Caso Alem: peritaje sostiene que reja de terminal de Tur Bus que mata al niño estaba en “muy malas condiciones”

La causa avanza en la fiscalía y el abogado de la familia prepara una demanda en contra de la empresa. Mamá del pequeño dice que compañía ha tenido una “indolencia macabra”. Desde comunicaciones de los transportistas señalan que lamentan la pérdida y que cooperan con la justicia.

PESADA.- La reja tenía un peso aproximado de unos 400 kilos y tenía un largo de 9,5 metros por 1,67 metros de alto. El peritaje revela una serie de problemas que tenía la estructura. (Fotografía Rodrigo Navarro).

El pasado 23 de octubre la vida del pequeño Alem Bozo Sánchez de tan solo 6 años se apagó trágicamente. Un pesado portón de fierro del terminal de Tur Bus  en Pucón cayó sobre su cuerpo y lo mató; lo que obviamente generó un impacto difícil de dimensionar en su familia y probablemente también en la comunidad local. Cuando ya transcurrieron nueve meses hay una serie de elementos que se han conocido en una causa que investiga penalmente la fiscalía de Pucón y que, probablemente, también llegue a un caso civil que apuntará a una fuerte indemnización de parte de la empresa. Uno de los elementos relevantes es el peritaje independiente realizado el que revela una serie de problemas y condiciones desfavorables que presentaba la pesada estructura que cayó sobre el niño y que lo terminó matando.

El informe, generado por la ingeniera en prevención de riesgos, Teresa Agnes, señala que la reja que cae sobre Alem estaba en “muy malas condiciones” y que se evidenciaba una falta de mantenimiento. “La pesada estructura metálica, de 9,50 mts. de largo por 1,67 mts. de alto, agente principal causante de la muerte de Alem, al igual que los otros paños, se encuentran en muy malas condiciones que evidencian la falta de mantenimiento, visiblemente deteriorada y que presenta óxido, condición que incide en la pérdida de resistencia de material”, se lee en el documento, el que agrega: “El diseño de la estructura presenta desaplomo en su forma lo que hace que pueda inclinarse hacia un lado más que el otro con una mínima fuerza, como un viento fuerte y como quedó demostrado con las pruebas in situ durante la inspección en que fue suficiente con empujar con los dedos de una mano para que se desestabilizara y, por el testimonio de un persona vecina del lugar que indicó que en más de una oportunidad la reja cayó sola producto de fuertes vientos”.

El documento firmado por la perita señala, además, que la reja no presentaba soportes o topes suficientes que la mantuvieran en una posición o que, derechamente, la sostuvieran: “Las estructuras metálicas que se utilizan como reja perimetral, no cuentan con soportes en sus extremidades superiores, y los topes en los pilares en cada extremo que debieran sostener las rejas firmemente por su parte superior para impedir su caída, no están o solo se encontró uno, debiendo haber dos por cada pilar (la reja debe pasar por en medio de ambos topes)”.

En el texto también se explica que la estructura (de más de 400 kilos de peso) solo se sustentaba en los rieles de bases que, a juicio de la perita, están para guiar, pero no para sostener. Pero hay un dato más, según el documento, habrían existido pilares que daban soporte a la reja, pero se entiende que estos fueron cortados para permitir la maniobrabilidad de los buses. “Se puede observar que en la parte de en medio de la línea perimetral donde se colocan las rejas y contiguo a cada riel, hay vestigios de dos pilares que aparentemente estaban para apoyar el sustento de las rejas, observándose que estos fueron cortados en su base, probablemente para no obstaculizar las maniobras de los buses en su entrada y salida del recinto, por lo demás, bastante pequeño para estas maniobras”, asegura el peritaje.

