Enjoy inicia proceso judicial para evitar la quiebra y genera dudas sobre pagos a la municipalidad y el nuevo casino

La situación fue informada a través de un “hecho esencial” a la Comisión Para el Mercado Financiero (CMF) y argumenta en base al conflicto social que partió en octubre y a la crisis del coronavirus. Los alcances locales de la decisión, por ahora, están en la nebulosa.

La empresa Enjoy informó a través de un denominado “hecho esencial” el inicio de un proceso formal de reorganización judicial para ordenar el pago a sus acreedores. Esto, por el impacto en sus flujos a raíz, primero, del conflicto social que partió en octubre y la pandemia del coronavirus. El proceso, según comentaron a La Voz.., conocedores del sistema es un paso previo con el fin de evitar una liquidación judicial de los activos. Es decir, una quiebra. La idea es poder acordar formalmente y en tribunales un proceso de pago con los acreedores y poder mantener a flote la empresa. De no llegar a un acuerdo o no cumplirlo, la compañía podría terminar quebrada. Y eso, por cierto, pone un manto de dudas respecto a la operación de la compañía en Pucón y el futuro del casino de juegos local.

“Una de las razones que justifican esta medida es la situación de la pandemia del Covid-19, a raíz de la cual la Superintendencia de Casinos de Juego instruyó el cierre de los casinos de juego, en todo Chile, a partir del 18 de marzo y hasta que las condiciones epidemiológicas permitan su supresión y las autoridades sanitarias así lo determinen”, se lee en el documento que ingresó a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), institución que regula y fiscaliza los mercados de valores. El texto agrega: “Se suman a lo anterior, los efectos generados por el estallido social ocurrido en nuestro país a partir del 18 de octubre de 2019, siendo la industria del turismo, hotelería, gastronomía y de casinos de juego, de las categorías más afectadas y a nivel nacional. Esto, a nivel de negocios de Enjoy, conllevó al cierre forzado de operaciones durante varios días, y luego a una posterior operación intermitente, parcial, la generación de costos y gastos extraordinarios e imprevistos y una baja generalizada en el flujo de visitas”.

El documento, firmado por el gerente general, Rodrigo Larraín, da algunas luces sobre el trato que han mantenido con los acreedores. Explica que si bien han llegado a acuerdo con alguno de ellos, otros se han mostrado reticentes: La compañía ha estado en tratativas con sus distintos acreedores para intentar obtener soluciones que adapten los términos de las acreencias a la generación de flujos esperados y, si bien ha encontrado eco en algunos de ellos, ha encontrado reticencia en otros, todo lo cual amenaza el debido uso de la caja de la empresa y la condición de igualdad de los acreedores al tenor de la ley”.

El mismo documento explica las formas que la compañía adhiere para lograr estabilizar sus flujos. “El directorio ha considerado necesario presentar la apertura de un procedimiento concursal de reorganización judicial de la ley 20.720, con el fin que la compañía pueda hacer frente de una manera responsable a los acreedores, reestructurar sus pasivos, fijar un calendario de pagos acorde a los flujos proyectados y recuperar la normalidad operacional”, señalan para luego agregar: “De esta manera, y asegurados que sean el perfil de pago de acreencias acorde a la expectativa de flujos de la Compañía, el financiamiento de obligaciones bajo los permisos y licencias de operación de sus filiales, y una respuesta satisfactoria por parte de la autoridad, se permitirá otorgar certidumbre a la operación de Enjoy S.A., y, por ende, a todos los agentes interesados en la misma, accionistas, acreedores, proveedores y especialmente sus empleados”.

Espacio Disponible

¿Qué pasa en Pucón?

El tema, obviamente, podría tener implicancias en Pucón. Esto, al ser Enjoy la empresa que actualmente opera el casino de juegos y, además, haberse adjudicado la concesión para los próximos 15 años; la que, por cierto, ha estado con una serie de complicaciones. De hecho, aún no comienza la construcción, luego de un cambio de ubicación del proyecto original. Es altamente probable que la empresa pueda obtener una ampliación de plazo al tomar en cuenta la contingencia. Así las cosas, Enjoy ya no tendría la obligación de estar operando en Pucón en julio de 2021. Eso, en el supuesto de que logra sortear con éxito el proceso judicial que acaba de iniciar.

Pero la construcción del nuevo casino no es el único tema que debe zanjar la compañía en Pucón. Por lo pronto está pendiente un pago de un poco más de $477 millones correspondientes a parte de los flujos anuales que el casino debe entregarle a la municipalidad. Esto tiene relación a las 25.000 UFs de piso —divididas en tres pagos— comprometidas en la licitación anterior. Esto, sin contar entradas y utilidades. Es decir, el mínimo que deben cancelar. Si bien el primer pago de este flujo ya está cancelado a la municipalidad, faltan las otras dos cuotas. Es en ese contexto que hace algunas semanas, el concejo municipal local aprobó un acuerdo con la empresa, en el que la compañía se comprometía pagar la deuda, pero en cuotas mensuales. 

El punto es que el trato aún está en las palabras y no ha sido refrendado en algún documento. Por lo mismo hasta el cierre de esta edición, no se sabía con certeza si la empresa pagaría los montos acordados directamente o, si por el contrario, la municipalidad debe entrar al proceso de pago judicial y transformarse en un acreedor más. Esto último, por cierto, podría significar un impacto fuerte a la economía de la administración pública local.