Fiestas y after en Pucón: el descontrol electrónico

Por Rosa Bohórquez

Los eventos privados que prometen diversión sin límites inundan las redes sociales. Pero detrás de la convocatoria existen invitados peligrosos: sustancias ilícitas, relaciones no consensuales o ausencia de permisos. 

Este fin de semana Diego (26 años) y Pamela (22) entraron al hospital de Pucón con taquicardia. El motivo de consulta: intoxicación. El informe médico refiere restos de cocaína en nariz en él, y actitud poco cooperadora, en ella. Venían de un after, una fiesta de música electrónica que continúa cuando los clubes nocturnos han cerrado. El caso de ambos jóvenes suele ser el costo final de muchas fiestas electrónicas que se promocionan en verano.

El consumo y tráfico de sustancias ilícitas es una de las consecuencias más frecuentes (generalmente drogas sintéticas). Pero hay otras, como el incumplimiento de regulaciones municipales (permisos para el expendio de bebidas alcohólicas, baños públicos y cobro de entradas, por ejemplo) así como falta de protocolos de seguridad (personal capacitado y en cantidades adecuadas, medidas para casos de catástrofes, primeros auxilios, etc.). Los organizadores de estos eventos deben contar con permisos emitidos por la municipalidad y la OS10 de Carabineros, así como respetar la Ley Nº 20.000 que sanciona el tráfico ilícito de estupefacientes.

El subprefecto Hernán Fuentes, jefe de la Unidad de la Policía de Investigaciones (PDI) señala que las autoridades se preparan desde octubre para que a estas actividades no ingresen personas con drogas. “Hacemos controles carreteros con los canes de narcóticos desde Temuco, en camino a Freire, en el aeropuerto y también in situ, durante el evento. Sabemos que traen pastillas o drogas duras, sintéticas”, informa.

Fiestas de hasta tres días 

En este verano un evento privado destaca en Instagram: el Festival Mundo Rave, del 14 al 17 de febrero, con entradas a la venta a través del portal passline. Uno de sus organizadores es Israel González, de la productora Ngunechen, quien explica a La Voz… que no se trata de una fiesta electrónica. “Este es un festival ecológico, hipercultural y musical, el primero del país este año. Es la primera edición que se hace en Pucón y esperamos que resulte de la mejor manera”, asegura.

El mayor de Carabineros Miguel Ochoa se refiere a este evento con especial atención. “Estamos viendo cuáles son los cursos de acción tanto con la municipalidad como con la PDI para que se haga de una forma normal. Si ellos tienen regularizados todos los papeles y los requerimientos para hacer este tipo de fiesta no habrá ningún problema. Pero si no los cumplen tenemos la obligación de adoptar los procedimientos que corresponden”, explica.

La productora Ngunechen, organizadora del evento, se creó en diciembre del año pasado. Su representante es un puconino de poco más de 20 años, quien explica que los tres socios que la integran tienen experiencia en eventos de gran magnitud.  Además, asegura que todos los detalles están bien definidos.

“Está resuelto el tema de los campings, contamos con baños químicos, un equipo de más de 25 guardias de seguridad y estamos viendo la contratación de una ambulancia para atender los primeros auxilios”, enumera Israel González.

“Le hablamos del proyecto a la municipalidad desde hace casi dos meses, pero sus respuestas son muy lentas. Recién el viernes pasado recibí una llamada para decirme que no van a apoyarnos con las tarimas. Es una pena, no saben cuán conocida se puede hacer la ciudad de Pucón con este evento y cuánta ayuda se le puede dar a los artistas de la zona”, comenta el joven. 

El Festival Mundo Rave promete la presencia de músicos de La Araucanía como La Negra Roots, Hijos de las Hojas y Verde Savia, entre otros. También headliners, artistas nacionales de carácter internacional de distintos géneros musicales y estilos como Hip-Hop, Rap, Blues, Rock y Jazz, así como Djs y una feria de artesanos y bebestibles de la zona.

Con respecto a las gestiones de permisos ante Carabineros, González explica que la semana pasada enviaron una carta para, según explica, avisar que habrá ruido fuerte esos días. “Nosotros como productora no vamos a vender alcohol, quienes van a hacerlo son productores de cervezas artesanales que tienen sus propias licencias de expendio de alcohol. En la entrada va a haber una revisión exhaustiva por parte de guardias mujeres y hombres, para evitar el ingreso de drogas y armas”, apunta.

El mayor Ochoa se refiere a estos puntos: “En estricto rigor si hay venta de alcohol en forma ilegal corresponde el cierre por ser un local clandestino. Si hay un tema tributario pendiente hay que dar cuenta a servicios internos y al tribunal correspondiente. Todo evento remunerado tiene que cumplir ciertos márgenes legales”, señala.

Otro tema que preocupa a Ochoa es el descontrol que se puede generar en un grupo tan grande de gente. “La cantidad de personal de seguridad y su capacitación entra dentro de la Ley de Derechos Masivos, que indica cuánta seguridad se tiene que implementar de acuerdo a una proyección de las personas que asistirán. Esto tiene que ser visado por el OS-10, organismo de Carabineros que regulan la seguridad privada en Chile. Los organizadores tienen que presentar su solicitud”.

Asistencia masiva

Israel González señala que hasta el momento han confirmado su presencia más de mil quinientas personas. “Esperamos una asistencia de alrededor de 3 mil —indica con optimismo— es un gran evento, viene mucha gente de distintas partes de Chile”.

“Aquí nadie está prohibiendo una actividad ––aclara el Mayor Ochoa— sino que fiscalizamos que se cumpla con la norma de regulación. Las fiestas electrónicas se anuncian todos los años. Durante febrero de 2019 se clausuraron tres eventos de ese tipo. Otros cumplieron las normas de regulación exigidas por la ley y se desarrollaron sin inconvenientes”.