Muerte de ex superintendente destapa el complejo escenario en Bomberos: auditoría revela malos manejos financieros en la Tercera Compañía

El fallecimiento de Edison Navarrete movió el piso y sacó a la luz una serie de complicaciones en la Bomba Independencia de Pucón que tienen que ver con el tratamiento de dineros generados por actividades como rifas, arriendos y administración del estacionamiento cedido por Eltit. Presidente regional dice que recomendó judicializar, pero en Pucón no tomaron el consejo. 

RESCATE.- La Tercera Compañía de Pucón, Bomba Independencia, se especializa en rescates vehiculares y accidentes de tránsito. Es la unidad con menos años de historia en Pucón.

El 14 de agosto recién pasado, nueve días antes de fallecer, Edison Naverrete Soto, más conocido como “don Nino”; le enviaba una carta al actual superintendente de Bomberos de Pucón, Alejandro Castro. En la misiva, el hombre —quien también se desempeñó como conductor de ambulancia en el Departamento de Salud Municipal— le pedía a la máxima autoridad bomberil local la “rehabilitación” a la institución. Esto, debido a que en mayo de 2017 había sido expulsado de la Tercera Compañía: la Bomba Independencia.

“Como usted ya está en conocimiento fui juzgado injustamente, pero en mi calidad de Superintendente y no como voluntario en sí, antecedentes que pondré a su disposición”, decía la correspondencia de Navarrete; quien fue superintendente de los bomberos puconinos entre los años 2015 y 2016. La carta agregaba el siguiente párrafo: “Señor superintendente, oficiales generales, si es de juzgarme por mis actos y responsabilidades en mi período como superintendente, no les quepa la menor duda que ahí estaré afrontando mis errores, de no ser así, me gustaría que se revoque esta gran injusticia hacia mi persona y quiero terminar mi vida bomberil como cualquier voluntario que ama esta institución, en sus filas”.

Pero no pasó. Pese a que la solicitud, según confidencian algunos directores locales y externos de la institución, ya estaba siendo tramitada, Edison Navarrete no vio frutos y no pudo terminar sus días —como él lo planteaba— de vuelta en las filas de la organización; ya que falleció el pasado domingo 23 de agosto, víctima de un fulminante cáncer al estómago. Pero la muerte del voluntario —quien ingresó el 20 de marzo de 1966 a la Segunda Compañía de San Bernardo en Santiago y, aunque tenía más de 50 años en la institución, nunca fue condecorado como “bombero insigne” (con más de cinco décadas de servicio)— abrió una serie de interrogantes y removió algunos capítulos que por años se mantuvieron solo al interior de las paredes de los cuarteles locales. Hasta ahora.

Uno de ellos —o el principal— es la desconocida auditoría realizada al interior de la Tercera Compañía; la cual fue solicitada en 2016, durante la superintendencia de Navarrete, y que revela una serie de irregularidades y plantea dudas sobre el manejo de los recursos al interior de esa compañía. La Voz… tuvo acceso a la mencionada auditoría; la que apunta al manejo de las finanzas los años 2014-2015 y 2016. 

Los resultados

El documento en cuestión parte con el siguiente párrafo: “En conformidad a la solicitud efectuada por el honorable directorio general del Cuerpo de Bomberos de Pucón y respaldada por el oficio Nº096/2016 del señor presidente del Consejo Regional de La Araucanía, don Luis Carmach Buamscha, quien a raíz de la no presentación de la contabilidad completa, como así mismo, la no presentación de sus ingresos propios en su estado financiero correspondiente al año 2015, solicita la realización de una auditoría general a la contabilidad de la Tercera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Pucón”.

Así las cosas, la investigación contable descifró —o trató al menos— cómo se manejaban los recursos al interior de la Bomba Independencia. Y los resultados no fueron alentadores. El primer año (2014) se estableció, entre otras cosas, que en los ingresos de la cuenta corriente única de la Tercera… no estaban los dineros de la rifa anual realizada y tampoco estaban los dineros recibidos por el estacionamiento que la empresa Eltit le entrega gratuitamente a la compañía para que le ingresen recursos.

