Organización de Triatlón explica que flexibilizaron protocolos, lo que permite competir sin vacuna a Bárbara Riveros

Director de la carrera señaló que hubo que modificar las normas que ellos mismos se autoimpusieron al inicio para que los no inoculados puedan participar. Sobre si hay casos similares a la pentacampeona de Pucón, señalaron que no existen entre deportistas locales, sin hacer referencia a los internacionales.

CUARENTENA.- Según lo que dijo la organización la destacada atleta chilena cumplió con todos los protocolos exigidos por el Gobierno para entrar al país, incluyendo una cuarentena efectiva de siete días. (Fotografía Víctor Vergara).

Una dura polémica se levantó, principalmente, en redes sociales y en los medios de comunicación luego de conocerse que la pentacampeona del Triatlón de Pucón, Bárbara Riveros, competirá en la denominada “carrera más linda del mundo” sin estar vacunada. Esto, contraviniendo las exigencias iniciales autoimpuestas por la misma organización que apuntaban a que todos quienes tuvieran relación con el evento debían estar con las inoculaciones en contra del Covid-19 al día y acceder con el pase de movilidad. Pero, ¿qué fue lo que cambió entre las declaraciones de principio de diciembre y ahora cuando la destacada atleta está a punto de salir a las calles de la comuna para revalidar sus títulos?

Según el director de la carrera, Guido Cornejo del Club Deportivo de la Universidad Católica (CDUC), adaptaron los protocolos para permitir que quienes no estuvieran vacunados puedan entrar a la competencia. “Cuando partimos con la solicitud de los permisos, las circunstancias de la pandemia en Chile eran distintas a las que vivimos hoy día. Nosotros presentamos un protocolo sanitario muy exigente en términos de lo que tenía que cumplir un deportista para competir en esta carrera, que indicaba incluso que cada uno tenía que partir con un PCR”, dijo y luego agregó en una conferencia de prensa replicada por los medios nacionales, entre ellos el diario La Tercera desde donde se replican estas declaraciones: “Hasta que se definió un protocolo que nos permitió involucrar a deportistas que podían competir sin tener todas las vacunas. Al no tener la posibilidad de que un deportista tenga pase de movilidad, pudiera competir con un test de antígeno o un PCR negativo. No ha sido fácil llegar a este evento e implica un riesgo bastante grande, pero una vez que tomamos la decisión como institución decidimos llegar hasta las últimas consecuencias en términos de arriesgarnos”. En rigor, hubo una flexibilización de los protocolos difundidos inicialmente para permitir a los no inoculados, como Riveros, competir.

Sobre el eventual impacto en el aforo que la competencia tiene, al existir a lo menos una persona sin su pase de movilidad (todo esto normado en el Plan Paso a Paso del Gobierno), desde la organización señalaron que no existe ningún problema, ya que el aforo para este año (un poco más de 2.000 atletas) es menor en comparación al de años anteriores. Desde la seremi de Salud, en tanto, pese a la insistencia con las preguntas sobre este tema, no respondieron a la inquietud de este medio.

Pero también saltó otra duda sobre la situación de Riveros. ¿Cuántos otros competidores participarán en las mismas condiciones que la triatleta olímpica nacional? Según respondieron desde la misma organización “no hay situaciones similares entre deportistas locales”. Sobre los internacionales no se pronunciaron hasta el cierre de esta edición.

La situación de Riveros se hizo público justo en el momento que se ventilaba una polémica similar con el tenista serbio Novak Djokovic, quien no pudo participar en el Abierto de Australia por no estar vacunado y fue devuelto a su país. Bárbara Riveros argumentó en torno a que no había podido establecerse en un lugar determinado por el tiempo necesario para inocularse. Ella, según contó, ha estado radicada en Australia y desde ahí sale a competir. “Tuve que realizar una cuarentena de siete días y la razón por la que no estoy vacunada es porque estuve un año y medio en Australia sin poder salir hasta que se reabrió el ranking olímpico a Tokio. En esa época, Australia estaba bastante retrasado con las vacunas y la gente de prioridad era la gente adulta. Salí de ahí y tuve que viajar mucho buscando los puntos olímpicos para poder ir a Tokio y después de eso me he estado moviendo bastante como para poder cumplir el tiempo para pasar de una dosis a la segunda, pero invito a todos a que se vacunen. Yo lo haré cuando me pueda asentar más en un lugar. Si será Europa, será Europa. Y si es Australia, será Australia”, dijo en la conferencia del viernes.

El Triatlón Pucón parte este domingo a las ocho de la mañana y será la vuelta de la competencia luego de dos años de suspensión. Primero por el denominado “estallido social” y luego por la pandemia.