Ex superintendente de Casinos y Juegos calificó oferta de Enjoy por Pucón como “temeraria” e “insostenible en el tiempo”

Francisco Leiva expuso ante la comisión investigadora de la Cámara de Diputados que analiza la situación de la compañía. En palabras simples, la empresa habría ofertado más dinero de lo que proyectaba ganar.

PRESENTACIÓN.- Con este cuadro el ex superintendente explicó a los diputados el concepto de “oferta temeraria” realizada por la empresa Enjoy en Pucón, Coquimbo y Viña del Mar.

El ex superintendente de Casinos y Juegos, Francisco Leiva, lanzó una dura aseveración sobre la empresa Enjoy. Más particularmente sobre la oferta que hicieron en 2018 para quedarse con tres de los casinos municipales que renovaban la concesión. Leiva calificó como “temerarias” las ofertas económica que la compañía hizo para quedarse con las plazas de Viña del Mar, Coquimbo y Pucón. 

Leiva realiza sus cálculos, que presentó ante la comisión investigadora de casinos de la Cámara de Diputados, en relación a un indicador que se conoce como EBITDA que es, en los hechos, la suma y resta de lo que los ingresos por venta y gastos (incluido el pago municipal). Y para el caso de Pucón, el EBITDA de 2017 correspondía a 123.923 UFs algo así como $3.554 millones. La oferta realizada por Enjoy, en tanto, alcanzó a las 121.000 UFs; un poco más de $3.470 millones. Si a esas cifras, según Leiva, se le agrega el 20% del impuesto a la ganancia grabado en la nueva Ley que rige la industria; la oferta de la compañía corresponde a un 111% de su EBITDA de 2017. En palabras simples, lo ofrecido por la empresa estaría en un 11% arriba del indicador, es decir podrían terminar pagando más de lo que se gana.

“Enjoy ofreció el 111% del EBITDA y eso es infinanciable. Estoy diciendo vendo, descuento mi gasto de operación, pago lo que le comprometí al municipio y tengo pérdidas y luego tengo que hacerme cargo de mis gastos financieros”, explica el ex superintendente de casinos”, explicó Leiva ante la comisión investigadora de la Cámara, quien agregó: “La gran pregunta acá es: ¿hubo un error de Enjoy? ¿Hubo una proyección optimista de su futura proyección de ingresos? Eso es difícil de pensar porque estamos hablando de casinos que son consolidados y con trayectorias económicas conocidas”.

Francisco Leiva, en todo caso, fue más allá y dirigió sus dardos a la actual Superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ), por lo que, a su juicio, fue la poca fiscalización de estas ofertas. “Cómo la superintendencia de Casinos valoró ofertas económicas que no son sustentables en el tiempo. Con un simple cálculo aritmético, si se compara la oferta económica con el resultado del EBITDA del casino,ny la oferta económica presentada excede ese EBITDA, evidentemente eso no es sostenible en el tiempo y a pesar de la crisis, en la que se justifica Enjoy, no sorprende que se haya pedido a la superintendenciay fue rechazado por la superintendencia— devolver esos permisos otorgados”, explicó la ex autoridad. Leiva sostuvo, además, que como las ofertas no son sostenibles en el tiempo, en algún momento se debe asumir la pérdida.

Espacio Disponible

El punto de Leiva, más allá de la compleja situación de Enjoy, es que se debe afinar el marco regulatorio para impedir que las licitaciones sean ganadas solamente por quién “ofrece más”: “Se debe saber si existe la capacidad real de poder cumplir lo que se está ofreciendo”.

Consultado Enjoy, empresa que está en un proceso de reorganización judicial que busca evitar una quiebra, señalaron que no se referirían al tema.

Video de la comisión