Habla testigo clave en caso de joven que acusó una violación y se suicidó: “Yo la vi en la cabaña”

La Voz…, reconstruye la fatídica noche y madrugada en la que Antonia Barra vivió, según el relato de sus padres, el ataque que gatillaría la fatal decisión de la estudiante de Ingeniería Comercial, el que habría ocurrido al interior de una vivienda de alquiler en la zona centro de Pucón. Ministerio Público indaga dos denuncias en contra de la misma persona.

Según el relato del abogado, la joven había señalado que planeaba cometer suicidio a una persona, pero no hubo reacción. (Fotografía Facebook).

Cuatro hombres y una mujer. Así se componía el grupo que arrendó la casa en la zona centro de Pucón la tarde del 17 de septiembre pasado. Era solo una noche y el valor pactado fueron $45 mil. Los ocupantes eran jóvenes, presumiblemente todos de la ciudad de Temuco. Pero lo que partió como una noche de celebración por las fiestas terminó en un hecho que fue denunciado como una violación de la joven estudiante de ingeniería comercial Antonia Barra Parra de 20 años. Esta última falleció por suicidio el fin de semana que recién pasó. Y según sus progenitores, la fatal decisión fue tomada debido a las secuelas psicológicas que le quedaron luego de ser violentada sexualmente la madrugada del 18 de septiembre en la vivienda arrendada por los cinco jóvenes; quienes llegaron en un auto Mercedez Benz blanco del año 2013.

Pero qué pasó aquella noche en Pucón. La Voz… reconstruyó esas horas en base a lo que cuenta el abogado de la familia Alexander Schneider y a fuentes que prefirieron, por ahora, mantenerse anónimas; pero que —aseguran— están dispuestas a declarar a la PDI. Los datos investigativos recopilados en las últimas horas, indican que Antonia Barra decidió viajar a Pucón a pasar las fiestas junto a una amiga y al pololo de ésta. Los tres fueron a bailar a la discoteque ex Murano (actual Black Room Stage). Ya en el lugar, en principio se desconectaron entre ellos y, pasadas las horas, Antonia fue abordada por un hombre, quien se encuentra identificado y es el principal sospechoso del ataque sexual. Esta persona, la habría sacado del centro de diversión junto a otros jóvenes. Y de eso hay un testigo. ¿A dónde la llevaron? Si bien aún se debe reconstruir toda la secuencia, lo más probable es que se hayan dirigido hacia la casa alquilada en el centro de Pucón.

“En algún momento la amiga y el pololo de la amiga le pierden el rastro, pero hay un testigo que dice que ve cuando la sacaron de la discoteque entre varios, la subieron a un vehículo y se la llevaron”, relata el abogado Schneider, quien agrega que probablemente Antonia había consumido alcohol, aunque no descarta que pudieron darle algún tipo de droga: “Tengo la duda si se pudo haber ocupado algún tipo de droga especial, porque está muy de moda ese tema, porque la situación que ella describe (en unos audios que deja para su familia) en torno a no recordar la manera en que pasó y cómo la sacaron puede ser por dos posibilidades: o estaba bajo los efectos del alcohol que es una posibilidad que no se puede negar o la otra posibilidad es que se le haya dado alguna droga mezclada con el trago”.

En todo caso, el abogado señala que si es que si Antonia estaba con demasiado alcohol en su cuerpo, la figura de la violación se configura igual, debido a que la víctima pudo haber estado privada de su racionalidad completa. Es decir, podría incluso ser un agravante.

De acuerdo al relato, pasadas las horas y ya en algún momento de mayor lucidez, Antonia logra llamar por teléfono a su amiga, quien llega hasta la casa donde estaba el grupo y Antonia, quien es sacada de la vivienda. Según quienes conocieron detalles de la denuncia, la joven se encontraba en un grave estado físico y emocional producto de la agresión sexual. 

La Voz…, logró contactar a uno de los testigos que estaba en la casa esa madrugada y aunque fue un relato escueto, sí confirmó que vio llegar a la joven a la casa arrendada. “Yo no conocía al tipo (al supuesto agresor), pero conocía a los amigos de él. A los que andaban en el grupo. La verdad es que yo no vi si llegó en un auto. Yo estaba dentro de la cabaña en ese momento (a la llegada)”, cuenta, y luego agrega: “Yo la vi en la cabaña. Estaba curada”. Si bien la persona contactada se negó a seguir entregando el testimonio, sí confirma la presencia de Antonia Barra al interior de la vivienda alquilada.

El abogado Schneider entrega otros datos y señala que cuando la amiga llegó hasta el lugar donde estaba Antonia, se encontró con una escena en la que había algunos hombres jóvenes semidesnudos en el living. “Todo esto se reconstruye con el audio, con el testigo que está dentro de la discoteque y la ve cuando la sacan, y con la amiga que la recupera el día siguiente en la madrugada desde la casa donde esto había sucedido”, dice el profesional.

Otros datos conocidos por La Voz…, apuntan a que esa noche llegaron a la cabaña más personas que las que inicialmente arrendaron. De hecho, eso generó un malestar en la dependienta; quien los recrimina a la mañana siguiente por haber incumplido el trato relacionado a las personas que pagaron el lugar y las que finalmente llegaron (“Había ocho o diez personas en total”, dice la dueña de la casa a este medio).

Pero hay más elementos ocurridos luego del hecho. Más específicamente, en las semanas intermedias entre el denunciado ataque y el suicidio de la joven estudiante. Según el abogado, la joven tuvo una conversación con el supuesto agresor y este último la habría amenazado: “Tengo antecedentes que la niña que se suicidó habría tenido una conversación con este sujeto y podría haber sido amenazada. Es una posibilidad”.

Denuncias

Durante la mañana de este miércoles la fiscal vocera del Ministerio Público regional, Nelly Marabolí, confirmó la recepción de dos denuncias relacionadas al caso. La primera por el hecho conocido durante las últimas horas y en el que aparece como víctima Antonia Barra. Y el segundo es por uno del año 2013, caratulado como abuso sexual y en el que la víctima tendría (en la fecha del ataque en 2013) 13 años de edad. “Este hecho (el último) afectó, precisamente, a una amiga de la persona fallecida el día domingo”, explicó la fiscal Marabolí, quien acotó que este último hecho habría ocurrido en Temuco.

La fiscal también confirmó la presencia de mensajes de audio en los que la joven Antonia explicó los hechos y el móvil del suicidio. La fiscal Maraboli también hizo un llamado para que quienes deseen hacer denuncias se acerquen a la fiscalía o a las policías para denunciar: “Ese es el llamado de la fiscalía, que confíen en el sistema de justicia”. El fiscal a cargo de la investigación es Miguel Rojas.