Reactivación post corona-crisis

Apenas llevamos un mes desde la aparición del primer caso del fatídico coronavirus en Chile y ya los costos en la salud de la población y vidas se vislumbran como muy negativos. Pero hay otras variables que serán muy golpeadas por la pandemia que azota al mundo desde fines del año pasado. Y estas van por el área social y también económica. El estar encerrados y con una producción al mínimo no será gratis para nadie. Esto, entendiendo que todos los esfuerzos valen la pena con el fin de salvar vidas. 

Pero tarde o temprano tendremos que hacerle frente a las cifras de desempleo que dejará el sector comercial y en nuestro caso turístico. Y el desempleo viene acompañado de otros problemas y es de esperar que el hambre (sí, así de duro), no golpee tantas puertas puconinas.

Por lo mismo, el llamado a nuestras autoridades es a promover planes y empeños que apunten a la reactivación de la comuna. Es menester agotar todos los esfuerzos para que el comercio local tenga acceso a programas estatales que los ayuden echar a andar la máquina nuevamente. Para que todos aquellos que están sin trabajo, puedan volver a retomar sus actividades y el daño sea el menor. Eso, además de promover campañas que promocionen un Pucón limpio, sanitizado que brille por lo hermoso (como siempre) y prístino. Esto, porque el virus algún día se irá y la vida —quizás no en la misma forma que la conocimos hasta fines de febrero— deberá seguir.

Y es menester, además, que los que queden abajo (porque quedarán, esperamos que sean los menos) también puedan recibir la ayuda social que la municipalidad y el Estado les pueda otorgar. En esta crisis nadie puede ser desechado. Como comunidad no nos podemos dar ese lujo. No podemos permitirlo.