien agrega: “Sin el camino en buen estado, es peligroso y difícil que los clientes puedan llegar al centro de montaña. Esto no nos pega solo a nosotros, si no que también a vecinos que viven en el entorno y a las empresas relacionadas con el turismo que necesitan también del centro”.

La empresa Andacor licitó a Bienes Nacionales a principios de este año cerca de 286 hectáreas y comprometió una inversión por sobre el millón de dólares para desarrollar un centro de montaña en los faldeos del Volcán Villarrica. La idea es que esté operativo todo el año y por lo mismo el hecho (la adjudicación) fue tomado como una buena noticia para las autoridades y el comercio local en general. El problema pasa ahora porque en el proceso de licitación se dejó fuera la ruta de acceso (el terreno entregado al privado parte al final de ese tramo, en el sector de Juncalillo) y se manejaba que estaría accesible y ordenada jurídicamente (enrolada), lo que no ha sido así hasta ahora. 

Debido a lo anterior, Izquierdo sostiene que es imposible que asuman ellos la mantención, esto debido a que legalmente están imposibilitados de hacerlo y por los costos que, en el fondo, harían inviable el negocio: “Corresponde a los organismos asociados a la mantención de una vía pública. Históricamente la responsabilidad fue asumida por el operador del centro lo cual es injusto y fatal para el desarrollo del proyecto, finalmente los montos invertidos para este efecto hicieron que en parte no se pudiese reinvertir en la mantención de la infraestructura, llegando a un punto de colapso operativo”.

Finalmente el ejecutivo reitera que toda la inversión realizada está en peligro si no hay una vía en buen estado: “Hemos invertido en estudios, reparaciones importantes, reemplazos, mantenimientos, desarrollo de proyectos y master plan; el cual vemos en peligro si no tenemos un camino de montaña como corresponde, mantenido y en buen estado todo el año”.

Por ahora solo se sabe lo que el mismo alcalde Carlos Barra ha señalado en reiteradas oportunidades: se están haciendo las gestiones con los propietarios para enrolar el camino en el sistema del Estado. El problema es que, en principio, son trámites no simples y hasta ahora no se conocen resultados positivos.