“Estas cantidades ($9.408.800 registrados en la cuenta) son las únicas que la Tercera Compañía reconoce como ingreso durante 2014, dentro de estos ingresos no se contemplan los ingresos recibidos por la compañía correspondiente a la rifa efectuada por ésta, ni tampoco a los ingresos producidos por el estacionamiento que la compañía posee en un sitio cedido por el supermercado Eltit”, se lee en el documento, el que agrega: “No obstante a esta unidad de control se le proporcionaron antecedentes que establecían que se realizó la rifa de los corderos y, a su vez, se efectuaban cobros de estacionamientos”.

Sobre las respuestas a ambas situaciones dadas por la compañía, la auditoría señala: “Al consultar al tesorero de la Tercera Compañía Sr. Andrés Villarroel Sandoval, como así mismo a su director sr. Alejandro Jiménez Díaz. Estos nos manifiestan que efectivamente se realizó la rifa y se recibían ingresos por los estacionamientos, pero que no recordaban el monto o las cifras obtenidas por estos conceptos, y tampoco se nos aportó algún documento donde pudiéramos obtener dicha información y lo que es más grave, donde se encontrarían los dineros recaudados por ambos conceptos, situación a nuestro entender completamente anormal…”.

El informe agrega que, según lo señalado por el director de Bomba Independencia, Alejandro Jiménez, existía un acuerdo adoptado por la totalidad de los voluntarios de la compañía de no poner las cifras de lo recaudado en el libro de actas: “Al revisar el libro de actas se pudo verificar que efectivamente en este no se proporcionaban cifras que nos permitieran validar lo recaudado por concepto de rifa y/o estacionamientos”.

Año 2015

Al año siguiente la auditoría reveló otras situaciones complejas. Una de ellas es la existencia de dineros guardados físicamente en la casa del tesorero y no ingresados a la cuenta corriente de la compañía. Se trata de aportes e ingresos recibidos por $1.350.000. “Al consultar al director de la compañía, Sr. Alejandro Jiménez, este nos manifestó que estos dineros los tendría guardado en efectivo el Sr. tesorero en su casa habitación, debido a lo que se habló con el Sr. tesorero solicitándole que concurriera con el dinero al cuartel de Bomberos de Pucón, con el objeto de verificar esta situación y efectuar el arqueo de caja correspondiente, situación que así ocurrió con fecha 4-08-2016, pudiendo efectuar el arqueo y contar la cantidad de $1.200.000 en efectivo en poder del tesorero”, acota el documento y luego agrega: “Queremos hacer notar que esta situación de guardar dineros en efectivo en casa del tesorero por más de un año se contrapone con toda norma de control interno, transparencia y buena administración, más aún cuando la Tercera Compañía posee una cuenta corriente donde debiera depositar estos dineros recaudados”.

Además se agrega para este año que los dineros de la tradicional rifa ($2.181.800) y los recaudados por el estacionamiento ($500.000) no fueron contabilizados ni depositados en la cuenta corriente de la compañía, y se agrega que se desconocen los destinos de estos dineros. Además, el documento acota que no hay como respaldar los ingresos obtenidos por el estacionamiento frente a Eltit.

Pero no es lo único, este año se conoció la existencia de una libreta de ahorro a nombre de dos voluntarios asociados a la Tercera Compañía en la que hasta fines de 2015 había un saldo que superaba los $11 millones: “Lo anormal de esta situación se debe al hecho que no se explicó por parte del tesorero o director Sr. Jiménez el origen de donde provinieron estos dineros, lo que nos demuestra que hay ingresos que no fueron reconocidos ni transparentados por la compañía”. Además se señala que poner dineros de la organización en cuentas de ahorros de particulares es algo “absolutamente irregular”.

