Ciudad del Deporte

Este jueves recibimos en la comuna a la ministra del Deporte, Cecilia Pérez. Y la secretaria de Estado vino a anunciar que los recursos (cerca de $5.000 millones) para la construcción de la piscina semiolímpica municipal estaban asegurados de parte del Gobierno. Y el hecho de que la piscina se pueda materializar se suma al nuevo gimnasio. Y ambas estructuras, son las piedras angulares de la denominada “Ciudad del Deporte”, ubicada en el camino a lo que era la balsa de Quelhue. 

Y el proyecto no es menor, porque además del gimnasio y la piscina, se suman canchas de tenis, futbolito, un lugar para canotaje y una serie de obras menores destinadas a delinear un atractivo lugar de esparcimiento deportivo y familiar que, sin duda, será uno de los legados más relevantes de la administración del actual alcalde Carlos Barra, quien está a punto de dar el vamos a su último período como jefe comunal.

Y más allá de las diferencias y bemoles que cualquiera puede tener con su liderazgo, es indudable que las “obras son amores”. Y en ese sentido, lo de la Ciudad del Deporte será, probablemente, el punto cúlmine de una gestión con luces y sombras, pero que solo se podrá evaluar en su integridad y con mayor justicia con el paso de los años. 

Y es en ese sentido que no podemos perder de vista el perfil de nuestra comuna enfocada casi en su totalidad en la industria turística. Y esto, porque si bien las obras tienen un fin de potenciar el deporte y su práctica, también apuntan a generar eventos de importancia que, sin lugar a dudas, nos ayudarán en los meses de baja una vez que la pandemia acabe (esperamos que luego).

Ahora, es importante que el alcalde Barra pueda cerrar sus próximos cuatro años, también, con un profundo enfoque social; principalmente en la promoción de proyectos de viviendas para nuestra gente. Una ciudad tan próspera como la nuestra, no puede tener a sus habitantes sin casas dignas y sin acceso a los servicios básicos. Los recursos probablemente estén. Y así como se logró apalancar dinero para tan importantes obras deportivas, también es hora de poner toda la energía en lo otro. Porque solo el crecimiento equilibrado nos podrá dar la estabilidad necesaria para que Pucón siga siendo el centro del sur de Chile.