El informe deja como conclusión que la empresa no cumple con medidas de mitigación que permitan el desplazamiento de personas. “Como conclusión de este informe, se puede inferir que, claramente el lugar destinado como Terminal de Buses de la Empresa Tur Bus cuenta con nulas medidas de mitigación que permitan la circulación de personas, dentro y en el entorno inmediato, con seguridad y ausencia de peligros”, explica el peritaje, el que concluye: “Es posible indicar que existen condiciones de riesgo que no han sido controladas. Estas condiciones de riesgo, pudieron ser parte crucial en la determinación de las causas que llevaron al lamentable accidente con consecuencias de fallecimiento del menor Alem, toda vez que, si estas hubiesen sido controladas unas y eliminadas otras, el hecho nunca hubiese ocurrido”.

“Indolencia macabra”

Estefanía Sánchez, madre del pequeño Alem, señala que espera poder acreditar penalmente el hecho. Es decir, que la fiscalía local pueda encontrar un responsable del hecho; y que también la empresa Tur Bus pueda resarcir, en parte, el daño causado. Eso, porque si bien entiende que nada podrá traer de vuelta al pequeño Alem y ningún dinero del mundo puede llenar el vacío, es necesario dar una señal fuerte y directa en torno a la responsabilidad de la compañía —a la califica como de una actitud “indolente”— en el accidente.

“Siento que (Tur Bus) ha sido de una indolencia macabra. El hecho de que haya fallecido un niño y que ellos jamás se hayan comunicado conmigo. Me indignó mucho ver un comunicado de la empresa diciendo que ellos sí pueden acceder a comunicarse con la familia. Siento que es de una arrogancia tremenda frente al cagazo que se han mandado realmente. Ellos deberían haber sido los primeros en golpear la puerta”, cuenta la madre del niño, quien aclara que desde la empresa no se han contactado con nadie de la familia directa de la víctima. Es más, según ella cada vez que se aproximan al lugar donde falleció el niño, son sacados con Carabineros: “Es una falta de respeto a nuestro dolor”.

Demanda a las puertas

Quien está a cargo de la causa de parte de la familia es el connotado abogado regional, Carlos Tenorio, quien si bien destaca el trabajo que lleva adelante el fiscal Carlos Contreras; asume que es algo complejo dar con un responsable penal. Es decir, una persona que sea directamente responsable por el accidente. Cosa contraria a la responsabilidad civil, en la que asume que la empresa Tur Bus es directamente responsable; por lo mismo afina una demanda que presentará en los próximos días en el Juzgado Civil de Pucón con la que buscará una fuerte indemnización monetaria a la familia del pequeño Alem.

“El proceso penal es una investigación que está en curso y que tiene una serie de diligencias aún pendientes. Y esas diligencias pendientes para nosotros son muy importantes porque guarda relación con la forma en cómo se produjo este accidente y pretenden establecer responsabilidades personales en cuanto al cuasidelito de homicidio, cosa que entiendo es muy compleja y no es fácil, pero no por eso vamos a renunciar a ese derecho”, explica Tenorio.

Sobre el tema de la demanda en el ámbito de los tribunales civiles, el profesional ya tiene una visión formada: “No nos cabe la menor duda de que Tur Bus tiene absoluta responsabilidad civil en estos hechos y en ese sentido, lo que nosotros estamos haciendo ahora es terminar de preparar una demanda en contra de la empresa Tur Bus pidiendo, en definitiva, al ente jurisdiccional que establezca esa responsabilidad y que fije un monto que lo vamos a determinar en su momento”.

Empresa

En un comunicado hecho llegar a la redacción de La Voz…, la empresa señala que desde el primer día se enfocó en entregar los antecedentes a las autoridades para establecer las causas del accidente. Aseguran que lograron conversar en dos oportunidades con la familia y que la intención de ellos es retomar ese contacto.

Aseguran también que el terminal cumple con toda la documentación. “Como empresa lamentamos la dolorosa pérdida de la familia y nos ponemos a su disposición para todas las acciones que el proceso legal requiera”, finalizan.

Documentos

— Si quieres leer directamente el peritaje haz click aquí.

— Si quieres acceder a la declaración de la empresa haz click aquí.