Pucón en corona-crisis

Estamos viviendo, qué duda cabe, una crisis profunda y única para nuestra generación al menos. Y quizás no se vuelva a ver algo similar en varias décadas. Un virus microscópico tiene en vilo la salud de la humanidad, el tejido social y la economía. Es decir, una especie de tormenta perfecta que nos golpeó a todos y que pareciera ser —como muchos fenómenos— que no vimos venir.

Y Pucón no ha estado ajeno a eso. Aunque solo —por ahora— tenemos dos casos confirmados de coronavirus Covid-19, los efectos de cuarentena y cuidados nos tienen a la mayoría funcionando al mínimo y a una ciudad en los hechos, social y económicamente, parada. Y eso que pareciera que la crisis está recién comenzando por lo que faltan varias semanas y meses para comenzar a ver algo de luz.

El punto es que son en estas crisis en las que es necesario que los liderazgos asuman sus responsabilidades concretamente. Se visualicen y aparezcan más allá de cuñas y mensajes en redes sociales. Necesitamos que se proyecten y se adelanten a la catástrofe (anunciada por los expertos) social y económica que viviremos cuando el bicho se vaya.

Necesitamos autoridades presentes, dirigiendo la implementación de políticas públicas con innovación, anticipándose a los hechos no simplemente reaccionando a los gritos, muchas veces desde la galería. Necesitamos decisiones sustentadas en datos concretos, en ciencia no exclusivamente en las opiniones políticamente correctas. Porque no necesariamente la mayoría sabe lo que hay que hacer correctamente, de eso hemos tenido muestras reiteradas últimamente.  En tiempos de crisis se prueba el temple de los dirigentes y creemos que hay mucho camino por recorrer aún. Esto está recién comenzando y se requiere que las autoridades, que mueven los hilos del devenir de nuestra ciudad, en todas las áreas, no sólo políticas por cierto sino también gremiales, empresariales, y comerciales, actúen a la altura de las circunstancias.