Alcalde Carlos Barra: “Qué tengo que ver yo con las redes sociales, si son una hipocresía”

En esta entrevista de fin de año, el jefe comunal analiza el complejo 2020 con la pandemia como contexto y proyecta su futuro como candidato en las próximas elecciones para ir por su séptimo período.

— ¿Alcalde, usted se va a vacunar en contra del Covid-19 cuando corresponda?

“Yo estoy dispuesto y decidido apenas llegue la vacuna. Lo tengo decidido porque debe ser así. Si me he vacunado tantas veces para otros tipos de influenza, por qué no lo voy a hacer ahora. Más bien que yo tengo obligaciones y tengo que compartir con gente debo estar protegido”.

Carlos Barra enfrenta decidido y seguro la ya tradicional última entrevista del año con La Voz…. Y partir por la contingencia de la vacuna y el virus que golpeó al mundo y también a Pucón es casi un acuerdo tácito entre el entrevistador y el entrevistado. Con qué otra cosa se podía partir, si el Covid-19 ocupó la agenda desde marzo en Chile y azota con fuerza a la principal industria de la comuna: el turismo. Por lo mismo, el “cochino virus” manda la pauta y los pequeños rayos de luz que se ven con la vacuna también deben reflejarse en la tanda de preguntas y respuestas realizadas con distancia física, mascarilla y alcohol para las manos siempre dispuesto ante alguna amenaza de cercanía. Es el mundo del virus. Es el mundo de Barra a pocos meses de enfrentar un nuevo proceso eleccionario.

— ¿Cuál es su evaluación de este complejo 2020 en el contexto de la pandemia?

“Creo que esto en realidad fue para nosotros y para toda la sociedad, algo de lo que no teníamos ningún conocimiento sobre cómo había que enfrentarlo. Y la verdad es que tiene una cara y un sello. Un blanco y un negro. Lo más complicado ha sido la angustia que se ha sentido porque nadie puede darse la arrogancia de que no tiene temor a que se pueda infectar. Pero a pesar de todas las dificultades que han habido. De la paralización de los trabajos, principalmente, se ha logrado llegar a la gente con la ayuda más básica. Creo que el gobierno ha hecho un trabajo bien bueno al preocuparse de la alimentación de la gente. Y lo más importante es haber colocado a la salud primaria al servicio de la contención del virus. Esa es una herramienta en las comunas, al menos la nuestra en la que logramos crear la Oficina Covid-19 en la que en cada contagio se localiza a la persona, se aíslan los vínculos estrechos y hemos podido mantener más estable el tema”.

— Usted menciona el tema de la salud primaria, la que acá en Pucón se adelantó bastante a lo que se hizo posteriormente en el resto del país y su evaluación es buena, pese a que la ex directora de Salud, Vivianne Galle, permanentemente manifestó posiciones contrarias a sus políticas y decisiones ¿cómo afectó esa relación en la gestión?

“Jamás he mezclado intereses personales con la gestión que a uno le corresponde hacer pública y creo que Vivianne Galle hizo un buen trabajo. Ella fue la que creó esta oficina cuando todavía era directora y fuimos la primera comuna en la región y nos tomaron como ejemplo. Ella hizo un buen trabajo y se lo agradezco. Y se lo tendrá que agradecer la ciudadanía también porque la oficina de trazabilidad es la que permite controlar la situación”.

— Y la acción social de la municipalidad ¿pudieron llegar a todos quienes lo necesitaban o quedaron al debe? Esto porque permanentemente se escuchaban y leían reclamos al respecto.

“En la vida nada es cien por ciento. Yo creo que sí llegamos prontamente, primero, con la atención al adulto mayor en su domicilio. Ahí la gente que está a cargo del adulto mayor y con el apoyo del departamento de Salud y la municipalidad llegamos prontamente  a atender a la gente en sus domicilios. Y eso no lo puede desconocer nadie. Que en una diversidad de cantidad de gente que existe en la comuna, se van a quedar algunas personas que no están registradas en el registro social de hogares. Pero mi teléfono personal estaba abierto para cualquier vecino de la ciudad o del campo que se hubiera visto desfavorecido con las ayudas para que me llamara en forma personal. Y mucha gente lo hacía”.

— ¿Pero esas llamadas no son una muestra de que el sistema no funciona bien? 

“No es eso. Es trabajo en equipo y yo soy parte del equipo”.

— Al principio de la pandemia usted se confinó, ¿cómo le afectó esa acción de estar encerrado a usted que es una persona acostumbrada a estar fuera?

