Ejecutivo de la CGE acusa que comunidad retuvo a brigadistas e impidió trabajos para restablecer la energía en la zona

Cristián Araya relata los difíciles momentos que vivieron los funcionarios y un un grupo pequeño de Carabineros. Cuenta que tuvieron que salir arrancando.

La imagen corresponde al lugar exacto de la falla que tiene a la zona sin energía.

La situación se torna cada vez más compleja. Y el tiempo de demora y los más de 30 grados de calor que atacan la zona lacustre no son, precisamente, un aliado para la contingencia generada por el corte de energía eléctrica que, al cierre de esta nota, sufrían más de 50 mil clientes de la CGE. Pero los problemas han ido más allá de lo técnico e incluye una comunidad mapuche exigiendo demandas y a funcionarios técnicos que fueron retenidos esperando a la espera de respuestas de parte del gobierno regional. Todo esto en la zona de Mahuidanche en un área limítrofe entre Pitrufquén y Freire.

Así, al menos, lo explica Cristián Araya, gerente de instituciones y comunidades de la CGE. Quien explicó a La Voz…, que el problema técnico se generó a eso del mediodía del sábado. Y se trataba de una línea de alta tensión que presentó problemas. El punto es que cuando llegaron los técnicos de la empresa, un grupo de comuneros les impidió hacerlo y exigió la presencia de un jefe. Y el jefe llegó para tratar de mediar, pero fue infructuoso. Es más, según Araya, el funcionario, junto a los brigadistas de la empresa, estuvieron retenidos en la zona por, al menos dos horas.

“Enviamos brigadas a revisar la línea. Y en este caso era una línea de transmisión de 66 kw., ubicada en el sector de Mahuidanche en la comuna de Pitrufquén. Pero al llegar al lugar encontramos una fuerte oposición de la comunidad residente. Impidieron la entrada de nuestros brigadistas para realizar las reparaciones. Pero más allá de eso, los dejaron retenidos en el lugar y pidieron que fuera un jefe. Y fue un jefe del área técnica y también lo dejaron ahí prácticamente encerrados en ese sector. Los dejaron retenidos”, explica el ejecutivo, quien agrega: “Luego llegaron cuatro carabineros y la cosa se complicó. Carabineros también estuvieron ahí retenidos y finalmente tuvieron que arrancarse. Dejaron las camionetas y tuvieron que arrancarse del lugar porque la cosa se estaba poniendo compleja”.

El tema de la falla, por cierto, que se complicó debido a que como no se pudo reparar, se tuvo que hacer una transferencia de energía, pero la llegada de la noche recargó el circuito e hizo caer al sistema completo. A eso de la medianoche, la CGE hizo un nuevo intento, pero esta vez con personal de Fuerzas Especiales de Carabineros, según cuenta Cristian Araya. “A medianoche, junto a apoyo policial, realizamos un segundo intento para reparar la línea y encontramos árboles caídos sobre la red y un poste dañado. La situación a esa hora volvió a ponerse difícil. No pudimos seguir trabajando y la instrucción fue salir de ahí”, recalca el ejecutivo.

El principio de la salida sólo pudo vislumbrarse la mañana de este domingo, cuando tuvo que llegar al lugar el seremi de Energía, Erwin Gudenschwager, para mediar en el conflicto. Así las cosas, la empresa trabaja en la reparación de una de las líneas que se complicaron para poder operar con mediana tranquilidad en la zona. Hay una segunda que quedará sin reparar y estará a modo de garantía para que la comunidad pueda establecer una mesa de conversaciones este lunes con diferentes autoridades de gobierno:  “Finalmente se llegó a un acuerdo que hacía alusión a demandas históricas de tierra y para llegar a este acuerdo pidieron mañana (lunes) una reunión en el lugar con distintas autoridades de gobierno”.

Según explicó Araya, la idea es poder reparar el problema y restablecer el suministro. Luego de ello, analizarán si realizan las denuncias correspondientes por la retención. También verificarán si la falla fue por razones naturales o hubo intencionalidad. La reparación partió a eso de las 11 de la mañana de este domingo y se estima en cuatro horas la duración de los trabajos.