Cuarentena: decisiones con responsabilidad

*Por Eugenio Benavente

En esta columna, el presidente de la Cámara de Turismo entrega una visión de los efectos del confinamiento en la industria local y la cuantifica dramáticamente. Dice que cada día de cerrado dejan de entrar más de mil millones de pesos a la economía local.

Escribir algo coherente con la rabia que tengo no es algo fácil; más lo hago para aclarar y dejar a la vista la pésima decisión que tomaron con nuestra comuna.

Del estudio que realizó la Universidad de la Frontera, con sede Pucón, denominado “aporte del PIB turístico en la comuna” (lo anexamos al final para que lo lean) voy a hacer un cálculo simple, que fundamenta mi estado de indignación y, después que lo lean, seguro estarán de acuerdo con mi sentimiento.

La venta por concepto de actividades directamente relacionada al turismo (ingresos en dinero) formal en la comuna suman $82.600.000.000 de pesos al año. En este no se contemplaron las ofertas no registradas con iniciación de actividades en SII, que tampoco pagan patente ni ningún tipo de tributo, lo cual elevaría en un 40% más este número que ya parece abultado, pero es la realidad. Bueno, el 70% de estos ingresos se producen en los meses de enero, febrero, y parte de marzo, lo que nos daría una cifra de $57.820.000.000.- lo que sigue siendo un tremendo número por donde lo miremos.

Sigamos con el ejercicio. Si esto lo dividimos por 45 días, que son los días más altos en ventas de la temporada, llegaremos a una cifra de $1.285.000.000 de ventas día ¿qué tal? Para redondear y aclarar lo anterior, significa que la comuna, por cada día cerrada en temporada alta (nuestra condición actual en cuarentena) deja de percibir más de mil doscientos millones de pesos al día, los cuales se reparten entre todos los habitantes que trabajan en Pucón, y cuando digo todos, son todos sin excepción, chicos, medianos y grandes.

Por otro lado, si analizamos otra parte del estudio que hizo la Universidad, en el mismo documento, arroja que el PIB turístico de la comuna es de un 54% (en Chile el PIB turístico es de un 3,4) considerando sólo los formales, es decir si sumamos los informales, y las empresas con casa matriz fuera de la comuna, como son: los supermercados (Unimarc, Lider) la empresa Enjoy, y otras llegaremos sin duda a un 90% de aporte del turismo a la economía local. Si lo ponemos en “fácil”, por cada 100 pesos que ingresan a la comuna, 90 son directamente relacionados a actividades, servicios, alojamientos y giros de turismo. La pregunta es, ¿si seguimos cerrados, podremos vivir con el 10% que dejan los demás sectores económicos? La respuesta es, obviamente, NO.

Por todo lo anterior es que las decisiones deben tomarse con responsabilidad. Si las autoridades (locales, regionales, y nacionales) hubiesen hecho el mismo cálculo, habrían tomado otro camino, que no es el de cerrar las puertas del pueblo a esperar que bajen los índices de contagio. Con esta decisión estamos destinados a no poder sostener la economía de los negocios y las casas en la temporada baja que se nos viene.

Es hora de levantar las voces y exigir que el gobierno proponga otra salida bajo este prisma, con la convicción que este es el camino a la pobreza y a la posible pérdida de todo aquello que los habitantes de esta hermosa comuna han logrado forjar con tanto sacrificio. De esta tenemos que salir entre todos.

*Eugenio Benavente es presidente de la Cámara de Turismo

Vea el estudio PIB de la UFRO