Dueño de velero hundido señaló en primera instancia que no había combustible en la embarcación

Capitán de puerto confirmó el hecho y agregó que la nave había escorado el sábado anterior. Propietario arriesga multa que podría llegar a los $4,5 millones. Municipalidad anuncia acciones legales por un eventual delito ambiental.

 

Por Rodrigo Vergara

 

La historia del velero hundido en el lago y la posterior crisis ambiental no fue un hecho sólo de un día. Al menos así lo explicó el Capitán de Puerto del Lago Villarrica, Héctor Salgado. El oficial de la Marina explicó que la primera alerta llegó una semana antes. Es decir, el sábado 25 de agosto. Ese día, la embarcación de nombre Alondra III y cuyo número de matrícula es el PMO-2672 había escorado (se ladeó hacia uno de sus costados) producto del temporal de ese fin de semana.

En ese instante la Marina decide ubicar y citar al propietario, identificado como Francisco Gallardo. El hombre se presentó el martes 28 de agosto ante la autoridad que controla el lago y se le explicó que debía contratar una empresa de buzos certificados, pedir la autorización correspondiente y luego hacer volver el velero a su estado natural de flotación. Además se le hizo una consulta clave: si el Alondra III tenía combustible en su interior. La respuesta, según el oficial naval, fue un rotundo “no”. Obviamente, y luego verificar el derrame del pasado sábado, no era así.

“Él nos dijo que no tenía combustible la embarcación por lo tanto no visualizábamos algún peligro de contaminación. Sin embargo esto, al parecer, no fue así porque, al parecer, había combustible en el estanque o en el motor, pero eso se va dilucidar después de la investigación que está en curso”, explicó el capitán Salgado, quien agregó que no está definido y claro si el propietario faltó a la verdad o simplemente no se percató del hecho de que, en principio y por la evidencia obvia posterior, sí había combustible.

Espacio Disponible

Otro dato que debe aclarar la investigación sumaria decretada por La Armada es el día que el velero se hundió. Esto, debido a que no está claro el momento exacto que pasó del escore al hundimiento. La indagatoria también deberá dilucidar, también, el cómo fue sacado del fondo el Alondra III, ya que requería de la participación de buzos certificados y autorizados específicamente para la labor por la capitanía de puerto de Pucón.

Según el oficial de La Marina, Héctor Salgado, el propietario se expone a una multa que podría llegar hasta los $4,5 millones. Y todo dependerá del resultado de la indagatoria del fiscal naval con sede en Talcahuano.

Sobre la contaminación se ha establecido, en principio, que el velero mantenía cerca de ocho litros de petróleo en su interior. La Marina realizó dispersión mecánica del combustible y, además, se tomaron muestras del agua para chequear efectivamente la cuantía del daño causado. Tampoco está claro cuántos litros llegaron al agua. En todo caso, según Salgado, durante la mañana de este lunes ya no existía contaminación por este hecho en La Poza.

 

Municipalidad

La municipalidad local, en tanto, decidió ir más allá de las multas y anunciaron una acción legal que probablemente esté enfocada en una querella por daño ambiental. Así lo especificó el alcalde, Carlos Barra, en conversación con la prensa luego de la actividad que marcaba el inicio del mes de la patria en Pucón. “Tenemos que reprimir y estar atento en esto. Se están cursando las infracciones correspondientes y vamos a hacer una demanda ambiental por este tema. Nosotros no podemos, ahora que estamos en una situación de mejoramiento del lago, permitir que personas que no toman las precauciones, a lo mejor no de mala intención, pero han sido desprolijos… queremos llamarle la atención y que no se vuelva a repetir”, explicó el alcalde Barra.

En las próximas horas se definirá el mecanismo legal que utilizará la municipalidad para perseguir el hecho.