Informe de Contraloría pesquisa 19 terrenos declarados como eriazos, pero que están construidos: acusa pérdidas al fisco

Auditoría realizada al desarrollo inmobiliario en el borde del Lago Villarrica dice que municipalidad no cumplió con su responsabilidad de catastrar e informar al SII para que se hagan efectivos los tributos correspondientes. Propiedad donde se levanta la planta de tratamiento de Aguas Araucanía está en esa condición.

AGUAS.- La imagen muestra parte del anexo en el que se identifica el terreno de Aguas Araucanía en el que se levanta la planta de tratamientos y está declarado como sitio eriazo, según la auditoría.

El extenso informe de la Contraloría que desmenuza una serie de irregularidades y realiza una completa radiografía al desorden inmobiliario que impera en Pucón, enfoca también, además en una realidad que atenta en contra de las arcas fiscales y el beneficio económico de la zona: los terrenos declarados como “eriazos”, pero que sin embargo poseen construcciones; lo que implica que pagan menos impuestos territoriales de los que corresponden. En total, y solo en el borde del Lago Villarrica, el organismo contralor pesquisa 19 de estos casos y los detalla.

“De la información contenida en los certificados de avalúo fiscal de los roles de propiedades que conformaron el primer universo analizado, y su posterior contraste con las fotografías obtenidas en la inspección en terreno realizada por este Organismo de Control, además de la comparación con las imágenes satelitales del programa Google Earth, se advirtieron 19 discrepancias que dicen relación con predios catalogados como sitios eriazos por el Servicio de Impuestos Internos (SII), pese a que estos cuentan con edificaciones al interior de sus deslindes”, se lee en el informe el que agrega: “No han sido incluidas en el cálculo del avalúo fiscal y el correspondiente pago del impuesto territorial, situación que evidencia el incumplimiento del objetivo del convenio de cooperación suscrito entre dicha entidad y la Municipalidad de Pucón para la mantención de un catastro actualizado de bienes raíces e intercambio de información”.

Según la Contraloría, es la municipalidad, específicamente la Dirección de Obras Municipales (DOM), la que debe emitir un catastro e informar al SII de los permisos, recepciones y edificaciones en la zona para que se puedan cobrar los impuestos territoriales correspondientes. Pero en la comuna no se hizo, pese a existir un convenio: “En efecto, y referente a los deberes de la DOM en la actualización de los avalúos fiscales, es menester señalar que en 2002 la Municipalidad de Pucón suscribió un convenio de cooperación con el SII para la mantención del catastro de los bienes raíces en la comuna e intercambio de información”.

En lo que respecta a lo económico, la Contraloría identifica los 19 terrenos declarados como eriazos y que presentan edificaciones, pero hace foco en uno: específicamente en la casa del empresario José Martabid, ubicada en la zona de Correntoso. Según el organismo contralor, esta vivienda de más de 3000 metros cuadrados está edificada en un terreno declarado como eriazo y paga, actualmente, un poco más de $900 mil en contribuciones anuales. De estar regularizada, según el informe, debiera cancelar un poco más de $18 millones cada doce meses. Esta construcción saltó a la luz pública en 2019, luego de una denuncia de la directora de Obras de la época, Lorena Fuentes, en torno a la actuación del abogado municipal, Cristian Águila. La causa fue investigada por la Fiscalía de Alta Complejidad de La Araucanía y desembocó en una suspensión condicional que benefició al profesional, quien había sido formalizado por prevaricación.

Entre los 19 terrenos que pesquisa la Contraloría, también se encuentra el de Aguas Araucanía. En el lugar, identificado con el rol 31-6 la empresa ubica la planta de tratamientos de aguas servidas de Pucón y, evidentemente, existe una edificación, pese a estar declarada como sitio eriazo. La Voz… trató de ubicar a la encargada de prensa de la compañía en la región, pero no respondió a los mensajes.

Estos 19 terrenos que, en teoría y de acuerdo al informe, no pagan el impuesto territorial adecuado, forman parte de un grupo de viviendas que no están con permiso de edificación y otras tantas que no poseen recepción de obras en el borde del Lago Villarrica. Ninguna de ellas estaría pagando los tributos que corresponden.