Terrazas en la calle están con fecha de expiración: restaurantes tienen plazo de una semana para retirarlas

El representante de los restauranteros reconoce que había un compromiso previo de desarmarlas al finalizar el estado de excepción, pero que hay algunos comerciantes que no están conformes y podrían recurrir a la justicia. Medida será aplicable en Fresia y O’Higgins, principalmente.

ACUERDO.- Desde el gremio de los restauranteros explican que existía un acuerdo que implicaba retirar las estructuras una vez que finalice el estado de excepción. (Fotografía Rodrigo Navarro).

La verdad es que era un compromiso firmado por los restauranteros, según lo explican algunos dirigentes, y el tiempo se cumplió. Se trata de las terrazas ubicadas en las calles fuera de los establecimientos gastronómicos y que estarían hasta el fin del estado de excepción. Y esta medida por la crisis de la pandemia que permitía, entre otras cosas, establecer cuarentenas y toque de queda termina a la medianoche de este jueves 30 de septiembre. Por lo mismo, las terrazas en la calle también tienen fecha de expiración. Y según lo que explicaron a La Voz… algunos directivos de la municipalidad, se les está dando un plazo de una semana (cinco días hábiles) a los comerciantes para que retiren las estructuras ubicadas, de preferencia, en las calles Fresia y O’Higgins.

Néstor Fiorentini, dirigente del gremio de los restauranteros, reconoció el acuerdo previo de retirar las estructuras cuando termine el estado de excepción constitucional, aunque se jugaron una última carta para ampliar el permiso hasta la Semana Santa de 2022. “Tenemos cinco días hábiles para levantar las terrazas que están en la calle y las que están en la vereda que no cumplen la norma que exige la municipalidad no tienen que ser levantadas, pero sí reformadas”, explicó Fiorentini, quien agregó: “El permiso que nos otorgaron al gremio gastronómico, aceptando las condiciones que, dentro de ellas, era que cuando se levantara el estado de excepción nosotros deberíamos retirar las terrazas puestas en la calle, no así las que estaban en la vereda. Fue un compromiso adquirido por el gremio, por lo tanto debemos respetar lo que firmamos y que nosotros nos comprometimos. De ahí en más nosotros comenzamos a pedirle a la municipalidad y a los concejales si nosotros podíamos extender este permiso hasta Semana Santa aprovechando el verano y porque los aforos no han cambiado interiormente, pero no fue acogida la petición nuestra y hoy estamos en vísperas de que toda la gente que ha invertido en las terrazas va a tener que retirarlas en cinco días más”.

El asunto de las terrazas fue visto en una reunión de comisión de los concejales celebrada la mañana del miércoles. Y si bien había cierta intención de renovarles el permiso, al parecer legalmente no es mucho lo que pueden hacer, debido a que las calles de la ciudad están bajo administración del ministerio de Vivienda y Urbanismo y son ellos, en definitiva, quienes podrían facilitar un permiso especial; algo complejo si se le suma que hay una serie de elementos en juego como la seguridad vial y los espacios de estacionamiento entre otras cosas. “Lo único que podría revertir el caso es que la seremi dijera que, efectivamente, ellos van a otorgar permisos para que la gente utilice la vía pública para ejercer su negocio y se les de permisos“, sostuvo la concejal Daniela García.

Néstor Fiorentini, en tanto, reconoció que la idea de sacar las estructuras de la calle tiene a algunos comerciantes bastante inquietos y, de hecho, hay un grupo que podría explorar la posibilidad de ir a tribunales para mantener el beneficio: “Hay varios que están viendo la posibilidad y han contratado abogados viendo lo que se venía y quizás pongan recursos de protección. Nosotros como gremio no estamos de acuerdo, pero hay gente que lo va a hacer”.