Superintendenta de Casinos y Juegos cierra la puerta a solicitud de Enjoy de anular permisos de casinos municipales

Vivien Villagrán sostuvo, tal como lo adelantó La Voz…, que no tiene las facultades legales para acceder a lo que pide la industria del juego en torno a dejar sin efecto la licitación de 2018 (incluyendo la de Pucón) o ampliar los plazos. Compañía debe ir al Ejecutivo.

PROYECTO.- Esta es una imagen virtual del nuevo casino que planeaba Enjoy para Pucón. El proyecto corre el riesgo cierto de no materializarse y quedar solo en la imagen.

Si bien La Voz…, ya lo había adelantado en una nota publicada el pasado jueves, no fue hasta este domingo que la superintendenta de Casino y Juegos Vivien Villagrán, lo confirmó en una extensa entrevista con el diario El Mercurio de Santiago: la entidad que preside no puede acceder a las solicitudes de la empresa Enjoy en torno a dejar sin efecto las licitaciones por cuatro casinos municipales, incluyendo el de Pucón. Y tampoco otorgarles más tiempo. Es decir, si la compañía no cumple los plazos o, derechamente, renuncia a la concesión ganada en 2018 por 15 años, la entidad fiscalizadora tendrá que hacer efectivas las boletas de garantía, la que en el caso de Pucón alcanza los US$12 millones, un poco más de diez mil millones de pesos. 

“La Ley prevé cinco causas para que un permiso de operación se entrega. El fin de la vigencia del permiso, la renuncia de parte del adjudicatario antes o después de la entrada en vigencia del permiso, la disolución de la sociedad operadora o que ésta se declare en quiebra. La quinta es la revocación del permiso, la que en la fase en la que está Enjoy solo se produciría en caso de que no cumpla con los plazos para llevar a cabo su proyecto de inversión y donde la superintendencia pueda actuar de mutuo propio”, explicó la superintendenta Villagrán y luego agregó: “No hay forma en la que podamos anular un permiso porque la Ley tipifica claramente las condiciones en las que eso se puede hacer. La Ley es clara y no deja espacio para interpretación”.

Y ante la pregunta directa sobre si se puede o no acceder a la solicitud de la empresa, la superintendenta señaló: “Enjoy en su carta, que no tengo problemas de comentar porque ya se hizo pública, pide que teniendo a la vista condiciones excepcionales como las que ocurren con la pandemia y que de alguna manera remiten al caso fortuito y a la teoría de la imprevisibilidad, haga uso de mis facultades interpretativas y diga que, como las condiciones cambiaron radicalmente, los permisos se anulan. Pero la verdad es que yo no tengo facultades para hacer eso. No las tengo”.

Espacio Disponible

Así las cosas, de no cumplir en el tiempo pactado para operar el nuevo casino (el 29 de junio de 2021) es altamente probable que la Superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ) tenga que cobrar las boletas de garantía, cuyos beneficios económicos apuntan a cubrir tres de años de una operación que no se llevó a cabo y cuyos beneficios (US$12 millones) irían en gran parte a la municipalidad local. 

La jefa de la SCJ proyecto que de no cumplir Enjoy, renunciar o disolver la sociedad, además de cobrar las boletas se debe llamar a una nueva licitación, en la que la empresa podría participar con una razón social diferente a la que ganó en 2018. 

En todo caso a la compañía le resta un camino administrativo. Según Vivien Villagrán, solo el Ejecutivo (cosa que también deslizó este medio anteriormente) tiene la facultad de promover una ley corta o express que pueda cambiar las condiciones para Enjoy y el resto de la industria en torno a los plazos de las concesiones y el aumento de tiempo para materializar las nuevas. Esta ley corta debe, necesariamente, pasar por el Congreso. “El Ejecutivo nos pidió modelaciones, pero la decisión de presentar modelaciones es del Ejecutivo”.

Reorganización

Vivien Villagrán también se refirió al proceso de reorganización que mantiene la empresa. Señaló que están observando el proceso, aunque aclaró que es la matriz de la empresa la que se encuentra en el proceso y no las sociedades que están bajo ese paraguas. Es decir, a juicio de ella, el proceso no dificulta en nada la posición de la SCJ a la hora de, eventualmente, ir tras las boletas de garantía de ser necesario: “El proceso de reorganización judicial lo tiene la matriz de Enjoy y, por lo tanto, son hechos que están aguas arriba de las sociedades operadoras y, aunque es evidente que lo que ocurra con la matriz va a impactar a las sociedades operadoras, el pasivo de Enjoy está en la matriz y no en las sociedades operadoras que son las que tienen los permisos de operación del casino (…) Es esta etapa no tenemos ningún rol que jugar, no nos podemos constituir como acreedores porque la SCJ no tiene acreencias con la matriz de Enjoy, sino que tenemos las boletas de garantía giradas por las sociedades operadoras, detrás de las cuales hay instituciones financieras que las han emitido”.