Fiscalía investiga muerte de adolescente en Pucón: se descompensó en internado de Curarrehue

La indagatoria encargada a la SIP de Carabineros busca rehacer las últimas horas de vida de la joven y si hubo o no consumo de alguna sustancia extraña que pudo haber gatillado la crisis. 

SML.- El Servicio Médico Legal (SML) retiró el cuerpo de la niña la mañana de este miércoles. El análisis científico al cuerpo será clave para dilucidar las reales causas del fallecimiento.

Hasta el cierre de esta edición los hechos eran aún confusos, pero los testimonios de familiares y amigos de la menor Y. E. C. N. de tan solo 15 años ayudan en parte en rehacer las últimas horas de vida de la menor y, quizás, algunas luces de la causa de muerte de la joven que estaba interna en el Complejo Educacional Monseñor Francisco Valdés Subercaseux. El hecho ahora es investigado por la fiscalía, organismo que encargó a la Sección de Investigación Policial (SIP) de Carabineros la indagatoria que tiene a lo menos dos líneas: reconstruir en detalle las últimas horas de vida de la niña y si hubo consumo de algún tipo de sustancia extraña que pudo haber gatillado la fatal crisis.

De acuerdo al testimonio de los familiares de la menor que hablaron con este medio, la joven dejó su casa en Reigolil el martes pasado para volver al internado del establecimiento educacional donde cursaba el segundo año medio. “Se fue sanita y no tenía ningún problema”, dijeron. Luego de eso no tuvieron más noticias de ella hasta la madrugada de este miércoles. Antes, eso sí, cerca de las 23 horas del mismo martes, la víctima intentó hacer unas llamadas de celular a sus familiares que no se concretaron. Pero lo peor vendría después. Una nueva llamada proveniente del consultorio de Curarrehue daría la alerta. La menor estaba grave y tuvo que ser derivada a Pucón. Y si bien en la Urgencia del Hospital San Francisco hicieron todo lo posible para reanimarla, cerca de las cuatro de la madrugada un paro cardiorrespiratorio terminó con la vida de la niña.

Ahora la investigación deberá dilucidar si la menor consumió algún tipo de drogas. La sospecha no es menor, ya que una tía de la joven señala que la doctora que atendió a la víctima les reveló que la niña les señaló, antes de fallecer, que había un secreto que debía contar. Y esto era que había consumido drogas. La misma tía sostuvo que el cuerpo presentaba algunos moretones en las piernas. Ninguno de estos últimos dos elementos fue confirmado por personal médico. En la ficha de atención —según quienes tuvieron acceso al documento— solo aparece que la menor llegó acompañada de un inspector del establecimiento, quien señaló que la paciente se había desmayado luego de un dolor en la cadera y que tomó paracetamol y diclofenaco. En todo caso, la autopsia que realizará el Servicio Médico Legal (SML) arrojará si hubo o no hubo consumo de alguna sustancia prohibida o alcohol y también la razón de las marcas (pudieron ser provocadas en el proceso de reanimación). 

La Voz… trató de contactar a los directivos del establecimiento educacional en Curarrehue, pero señalaron que no se referirían al caso.