Seremi de Salud autoriza a cuestionada escombrera de Palguín para que reabra y retome actividad

Empresa a cargo ganó recurso de protección y superó sumario sanitario. Vecinos molestos y concejo municipal manifiesta rechazo.

Fue casi un año de tranquilidad para los vecinos de Llafenco, Palguín y Loncofilo. Pero duró poco. Eso, porque pese a los reclamos, las denuncias y los procesos judiciales; la escombrera que se instaló a pocos metros de un cementerio mapuche y una pampa ceremonial de la etnia, volverá a funcionar. Todo esto, luego de un recurso de protección que la empresa Eco Escombros ganó en la Corte de Apelaciones de Temuco y a una resolución de la subsecretaría de Salud que autoriza la actividad recolectora de desperdicios generados, principalmente, por el rubro inmobiliario en la zona.

La historia del cierre partió a mediados de 2018 cuando se hizo conocido el reclamo de los vecinos y comunidades mapuches del sector. Ellos alegaban, que en las cerca de seis mil metros cuadrados usados por la compañía, no sólo se acopiaban desechos provenientes de la construcción, sino que también otros de carácter orgánicos lo que, además, de generarles malos olores, contaminaba las napas subterráneas que llegaban al río Palguín; los afrentaba en su cultura por las cercanías a los sitios sagrados y también les generaba un golpe a las actividades turísticas comunes en la zona, principalmente en verano.

Las quejas fueron escuchadas por la municipalidad y así las cosas, a principios de septiembre el concejo municipal decidió cerrar unilateralmente —a petición de los vecinos— la escombrera. Pero la empresa consideró que la acción fue arbitraria y que la decisión fue tomada por “motivaciones políticas populistas”. Por lo mismo decidió interponer un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Temuco La principal organización pública local contraatacó y motejó a la escombrera como “un vertedero ilegal”. Pero la acción judicial de Eco Escombros fue escuchada en la Corte, la que emitió un fallo favorable el 18 de febrero pasado. 

“La recurrida tomó la decisión de la suspensión de la patente comercial, sin contar con informes técnicos necesarios que motiven la medida adoptada, pues la investigación sumaria –en curso-, estaba destinada justamente a constatar las infracciones denunciadas, pero como lo reconocen ambas partes, no estaba afinada a la fecha en que la Municipal tomó la decisión que se cuestiona mediante la presente acción constitucional”, se lee en el fallo del tribunal el que agrega: “Esta circunstancia torna en arbitrario el Decreto, pues se funda, en definitiva en el reclamo de algunos vecinos y en el inicio de un sumario sanitario seguido en contra de la recurrente, aún no resuelto”.

Espacio Disponible

El fallo señala que la resolución de la municipalidad, en definitiva, vulneraba la libertad de la empresa para realizar cualquier actividad económica lícita. En resumen, el funcionamiento quedaba supeditado al sumario sanitario que llevaba adelante la seremi de Salud. Y éste se zanjó cuando la compañía superó las observaciones realizadas por el organismo estatal. En definitiva, la municipalidad no tiene otro camino que otorgarle patente a la empresa para que continúe su labor.

Sonia Ñanco, dirigente de la comunidad, se mostró sorprendida por la resolución. Dijo no conocerla hasta el llamado de este medio y que le preocupa que la escombrera siga con el funcionamiento. 

“No tenía idea. Todo este tiempo estuvo cerrado. Hay gente que está construyendo muy cerca de ahí. El lugar ceremonial está al lado y eso nos complica. Lo que yo les digo es por qué están autorizando cosas tan malas. Por qué no nos están respetando a nosotros como comunidad mapuche. No somos animales. A los animales usted se preocupa de tenerlos en algo limpio. Lamentablemente estoy sorprendida”, dijo la dirigente, quien dijo esperar que las autoridades locales traten de extremar los esfuerzos para evitar el funcionamiento.

Por ahora solo resta esperar. Según se supo que al interior de la municipalidad están analizando algún tipo de recurso administrativo para insistir con el cierre. El tema fue tocado en el último concejo municipal y los ediles, junto al alcalde Carlos Barra, manifestaron su rechazo a la resolución.