Concejal Avilés rechaza denuncia por “violencia de género” y acusa que es un “tema político”

En la reunión de los ediles de este miércoles se leyeron dos cartas que volvieron a poner el tema en la mesa. El independiente elegido con cupo de la UDI reconoció que tal vez el problema es que habla con un tono alto de voz, pero que en ningún momento insultó a la posible víctima.

CONCEJO.- El concejal Avilés realizó su defensa en la reunión del concejo municipal realizada este miércoles 18 de agosto. Se aclaró, además, que existe una investigación sumaria.

El concejal independiente (elegido en cupo de la UDI) Armin Avilés salió al paso de la acusación por “violencia de género” realizada en su contra por la directora de Desarrollo Comunitaria (Dideco), Verónica Turra, luego de una denuncia realizada por una funcionaria de esa unidad en contra del edil. Avilés sostuvo que se trata de, derechamente, de una acción u operación política. Todo esto en que, según el concejal, el hecho cuestionado ocurrió en junio; pero la denuncia formal de Turra sucedió recién el 2 de agosto.

“Yo lo estoy mirando como algo político. Ustedes me conocen, yo no voy a ir a tratar mal a una persona, menos cuando había otras personas ahí que son profesionales jóvenes. Y ellos firman una carta (se refiere a una misiva enviada por parte del equipo de Dideco) y ellos ven que hablo fuerte. Aparte yo no he nombrado a la persona, pero ella sabe como la ayudé”, explicó Avilés ante el concejo en el que faltaba el alcalde Carlos Barra, quien se excusó por estar en una actividad protocolar.

Según Avilés el hecho se generó cuando él fue a realizar consultas por un caso social extremo y reconoció que él pudiese hablar con un tono de voz más alto que lo normal; por lo que se pudo malinterpretar: “Mi problema es que hablo fuerte, pero en ningún momento voy a insultar (…) lo que a mí me parece raro es que esto ocurre a fines de junio y se viene a saber en agosto. Estamos desfasados  en un mes y medio. Para mí esto solo es política, por querer hacer mi trabajo bien”.

En el concejo municipal realizado este miércoles se leyeron otras dos cartas que denunciaban el hecho y también se aclaró que existe una investigación sumaria para indagar los hechos. Eso sí, ni el concejal Avilés, ni la funcionaria que aparece como eventual víctima están sujetos a sanciones administrativas. El primero por ser una autoridad y la segunda por estar contratada a honorarios. Ambos, eso sí, podrían sufrir eventuales causas penales o civiles. Avilés también denunció públicamente amenazas, pero no aclaró si lo hizo formalmente ante el Ministerio Público.