Alemán que hace “perro muerto” ataca de nuevo: fiscal le imputa otros tres hechos

Jefe del Ministerio Público local, Jorge Calderara, solicitó la prisión preventiva para Fischer Heinz Thorsten, pero tribunal no la otorgó.

Las imágenes pertenecen a las cámaras de seguridad de uno de los locales en los que atacó.

Fischer Heinz Thorsten (53) lo hizo de nuevo. O varias veces. Y, aunque el nombre no suene muy conocido; sí la historia que hablaba de un ciudadano alemán que hizo “perro muerto” en, a lo menos, tres locales del rubro de servicios turísticos de Pucón (hoteles y restaurantes), por lo que fue formalizado por el delito de estafa a fines de julio. De acuerdo a la información entregada por el fiscal Jorge Calderara, el extranjero hizo lo mismo en otros tres locales. Esto, posterior a la primera detención e imputación de cargos. Por lo mismo, el representante del Ministerio Público (Calderara), amplió los cargos y fue un paso más allá: pidió la prisión preventiva para Heinz, pero ésta no fue aceptada por el tribunal, el que lo dejó con firma diaria en Carabineros.

“Una vez que se formalizó este caso llegaron tres denuncias más de tres locales distintos, donde esta conducta también se había repetido de parte de este ciudadano, que además está con medidas cautelares de arraigo nacional y ahora en la última oportunidad en la que se le formalizaron nuevos cargos el tribunal decidió dejarlo con firma diaria en Carabineros”, explicó Calderara.

El punto es que si bien el alemán está con medidas cautelares (la firma diaria), en los hechos sigue en libertad y sin dinero, por lo que se ha transformado en un peligro potencial para los dueños de locales comerciales de la ciudad: “Creemos que debido a la reiteración de hechos y debido a que el imputado no tiene domicilio en Pucón ni en ninguna otra parte no existen garantías de que se vaya a presentar a las otras actuaciones del proceso penal, por lo tanto creemos que existen suficientes argumentos para pedirle la prisión preventiva, pero el tribunal no lo compartió”.

De acuerdo al relato de las víctimas de este alemán, el hombre consume en los restaurantes y a la hora de pagar pasa las tarjetas de crédito, las que no funcionan. Luego de eso se excusa y dice que pagará en los próximos días, lo que no ha sucedido. En los hoteles y hostales es más o menos similar.

“Se excusa aduciendo tener problemas con sus tarjetas bancarias y prometiendo recuperar ese dinero para poder pagar en un día futuro que nunca ha llegado”, agregó Calderara, quien acotó que las denuncias son en seis locales comerciales distintos que no tiene relación entre ellos.