Hija de Sandra Coliñanco sale del riesgo vital y en Villarrica marchan para “pedir justicia”

La pequeña Monserrat fue desconectada de a ventilación mecánica y ya lo hace por sus propios medios, pese a la mejoría sigue en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Regional. En la vecina ciudad lacustre, en tanto, cerca de cien personas se manifestaron en las calles en contra de las actuaciones judiciales en el caso protagonizado por Alfonso Podlech.

La marcha se detuvo por varios minutos en el lugar donde ocurrió el fatal accidente.

 

“Podrán tener la razón, pero no la verdad”.  La frase, una de las muchas que aparecieron en los improvisados discursos, marcó varias distancias en la protesta convocada para la tarde de ayer en Villarrica. ¿La razón? El evidente descontento instalado en los convocantes y entre quienes asistieron por lo generado a partir del atropello protagonizado por el ex fiscal militar en tiempos de la dictadura, Alfonso Podlech Michaud; el que terminó con el fallecimiento de Sandra Coliñanco (33) y dejó grave a la hija de la mujer, Monserrat de tres años. Pero entre tanta desgracia, en las últimas horas hubo algo de luz. Esto, porque se supo que la pequeña ya está fuera de riesgo vital y durante el jueves fue desconectada de la respiración mecánica. Y si bien continúa en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Regional, las señales de recuperación son cada vez más claras.

Y esto último también se conoció en medio de la protesta, la que tuvo entre los oradores al concejal Sergio Mora y al alcalde Pablo Astete. Ambos de la vecina ciudad lacustre de Villarrica. Y aunque el discurso del jefe comunal fue más equilibrado que el del concejal (quien incluso acusó colusión de la prensa); ambos se unieron a las cerca de cien personas para pedir “justicia para Sandra…”. Y claro, las débiles cautelares solicitadas por el fiscal Néstor Riquelme el día de la formalización de Podlech parecieran no cuadrar con la gravedad y la tragedia desatada a partir de las 11:32 de la mañana del lunes en la esquina de Valentín Letelier con Camilo Henríquez, lugar del hecho.

La marcha, que partió y terminó en el frontis de la municipalidad villarricense, recorrió las calles céntricas de la ciudad y tuvo su punto más dramático cuando se detuvo por algunos minutos en la esquina de la fatalidad. Allí hubo más discursos, la mayoría de ellos teñidos de alusiones políticas por el pasado de Podlech en la dictadura militar y las causas que arrastra por violaciones a los derechos humanos. También hubo algunos que plantearon que Podlech no debía manejar por varias razones: su edad, las causas en su contra y porque, en los hechos, la municipalidad puconina le negó la licencia en primera instancia y luego el Juzgado de Policía Local (JPL) en el que el hijo del abogado es el juez principal revocó esa decisión.

Luego de algunos minutos en la trágica esquina, el grupo siguió su marcha por el centro de Villarrica para finalizar donde había comenzado: en el frontis municipal. En ese lugar se dieron las palabras de despedida y se acordó repetir la manifestación periódicamente para presionar y, a lo menos, hacer más duras las medidas cautelares en contra del ex fiscal militar, quien fue formalizado por dos cuasidelitos: homicidio y lesiones graves, por los que arriesga penas que van en entre los 61 días y tres años de presidio.

Fernanda Salgado, quien organizó la marcha a través de sus redes sociales, explicó que la motivación para hacerlo estaba en lo que considera la injusticia generada en el ámbito penal. Para ella, que el abogado sólo haya quedado con una firma quincenal y arraigo nacional es una especie de burla con las víctimas. “Se están riendo de una familia completa, de amigas, colegas, de niños; porque ella trabajó con niños. Eso es lo que más me llamó la atención para pelear y que esto no quede impune. Toda persona que causa una tragedia de esta calaña tiene que pagar. Si bien el caballero (Podlech) está en su cas relajado mirando televisión, hay una familia que sufre y no es justo”, expresó Fernanda Salgado, quien agregó: “Las penas son bastante bajas, pero si esto no repercute y no se revoca la medida cautelar que se dio, el hombre tiene que hacerse cargo del daño irreparable que ha hecho de una forma más concreta”.

Luego del final, los manifestantes se fueron tranquilos y sin mayores complicaciones; tal como se desarrolló toda la manifestación.