Volcán baja a alerta amarilla y zona de exclusión al cráter pasa de dos a un kilómetro

La noticia fue confirmada por Janet Medrano, jefa de la Onemi regional; quien sostuvo que seguirán con el monitoreo al macizo.

La imagen muestra una de las últimas noches de la semana pasada en la que se vio luminosidad en el cráter. (Fotografía Javier Sepúlveda).

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) bajó la alerta técnica volcánica para el Villarrica de naranja a amarilla. Esto, luego de que los datos apuntaran a que la actividad en el macizo tiende a estabilizarse tras permanecer por una semana con parámetros inestables que hicieron temer una erupción.

La encargada de oficializar la decisión de bajar el nivel de la alerta, fue Janet Medrano, jefa regional de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi); quien acotó, eso sí, que el monitoreo se mantiene y que el área de exclusión bajó de dos kilómetros a un kilómetro. “Esto implica que se modifican las medidas que se han tomado en torno al área de exclusión, específicamente, bajando de dos kilómetros a un kilómetro alrededor del cráter”, explicó la autoridad, quien agregó: “El sistema sigue activado, sigue alerta, atentos a cualquier variación en la situación”. Así las cosas, tanto la alerta técnica del Sernageomin como la civil de la Onemi se encuentran en “amarillo”.

El Volcán Villarrica se encontraba en alerta naranja desde el pasado nueve de septiembre, cuando las autoridades oficializaron que los niveles de sismicidad y otros parámetros se habían disparado desde el día anterior, domingo ocho de septiembre. De hecho, la el martes 10, el volcán se hizo visible luego del mal clima de los días previos, y se dejó ver con bastante incandescencia y explosiones en el cráter. Desde ahí, los datos comenzaron a la baja.

Espacio Disponible

La alerta volcánica generó inquietud en los empresarios turísticos debido a la cercanía de la semana de fiestas patrias, en la que se espera que una gran cantidad de visitantes llegue a la zona. El volcán en alerta naranja pudo generar un efecto negativo en aquellos que planeaban pasar el feriado en la zona; aunque eso solo se clarificará una vez que se conozcan las cifras de ocupación posterior a las fiestas.