Pinares II: el megaproyecto inmobiliario que inquieta a autoridades y ambientalistas

“Perdemos el último polo del área verde de La Poza” dijo este martes el concejal Omar Cortez durante la sesión del concejo municipal. Plan de obra tiene Resolución de Calificación Ambiental (RCA) aprobada. 

Esta es una de las imágenes publicitarias que aparecen en la web del proyecto Pinares. (Fotografia www.parquepinares.cl)

Al suroeste de los humedales “Las Pitras”, en el último espacio verde de La Poza, se plantea la construcción de un megaproyecto habitacional que mantiene en alerta a varios en Pucón. Se trata de Pinares del Lago, o Pinares II, comprende 9 torres (cuatro de 12 pisos, cuatro de 5 y una de 4). Además, dos Club House de dos pisos y once Townhouse de dos pisos. Un complejo que albergaría a alrededor de 485 viviendas y aproximadamente a 2 mil 425 personas, según cálculos de quienes se oponen a su construcción. En rigor es la segunda etapa de Pinares I, el que ya se encuentra materializado al comienzo de la subida al sector Antumalal.

La continuidad del proyecto, que aún no comienza sus trabajos en el lugar pues se encuentra en etapa de aprobación de permisos, salió a flote este martes durante la reunión del concejo municipal. El edil Omar Cortez acusó que se enteró del proyecto cuando estudiaba las ordenanzas y el reglamento para la protección de los humedales urbanos.

“Estudiando esta medida me encontré con la sorpresa de que se estaban promocionando la venta en verde de estos nuevos departamentos. A mi juicio en adelante existen dos posibles escenarios. Uno es que el proyecto siga su desarrollo y desaparezca el último polo verde que le queda a La Poza. Y el segundo es que alcalde, junto a su equipo técnico, tenga la capacidad política para frenar este proyecto”, expuso el concejal

Cortez comentó a La Voz… que durante su intervención en la reunión de concejo le informaron que fue ingresado un pago por solicitudes de permisos de construcción a la municipalidad. “Ellos están acelerando el proceso lo que más pueden”, señaló.

De acuerdo a sus declaraciones, habría varias empresas involucradas con diferentes funciones. Una de ellas sería la Constructora Ambienta, que desarrolla el proyecto inmobiliario de construcción. Por otra parte, estaría el inversionista inmobiliario, que pretende desarrollar un proyecto de similares condiciones al de Pinares I, el cual ya está terminado en el sector de La Poza, a orillas del saturado Lago Villarrica

“El concejo municipal no tiene ninguna autoridad para aprobar o rechazar permisos de construcción. A nivel local yo me atrevería a decir que tienen un porcentaje como del 60% de los permisos aprobados. Hay otros permisos que tienen que ver con el Ministerio del Medioambiente, el MOP y otras instancias. Pero a mi entender nosotros (la administración de Barra y los actuales concejales) no fuimos capaces de producir un marco regulatorio que detuviera ese proyecto”, dijo.

Al final de la reunión los ediles se comprometieron a presentar el tema en el próximo concejo municipal, el 17 de marzo, con el alcalde Carlos Barra presente, ya que en esta oportunidad estaba fuera del municipio por vacaciones..

Ambientalistas solicitan invalidar el proyecto

La activista ambiental Jimena Sanhueza es una de las personas que desde la sociedad civil sigue con atención el estudio del impacto ambiental que posibilitaría la construcción de Pinares II. “La Resolución de Calificación Ambiental (RCA) fue aprobada el 8 de enero pasado. Lamentablemente las votaciones de la Comisión de Evaluación Ambiental (Coeva) las dicen de un día para otro y si no te enteras enseguida es difícil ir. Nosotros no fuimos a la votación”, expuso. 

Sobre la base de esto, un grupo de ciudadanos solicitó una invalidación el lunes pasado en Temuco. “Esperamos que sea acogido como lo fue el proyecto de Bahía de Pucón”, señaló Sanhueza. 

La mayor preocupación que se tiene es el daño que causaría al entorno natural. El terreno donde construirá Pilares II está —a juicio de Sanhueza— uno de los humedales menos intervenidos. Y aunque el proyecto no contempla ocupar todo el paño, sí intervendría un espacio importante.

“El proyecto expone que no intervendrá el humedal, pero sabemos que se dice una cosa y terminan haciendo otra. Esa es una de nuestras observaciones para hacer la invalidación. Lamentablemente no podemos confiar porque las empresas han venido en faltar a las normativas en el transcurso del tiempo. Sabemos que su forma de trabajo no es la correcta. Proyectos como Parque Pinares que es el paralelo, por ejemplo, sí intervino los humedales”, denunció Sanhueza.

En octubre pasado la Fundación Raíces de Pucón y la municipalidad trabajaron juntos en un catastro de los humedales urbanos. “Se hizo terreno y se tomaron nota de sus características, la cantidad de especies, su flora, fauna. La ley que salió es de protección de humedales urbanos”, apuntó la ambientalista, quien sobre esta información señala otra debilidad del proyecto: “En la línea de base que presenta la empresa, por ejemplo, se dice que se encontraron 27 especies herbarias en el humedal, pero en terreno encontramos 57 especies. Hay una diferencia clara entre lo que informan y lo que es real”.