“Los Piñoneros”: campeones provinciales del ’71 se reunieron a recordar viejas glorias futbolísticas

Parte de la selección de Pucón que consiguió coronarse en Cautín y perdió una reñida definición nacional con Osorno hace casi 50 años, se juntó alrededor de un asado al estilo magallánico el pasado fin de semana. Ya no son los de antes, pero la pasión nunca envejece. 

Algunos de los futbolistas de esa época aún se visten de corto y juegan de vez en cuando. En la imagen, algunos de ellos en el encuentro de camaradería del fin de semana.

Para los futboleros puconinos mayores de 40 años, el recuerdo es haberlos visto ya en su etapa senior y más. Todos, quemando sus últimos cartuchos en una cancha de fútbol tras un balón de cuero. Pero la historia de la denominada “generación dorada” de Pucón, tiene mucho de gloria y triunfos. Los Castillo, Garrido, Buchoff, Sanzana, Quintero o Hodges, por nombrar algunos apellidos ilustres son reconocidos como el primer, y uno de los pocos, planteles locales que llegaron alto en el balompié amateurs a nivel país. Y esos cracks, que ya sobrepasan los 70 años y que en la primavera de 1971 hicieron una campaña notable al ganar un provincial y disputar un nacional en el que quedaron en el camino, luego de tres reñidos encuentros, con Osorno; se reunieron el pasado fin de semana para revivir vivencias y glorias. Todo eso sí, matizado con unos buenos tintos y un cordero asado al estilo magallánico. 

Parte de ese histórico equipo —que paralizaba Pucón, según recuerdan— comenzaron a organizarse desde hace varias semanas para compartir. Y lo lograron. Todo esto en una parcela en el sector de Quetroleufu. Lograron juntarse cerca de 15 e incluyeron también a algunos de los refuerzos de Gorbea que llegaron para potenciar al equipo. Ese año el cuadro estuvo dirigido técnicamente por Servando Castillo, quien recuerda que desistió de participar como jugador (era un centrodelantero temible) por el bien del fútbol puconino. “Cuando estuve en Santiago a veces iba a mirar los entrenamientos de Unión Española, así es que algo entendía”, dice. 

El mismo Castillo recuerda que el grupo se hizo fuerte por el compañerismo y la disciplina. “Los éxitos van de la mano de la disciplina”, asegura y pone como ejemplo del sentido de equipo, el que nadie reclamó cuando llegaron cuatro refuerzos del campeón provincial de ese entonces, Gorbea, equipo al que Pucón eliminó con un 2 a 1 de local y un empate a un gol de visita.

Espacio Disponible

Sobre la eliminatoria en Osorno, Castillo y los otros dicen que a los dirigentes les faltó aplomo. Eso, debido a que luego de los dos partidos (un triunfo para cada uno, 4 a 2 para Pucón de local y una derrota por 2 goles a 1), había que ir a un definitorio. Y se suponía que iba a ser en cancha neutral, pero no, los dirigentes sureños tenían más peso en la Asociación Nacional de Fútbol Amateurs (ANFA) en Santiago y lograron que el definitorio tercer partido se jugara, también, en Osorno. Todo un despropósito ahora, pero parece que hace 48 años atrás no lo era tanto.

Y en Osorno los problemas continuaron. Los cracks recuerdan que concentraron (sí, concentraban para todos sus encuentros) en un lugar que estaba justo frente a un lenocinio, desde el que las mujeres se mostraban frente a ellos ligeras de ropa. “Era con el fin de desconcentrarnos”, recuerda Castillo. Y, aunque (según ellos) nadie cayó en la típica trampa; parece que la desconcentración surtió efecto. Además, que todavía sospechan que también algo les dieron en el desayuno (“La mayoría terminó con diarre”, asegura Castillo). En fin, fue una dolorosa derrota por 6 goles a 0. Pero pese a que les caló profundo, el tiempo les dio la perspectiva de que lograron algo grande y unieron a un pueblo pequeño del sur de Chile (muchos puconinos llegaron a Osorno a ver la definición). El equipo quedó con el apodo de “Los Piñoneros” porque eran considerados como cordilleranos. Pero más que eso, quedaron en el recuerdo y la memoria histórica de los puconinos de siempre.

Algunos nombres de ese plantel: Sergio Buchoff, Ernesto Garrido, Pedro Sanzana, Arnoldo Cid, Bernardino Quintero, Hernán Hodges, José Heredia, Luis Pavez, Carlos Lagos, Segundo Pardo, Arnoldo Vögel, Hernán Rubilar, Francisco Manríquez y Miguel Toro. Los últimos cuatro de Gorbea. Y también los fallecidos Juan Carlos Morales, Pedro Contreras, José Rubilar, Julio Quintero y Santos López. El director técnico era Servando Castillo.

Por ahora, dicen que seguirán juntándose para recordar buenos momentos. Pero que la idea principal es preparar una celebración especial para los 50 años de esa gesta en 2021. Esperan estar todos y rendir un homenaje a los que ya se fueron. Con todo, son parte de la memoria viva de Pucón. Y unos campeones.