“Yo soy un hombre de pueblo. Yo con el cargo o sin el cargo soy un tipo al que le gusta conversar, que sale, soy dirigente y bombero. Pero quién no se quedó en la casa. Todo el mundo lo hizo y empezamos con el teletrabajo que es cómodo y efectivo. Y después salió un decreto de que las personas mayores de 75 años tenían que quedarse en la casa. Y yo tenía que dar el ejemplo”.

— ¿Y cómo le afectó eso en lo personal y cómo le afectó eso en el trabajo de la municipalidad?

“En el trabajo de la municipalidad no. El trabajo de la municipalidad se entorpeció porque hubo muchos crónicos que no podían ir. Y en lo personal uno tiene que acomodarse. Uno es hijo del rigor y si las circunstancias así lo determinan, yo las tuve que asumir. Y en el desenvolvimiento del municipio, si bien es cierto que durante muchas semanas no atendimos público, hacíamos todo por teletrabajo. Claro que hubo una transformación en la comuna, pero la gente lo asumió con mucho respeto. Pero poco a poco fuimos avanzando igual porque la comuna no se detuvo jamás”.

– En su momento se dijo que, por usted estar encerrado, había una falta de liderazgo, que Pucón estaba descabezado; que en tiempos de crisis había un problema de liderazgo grave.

“A la persona que está administrando una comuna, el que no es de la corriente de él, le va a buscar los defectos. Así como mucha gente me decía ‘cuídese, no se exponga’, ‘use el teléfono’. El teléfono mío estaba al rojo todos los días; entonces por qué no iba a estar presente, claro que estaba presente. Y además las reuniones regionales y nacionales als realizábamos prácticamente todos los días y estábamos funcionando igual. Ahora, la gente, y con todo respeto lo digo, se aprovechan de desprestigiar a una persona sin saber en el fondo  cuál es la verdad de lo que está pasando. Yo jamás me he restado de tener liderazgo en mi comuna. Nunca mi comuna se ha sentido descabezada”.

— ¿Le frustran esos comentarios?

“No. A mi no me hace daño. Yo tengo un solo juez de mis condiciones de vida: mi conciencia. Y si mi conciencia dicta que estoy haciendo el mayor esfuerzo dentro de mis posibilidades, porque los seres humanos no somos completos, yo con eso me conformo”.

— ¿Si pudiera volver el tiempo atrás y en el mismo escenario, qué haría diferente y qué volvería a hacer igual?

“Creo que la experiencia me demuestra que crear la oficina de Covid-19 de trazabilidad; si hubiese tenido experiencia, hubiera creado dos oficinas de esas porque ahí está la clave. Después de eso volvería a hacer la misma gestión respecto de ir a los hogares de la gente a la que había que darle sus remedios para no exponerlas”.

– ¿Y qué haría diferente?

“Nosotros no teníamos mucha opción porque estábamos sujetos a la autoridad sanitaria. Tú no podías decir ‘voy a hacer por mi cuenta esto’, si la autoridad sanitaria te decía que lo que hay que hacer estaba reglamentado. No tenías la libertad de hacer lo que querías hacer”.

— Ese decreto que usted emite en marzo, en el que prácticamente se cerraba Pucón, eso lo considera un acierto o un error; tomando en cuenta que fue más efectista que efectivo.

“Lo que pasa es que no tenemos la facultad nosotros de cerrar la comuna”

— Pero era un decreto que prohibía una serie de actividades como el transporte público o trabajar en las construcciones…

“Había que tomar decisiones. Porque si dejabas la puerta abierta como si no pasara nada, no. Aquí había que apretar y después se va viendo cómo vas a solucionar el problema porque aparecían contagios en la construcción no podías dejar que la empresa siguiera trabajando sin ejercer control sobre el aspecto sanitario. Los años y el tiempo dirán sobre lo que hicimos bien y mal; pero hay un reconocimiento de la gente que dice que Pucón se ha manejado bien”.

— ¿Fue un error haber retrasado tanto el establecimiento de protocolos para el eclipse? ¿No haber preparado un plan especial para esa fecha y esperar que todo venga del nivel central?

“Lo que pasa es que los protocolos tienen que ser legalizados y respaldados por la autoridad sanitaria porque el protocolo que hizo la Universidad de la Frontera se entregó personalmente al ministro Paris en Santiago para que rápidamente se pudiera evaluar y aplicar el protocolo de destino y eso nunca se hizo”.

¿Fue un paso en falso eso?