Año 2016

Para el último año de análisis, la auditoría señala que en la cuenta corriente de la compañía se registran dos depósitos. El primero por $4.500.000 en el cual se cancela el arriendo de la feria que la Tercera Compañía administra en un terreno que les pertenece en Camino Internacional, frente al supermercado Lider; y otro de $13.000.000 del que se señala desconocer la procedencia. También revela el cobro de cinco cheques marcados en la cartola bancaria, los que suman en total $19.760.295. El análisis hace foco, eso sí, en el cheque del 24 de junio de 2016 por $18.000.000.

“Con estos $18.000.000 se está respaldadando el pago de la factura Nº 0769 del proveedor Sr. Sociedad Maestranza Transmetal Limitada. Lo anormal de esta situación se debe al hecho que la factura detalla lo siguiente: ‘Reparación en locales de feria libre, estructuras metálicas y techumbres en sitio ubicado en Avenida Bdo. O’Higgins esquina Pocollanca’ y el cheque sale a nombre de la Sra. Deslinda Parra Campos”, acota la indagatoria.

La auditoría también muestra que este año también hubo depósitos en la libreta de ahorro abierta por dos particulares, y se explica que no se pudo transparentar el origen de los más de $8 millones depositados.

Conclusiones

Finalmente la auditoría, firmada por el entonces contralor de la Junta Nacional de la institución, Juan Guillermo Leal Gutiérrez, hace un repaso por las situaciones anómalas encontradas y establece una serie de once recomendaciones que apuntan a poner en orden la contabilidad y el manejo de recursos. Pero más allá de eso desliza la posibilidad de la ocurrencia de eventuales delitos. Y eso se lee en el punto 7.9 de las mencionadas recomendaciones.

“La situación descrita revela un absoluto inclumplimiento de las normas básicas de contabilización de recursos y transparencia en el uso de los mismos por parte de los responsables de tales recursos, generando situaciones que bien pudieran dar lugar a la comisión de eventuales ilícitos, por falta de control y abuso en el uso de los mismos”, sostiene el informe.

Lo anterior no es menor y es reconocido por el actual presidente regional de Bomberos, Luis Carmach, quien explica que en su momento él recomendó a los bomberos puconinos judicializar la auditoría lo que, finalmente, no sucedió. “Toda la información que se obtuvo de la investigación está informada a la junta nacional y en su minuto el Cuerpo de Bomberos (de Pucón) tomó la decisión de no judicializar la situación que era lo que nosotros pedíamos y aplicó sanciones internas de su reglamento interno”, explicó Carmach a La Voz… . El punto es que el jefe regional explica que debido a que las organizaciones locales por estatutos son autónomas de las regionales y nacionales, no existe un dependencia administrativa que implique acatar las resoluciones. Es decir, ninguna organización regional o nacional podría imponer criterios sobre actuaciones locales.

La Voz… contactó formalmente a la superintendencia de Bomberos de Pucón para obtener una versión oficial de la organización sobre esta situación y para entender los efectos que tuvo la investigación en la interna bomberil y conocer si las irregularidades fueron subsanadas; pero señalaron que no hablarían del tema por el momento. Sin embargo, algunas fuentes consultadas sostuvieron informalmente que la auditoría tuvo solo un efecto administrativo interno. Es decir, que se trató de ordenar la contabilidad de la Bomba Independencia y adoptar las sugerencias en ese sentido; pero que no hubo sanciones para quienes estaban a cargo. Obviamente tampoco se tomó la recomendación Carmach de judicializar la investigación para verificar que no se estuviera bajo alguna figura delictual en el manejo de recursos.

Las mismas fuentes señalan que el único “efecto indirecto” de la indagatoria fue la expulsión de las filas —a los pocos meses de conocerse la investigación— de quien fuera el superintendente que encabezó la solicitud de auditar a la Bomba Independencia, Edison Navarrete. Según el decreto de expulsión de Navarrete, la razón es haber faltado tres veces a la lista sin justificación. Es decir, no ir a tres reuniones. Sus cercanos señalan que el hombre no tenía, por la edad y el cargo que ocupó, la obligación de asistir y agregan que la salida fue arbitraria. Navarrete envió a lo menos cuatro cartas para revertir la situación. Pero no hubo resultado y falleció fuera de Bomberos.

La auditoría