Perros matan pudú en Metreñehue: académico de la UC pide fiscalizar a dueños de mascotas

Doctor en biodiversidad Nicolás Gálvez, sostiene que animales domésticos no pueden recorrer libres las calles o los bosques.

El animal fue encontrado por un menor de edad en la zona de Quetroleufu.

Fueron unos ruidos los que alertaron a Bernardita Cifuentes de que algo pasaba fuera de su casa en el pasaje Sara Vergara en Meteñehue. Y si bien pensó que era un hurón el causante del alboroto, fue su hijo de ocho años, quien se percató de la verdad: un pudú yacía herido y agónico.

“Estaba tirado en el suelo y vivo”, recuerda la mujer, aunque la supervivencia no duró mucho: “Llamamos al SAG, pero llegaron a las dos horas (el hecho pasó a las 10 am del martes). Duró vivo como 20 minutos y murió.  La razón de la muerte del pequeño venado, protegido como especie en peligro, no era muy difícil de averiguar. Las marcas en las patas del Pudú delataban la causa: los perros. Y Bernardita Cifuentes lo refrenda: “El perro del vecino iba caminando. Buscamos al dueño y dijo que lo iba a amarrar”.

Nicolás Gálvez, doctor en biodiversidad y académico de la UC Villarrica, resalta que el pudú es un animal protegido y en peligro de extinción. Y que en los casi 12 años que lleva investigando con cámaras trampa, ratifica que existe una población de la especie en el borde del Trancura. Y, lamentablemente, confirma que el principal enemigo son los perros. “Está documentado en investigaciones que una de las principales causas de muerte de pudú en Chile son las mordeduras de perro. El 80% de los Pudú que ingresan a los centros de rescate animal son por mordidas de perro”, explica el académico.

Por lo mismo, Gálvez sostiene que lo más complejo son las mascotas (perros) que se mueven libremente por los campos y que forman jaurías que cazan a estos pequeños venados: “Esto es una temática de cómo el ser humano puede cohabitar o no con la fauna silvestre que es de todos nosotros, un patrimonio natural único. El pudú es una especie endémica de Chile y Argentina; es de los ciervos más pequeños del mundo y está en riesgo de extinción. Ahí entramos a ver cómo opera esta Ley de Tenencia Responsable de Mascotas en que aún se permiten perros comunitarios. Está muy bien ponerle chip a los perros, pero por lo que veo no hay ninguna fiscalización y los perros andan por cualquier lado”.

La idea, según Nicolás Gálvez, es generar la conciencia en los propietarios de los perros para tener una actitud responsable con sus mascotas. “La idea es que no tengan movimiento libre. Que sean restringidos al perímetro de la propiedad de cada uno. Que no puedan andar por la calle y no puedan salir a andar al bosque. Y mejor aún, que los perros puedan estar amarrados de noche. Si están amarrados de noche, la fauna silvestre puede recorrer los espacios”, argumenta.

Contactado el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), se limitaron a confirmar que la muerte fue por mordidas de perros.