“Eso escapa de nuestra decisión. La autoridad superior tenía eso en sus manos y ellos tendrían que haber dicho; entonces qué recomendábamos nosotros a través de los medios de comunicación; que no venga la gente para el eclipse. Fuimos muy claros en eso porque teníamos que resguardar la salud y tener un ambiente seguro para el verano”.

— Pero los mensajes fueron algo contradictorios porque meses antes el mensaje era ‘vengan, salvemos el año con el eclipse’ y cuando se acercaron los meses el mensaje fue ‘no vengan’…

“Pero hubo dos planes, uno con pandemia y el otro sin pandemia…”.

— Pero los mensajes de ‘vengan’ fueron en junio y julio cuando ya estábamos con pandemia…

“La municipalidad siempre recomendó prudencia para que la gente viniera registrada y sana. Uno ve en la parte económica cuando uno ve que la gente está angustiada y te dice que no tiene trabajo y tiene que pagar la luz y el agua. Cómo la gente no va a querer que haya un poco de movimiento siquiera”.

— ¿Considera que fueron algo destemplados los reclamos de los gremios por el eclipse? Le cargan la mano a las municipalidades y anunciaron, incluso, un recurso de protección que nunca se materializó.

“Cuando uno tiene apremios y compromisos que pagar; porque ese es el tema. La gente no protesta porque quiere protestar, está afligida. Y en ese sentido yo los comprendo. No porque yo sea alcalde no sé vivir la realidad. Mi familia es comerciante y estamos todos afectados. Al final hubo una confusión y la verdad es que más de lo que hizo no se podía hacer. Qué autoridad de una comuna puede decir ‘yo me independizo del Estado de Chile y hago las cosas por mi cuenta’. Eso no se puede hacer. Entonces, echarle la culpa al municipio es mirar en menos el trabajo que hacen los funcionarios. Decir que Carabineros no hace su trabajo, cuando trabajan mano a mano con el municipio, La Armada igual. Nos estaban echando la culpa a nosotros y eso no es justo. Son cosas de la habitual actitud del ser humano y eso, no es que lo esté perdonando, pero lo comprendo”.

— Siguiendo con lo económico, la subsecretaría de Turismo anuncia un plan especial de vacaciones que va a regir para persona que vivan en comunas en Paso 2. Es decir, todos los que no estén en cuarentena en Chile pueden salir de vacaciones con un permiso especial. ¿Qué le parece?

“Voy a hacer eco de lo que he visto en la prensa. Muchas comunas dijeron que no importaba que estuvieses en fase 2, sino que hagan un protocolo más estricto, pero que dejen trabajar. Yo creo que el gobierno está dando respuesta, sobre todo en el litoral, donde estaban muy afligidos y pedían que en fase 2 pudiesen trabajar”.

— ¿Qué pasa con la salud, porque va a venir más gente y nos vamos a exponer?

“Creo que la pandemia nos preocupa a todos. De todas maneras. Cómo nos vamos a desentender de esto, pero el equilibrio entre la salud y la economía. Siempre lo dije, siempre voy a proteger la salud, pero si podemos tener un equilibrio para que también se pueda trabajar, encantado. El autocuidado tiene que hacerse efectivo. Esa es la única clave que hay”.

— ¿Qué significaría para Pucón una cuarentena en verano?

“Catastrófica, porque si bien tenemos los medios para apoyar a la gente con medicamentos, pero en lo económico… porque no sé hasta dónde tiene resistencia el gobierno para entregar alimentos, bonos y ayudas. No sé hasta cuándo, pero creo que la gente toda quiere solucionar sus problemas trabajando. Y lo escucho a diario”.

— ¿Está la posibilidad de hacer lobby o gestión para que la autoridad sanitaria tenga una mirada un poco más flexible en comunas como la nuestra, sobre todo en verano? ¿Se puede evadir la cuarentena en verano?

“Debiera haber una flexibilidad porque, a veces, estás en fase dos y de la noche a la mañana te dicen que a contra del jueves vas a cuarentena, ¿crees que con la cuarentena cambian mucho las condiciones? Son las mismas. Entonces no tiene sentido. Por eso, seamos más exigente en el cuidado, pero que la gente pueda trabajar porque hay actividades que no son peligrosas, sobre todo en actividades al aire libre”.

— ¿Pero eso se le puede representar a la autoridad sanitaria para que cuando tenga que tomar una decisión sea más flexible?

“Nosotros lo hemos planteado ya. Hago eco en las palabras del ministro de Hacienda (Ignacio Briones) quien dice que no se puede paralizar el país y tampoco descuidar la salud de las personas. Ahora la esperanza es la vacuna y hay que vacunarse”.

