Casino: inminente fallo de la Corte de Apelaciones, mientras Contraloría dice que no se pronunciará mientras esté judicializado

Resolución que definiría en parte el futuro del principal centro de juegos de la zona ya se encuentra redactada y en manos de los ministros del tribunal de alzada capitalino. En lo administrativo, en tanto, directora de Obras local mantiene su posición de la calle Holzapfel como “de servicio” y organismo contralor evita opinar mientras la causa esté en la justicia.

La sexta sala de la Corte de Apelaciones de Santiago está a las puertas de dictar el fallo que podría definir parte del futuro de la nueva concesión del casino municipal de Pucón. Esto, porque según se pudo apreciar en el sistema web del Poder Judicial el fallo ya fue acordado y entregado a los ministros integrantes para que lo revisen. Es decir, el fallo está redactado y su publicación es inminente.

La decisión de los jueces establecerá si la reclamación que hizo la empresa Sun Dreams en contra de la superintendencia de Casinos (SCJ) y Juegos está ajustada a derecho. La idea de la reclamante es revocar la decisión del organismo que le otorgó la concesión por 15 años a la compañía casinera Enjoy, los mismos que actualmente controlan el principal centro de juegos puconinos. La base del fundamento del requerimiento interpuesto por Dreams apunta que las ordenanzas legales que posibilitan la edificación en la zona del Gran Hotel Pucón, lugar donde Enjoy planea levantar la edificación, son incompatibles con el proyecto de la empresa ligada a la familia Martínez.

De acuerdo a lo ventilado en la causa, uno de los principales problemas apunta a la calidad de la calle Clemente Holzapfel. El punto es que por la carga de personas que tiene el proyecto de Enjoy (4.700 personas), es necesario que la vía sea catalogada como “colectora – distribuidora”; pero por ahora la directora de Obras de la municipalidad, Lorena Fuentes, la catalogó como “de servicio”. Así las cosas el proyecto de Enjoy se complicaría en extremo.

El tema por ahora corre por dos carriles, el judicial con el fallo inminente de la Corte de Apelaciones, y el administrativo con el cómo se cataloga finalmente la calle Holzapfel en la Dirección de Obras Municipales (DOM). Es en este contexto que Lorena Fuentes ya entregó su posición definitiva a solicitud de la secretaría regional ministerial (Seremi) de Vivienda y Urbanismo (Minvu). Fuentes, en un oficio de respuesta a la consulta realizada por el Minvu, se mantuvo firme y —según las fuentes consultadas— mantuvo a la calle Holzapfel como “de servicio”.

 

Lo que viene

Ahora bien e independiente del fallo de la Corte de Santiago, es probable que el tema derive en una disputa en el ámbito administrativo. Esto, porque es posible que la empresa Enjoy apela al Minvu por la posición de Lorena Fuentes. Y es sabido que la posición del Minvu regional en este tema es catalogar la calle como “colectora distribuidora”; lo que ha quedado claro en diferentes oficios emitidos por Pablo Artigas, jefe regional de la cartera de Gobierno. Así las cosas, la posición de Fuentes podría ser revocada por la decisión del superior jerárquico en este tipo de casos (el Minvu tiene autoridad sobre las DOMs municipales). Si la cartera de Artigas califica Holzapfel como “colectora distribuidora”, Enjoy tendría una vía rápida para acomodar su proyecto a las necesidades que impone la zonificación (la zona quedó como Z-3 luego de otra polémica, lo que sólo permite una ocupación del 20% de los terrenos y alturas máximas de hasta tres pisos) y la holgura que le otorgaría la categorización de Holzapfel como “colectora distribuidora”.

El punto es que, según se supo, los abogados de la empresa Dreams están atentos a estos movimientos e impugnarían a nivel administrativo e , incluso, en las cortes regionales cualquier intento de otorgar un documento que favoreciera la decisión de Enjoy. Y la categorización de la calle es el principal foco de controversia.

 

Resolución de Contraloría

Otro de los elementos que restaba por zanjar es el esperado pronunciamiento de la Contraloría solicitado por el diputado de Evópoli, Sebastián Álvarez, quien recurrió al mencionado organismo para que se pronuncie respecto a las controversias de la zona y la calle. La decisión de la Contraloría (que se puede bajar haciendo click aquí) fue escueta y en pocas palabras señala que no se puede pronunciar debido a que existe una causa abierta en tribunales.

Todo esto mientras los tiempos corren para Enjoy. Hay que tomar en cuenta que hace casi un año fue otorgada la licencia para que la compañía eche a andar su nuevo proyecto. De acuerdo a las bases de la licitación, la empresa que se adjudique la concesión tendrá dos años para poner en marcha el nuevo casino. Eventualmente tendría un año más de plazo. Es decir, el plazo podría llegar a tres años. De no estar levantadas las obras y funcionando el centro de apuestas en este período (en los hechos en junio de 2021) la SCJ declararía la nulidad del proceso, cobraría la boleta de garantía y deberá llamar a una nueva licitación y en ella, la empresa que no cumplió, no podría participar. Así las cosas, Enjoy corre contra el tiempo.