Estacionamientos en O`Higgins

A través de nuestra corta historia hemos ido estableciendo ciertas posiciones respecto a los diferentes temas que han aparecido en nuestra ciudad. La idea es poder hacer un ejercicio de transparencia y plantear, siempre, el lugar desde el cual escribimos y nos paramos frente a las contingencias. Y ahora no será diferente.

Y nos referimos específicamente al proyecto de la municipalidad de dejar libre de estacionamientos la principal avenida de nuestra ciudad: O’Higgins. Además, unir esa idea a potenciar el uso de la bicicleta por sobre el automóvil. Y esto, en relación al proyecto de la empresa publicitaria YES que aportó bicicletas gratis y dos camiones de acercamiento.

Y claro, la idea puede traer complicaciones, molestias y una variopinta discusión sobre si es un acierto o no. Es más, asumimos que van a existir errores en la implementación que deberán ser zanjados con premura. Pero valoramos y aplaudimos el atrevimiento a innovar. Celebramos lo que creemos es la valentía de hacer cambios. Y si hay que equivocarse, bueno lo remarcaremos (como lo hacemos siempre), pero desde el punto de vista que los errores son “por hacer” y no por la inercia que nos da la autocomplacencia que nos ha tenido estancados en este tema por algunos años. Celebramos que nuestras autoridades, en este caso del municipio, se atrevan a probar nuevas técnicas que brinden un mejor flujo vehicular que tanto dolor de cabeza nos genera en el verano, tanto a los habitantes como a los turistas que nos sustentan.

Así las cosas, creemos que la congestión en la temporada alta de verdad que es un problema y, tal vez, sacar los estacionamientos de O’Higgins sea como tirar una piedra pequeña en un lago; pero puede ser un inicio. Puede ser una luz de esperanza. Puede ser la punta de lanza en la que todos aportemos para generar los cambios que esta ciudad pide a gritos. Y en buena hora que la administración se atrevió. Y más allá de sacar cuentas políticas pequeñas o grandes, es necesario que todos sumemos nuestras ideas para un Pucón mejor. Y esperamos, también, que nuestras autoridades escuchen y así como tuvieron la valentía de jugársela por la eliminación de las bolsas, el confeti de año nuevo y los estacionamientos de O’Higgins; también la tengan para tomar proyectos ajenas e implementarlos. Y si se equivocan, se corrige, tal como dicen en el mundo del emprendimiento de USA: “Equivócate rápido ,equivócate  barato”. Todo, por el bien de Pucón.