— El que viene es un año de elecciones y usted ya definió ir nuevamente a un nuevo período (sería el séptimo) con ya 20 años en el cargo, con una edad ya de adulto mayor ¿qué lo estimula para esta campaña?

“Nadie es imprescindible en la vida. Si yo no soy alcalde será otro y desearle que haga las cosas bien y que se levante muy temprano a trabajar por su pueblo. A mí lo que me motiva es la creación de empleo, mejorarle la vida a la gente de Pucón y hacer las cosas que Pucón necesita y que están pendientes. En el deporte he puesto en los últimos años todas mis fichas. Grandes inversiones en deporte: gimnasio olímpico y el primer trimestre de 2021 comenzamos a construir la piscina temperada semi olímpica. Estamos en plena construcción del aeropuerto. Estamos ad-portas de llamar a licitación el centro de montaña. Se tiene que construir el edificio del casino. Se tiene que consolidar lo social. Tuvimos una conversación con el director del hospital en la que le estamos buscando una solución definitiva al centro de diálisis. ¿Cómo no voy a estar motivado? Tengo entusiasmo, los conocimientos y los contactos”.

— ¿Y eso no lo podría haber hecho otra persona?

“Claro que lo puede hacer, pero lo importante es que lo haga bien”.

— ¿Pero por qué no se le ha dado paso a otras personas? Le pregunto porque son 20 años y los períodos demasiado largos podrían traer también problemas en la administración y a usted personalmente también lo desgasta?

“Crees que no deseo salir a pescar o llegar a tiempo al cumpleaños de un nieto o una hija. Nací para ser servidor público. Por eso tengo 60 años de voluntario del Cuerpo de Bomberos y todavía me uniformo o crees que cualquiera tiene ese entusiasmo. Yo nací para esto. Es mi vocación y tú sientes cuando tienes el respaldo o no. A mi me motiva el bienestar de la gente enferma, de la gente pobre. Cómo no va a ser reconfortante para mí levantarme en la mañana y hay una persona que está en el patio de mi casa y necesita una ayuda y yo se lo soluciono. Porque tengo la vocación de servicio Las grandes obras que hace el Estado a la gente no la conmueve, la conmueva la atención personal”.

— Y no le complica esta efervescencia social. Hemos vivido el estallido, la pandemia y las redes sociales generan mucha opinión divergente y compleja. ¿No le incomoda tener cuatro años más en ese contexto?

“Cree que estoy ausente de eso. Pero la verdad es que consideré que aún le queda un espacio a mi vida para servirle a mi pueblo. Porque hay que ser consecuente”.

— Pese al riesgo de nunca poder disfrutar a la familia al cien por ciento y que hay posibilidades, incluso, de que pueda morir en el cargo. ¿No le mueve un poco el piso?

“Si vives la vida con temor y no te arriesgas, de qué sirve vivir. Tienes que tener la fortaleza y si tienes la confianza de que puedes hacer las cosas en la medida que puedes, dentro de tus posibilidades, creo que tienes que servir. Cuando la gente dice ‘que no hay otro’, ¿crees que la gente está equivocada cuando dice eso?”.

— ¿Y no hay autocrítica de su parte? Porque cuando un liderazgo es muy fuerte opaca a los otros.

“No creo que los líderes y los servidores públicos haya que instruirlos y prepararlos. Se nace. Los liderazgos son innatos. Uno no puede decirles que si trabajan más se les va a pagar el doble. El servidor público está dispuesto hasta que no le paguen. Yo ya di mi palabra y no ando con ambigüedades”.

— Cuando usted habla de “su palabra”, es lo mismo que argumenta el concejal Cristian Hernández cuando dice que usted le dio “su palabra” de que este sería su último período y que él tendría la posibilidad de postular. ¿Qué dice a eso?

“Cristian es un caso especial. No me voy a referir a eso porque no corresponde referirse. Él tiene sus valores y su manera de ser y en el fondo es muy distinta a la mía”.

— ¿Hay un quiebre total entre ustedes dos?

“De ninguna manera. Yo lo estimo y aprecio mucho a su familia; pero Cristian tiene una discrepancia conmigo sobre la manera en cómo se tendría que administrar la comuna y ahí lo encuentro un poco confundido. Quizás tiene razón y yo lo voy a respetar porque uno tiene que respetar la opinión de los demás, pero no tengo ninguna intención de opacarlo. El juez más justo en esto es el pueblo, él verá ahora en esta elección cuál va a ser el resultado”.

— ¿Lo ve como alcalde proyectado en unos años más?

“Yo lo veo proyectado como alcalde, pero tiene que hacer caso a lo que uno le quiere enseñar porque él no se deja enseñar”.

— Pero es un hombre grande...

“Pero yo lo miro como a un hijo y soy el único que lo ha reprendido. Cristian es un buen muchacho y ojalá que él sea alcalde de la comuna. Yo le encuentro condiciones, pero también están naciendo otros liderazgos”.

— ¿Usted se iría tranquilo del servicio público si ve que su sucesor es un familiar suyo?

“No. Yo me iría muy tranquilo sabiendo que la comuna queda en la dirección que debe llevar. Siempre he dicho que para ser alcalde no sirven los títulos profesionales, tiene que ser un hombre que tenga una visión sobre a dónde tiene que llevar su comuna. Tiene que ser un hombre medianamente correcto y tener claro que hay gente que necesita de uno. Si mañana aparece cualquiera de los que se puedan nombrar siendo mi reemplazante, encantado”.

— Hace pocas semana su yerno, Enrique Gudenschwager, presidente de Renovación Nacional local, dijo que este era el peor concejo que tuvo el alcalde, en referencia a los concejales del mismo partido. ¿Cómo evalúa esa crítica?

“Él es mayor de edad. Él no vive conmigo ni trabaja conmigo. Es independiente. Así es que sus opiniones son de carácter personal”.

— Pero les afectó políticamente, a sus concejales y al partido. De hecho, los concejales aludidos pidieron la renuncia de Gudenschwager.

“A mí no me afectó en nada porque yo no estoy por RN en la alcaldía. Yo estoy porque el pueblo me ha dado el voto transversalmente porque ni siquiera la gente de derecha conservadora vota por mí porque siempre quieren una estrella que sea arquitecto, abogado o de la NASA. Pero el pueblo dice no”.

— ¿Pero no le hizo ningún ruido en la previa de la campaña? ¿Es el peor concejo que le ha tocado?

“Los concejales han hecho el papel. han hecho el trabajo que están obligados a hacer, porque ellos tienen un mandato de la ciudadanía. No hay peor concejo o mejor concejo, ya que depende del liderazgo que uno tenga para sacar las cosas”.

— ¿Fue un error lo de Gudenschwager?

“Creo que fue un error al decir las cosas, pero me voy a quedar callado en ese sentido”.

—  ¿Debería renunciar Enrique Gudenschwager?

“Lo que pasa es que él quería renunciar antes, pero el partido a nivel nacional suspendió las elecciones, o sino Enrique ya no hubiese sido presidente, porque él no quiere seguir más y ahora cuando el partido ordene las elecciones, seguramente él no va a postular y no va a postular porque creo que cumplió su tiempo”.

— Con miras a las próximas elecciones, la oposición histórica en Pucón correría con dos candidatas y divididos, Edita Mansilla y Blanca Beraud y usted ya les ganó a las dos. ¿Es una carrera corrida la próxima elección de abril?

“No. Jamás me he confiado en ninguna elección. Nunca hay que mirar en menos al adversario. No hay carreras corridas en política”.

— ¿Cómo toma el factor “apruebo” – “rechazo” en el que en Pucón se marcó mayoritariamente por el “apruebo” con mucho joven votando? ¿Se puede relacionar a un posible voto en su contra?

“Uno puede sacar esas conclusiones, pero que se haya producido en todo el país lo mismo, no hay mucho que hacer”.

— ¿Pero en Pucón se podría extrapolar o generar un riesgo en su contra? 

“Conozco a mucha gente que votó ‘apruebo’, juventud, que son hinchas míos. Y no porque hayan votado ‘apruebo’ le han perdido el cariño al alcalde. Tengo un viejo recuerdo de un amigo que fue alcalde de la comuna de Pucón que me decía ‘Carlos hace las cosas como creas que conveniente hacerlo, hácelo de buena fe y quien te va a poner la nota es el pueblo’. Acá el primer alcalde Pucón, Carlos Holzapfel, era un hombre parco. Crees que alguna vez hizo un discurso pidiendo el voto, pero por qué salía elegido alcalde, porque la gente tenía un buen concepto de él y cuando la gente tiene un buen concepto de una persona es imposible que lo puedan desprestigiar. Y cuál es el concepto que la gente tiene de Carlos Barra; que es buena persona”.

— ¿Pese a lo que se dice en redes sociales?

“Y qué tengo que ver yo con las redes sociales, si son una hipocresía. Nunca veo las redes sociales. Suma todas las redes sociales y ve cuántas personas son: son harto pocas. Si te guías por redes sociales para qué te atreves a ser candidato”.