Empresa que administra parquímetros reclama “inoperancia” de parte de la municipalidad

A un mes de trabajo como empresa ganadora de la licitación, su representante Joel Canio envió una carta al alcalde y concejales para reclamar, lo que él asume, un incumplimiento de bases.

Una incomodidad que pareciera arrastrarse desde hace  un par de semanas, fue manifestada públicamente el martes pasado durante la reunión de concejo en la municipalidad. Joel Canío, representante de la empresa CyV Ltda., reclamó “incumplimiento de los términos de contrato” establecidos en la licitación que ganó para operar los estacionamientos céntricos de Pucón.

El empresario refirió al concejo que desde el 17 de enero ha intentado obtener respuesta a sus reclamos “sin tener respuesta ni solución”. Son tres los puntos que menciona la carta, los cuales, a decir de la misiva “acarrean una pérdida de ingresos a la empresa”. 

El primero está relacionado con la ausencia de señalética que advierta “no estacionar” en los costados de las calles licitadas (la carta anexa un cuadro que especifica los espacios). 

El segundo indica que no se cumple la compensación de calles (por ejemplo, ocho espacios que desde el 7 de enero están destinados a estacionamiento de bicicletas familiares). La licitación expone en sus bases que la empresa puede ocupar mil 247 espacios de estacionamiento, pero algunos están siendo ocupados por otras actividades, según el reclamo.

Por último, el empresario acusa la poca o nula presencia de inspectores fiscales en los lugares de estacionamiento de manera periódica regular y sistemática.

En este último punto Canío hace énfasis: “Son muchas cosas, se acumulan y me generan como empresario un desgaste y molestia toda vez que comercial CyV Limitada ha hecho un esfuerzo por entregar un aporte considerable al municipio de 192 millones de pesos. Sin embargo, veo con asombro la falta de apoyo en lo que es materia de fiscalización”.  

Para concluir, expone que el incumplimiento “arbitrario y unilateral” de acuerdos establecidos en el contrato, acarrean que los visitantes estacionen sus vehículos como en un “pueblo sin ley” e infrinjan el cobro del parquímetro. Esto es, en veredas no indicadas o espacios verdes.

Promesa de diálogo para suavizar las relaciones

Aunque el concejal Omar Cortez mostró su preocupación por el tono del reclamo y señaló que la empresa expone puntos rebatibles (como su posición de favorecer a los bomberos y deportistas a través del dinero entregado a la municipalidad cuando es el concejo el que asigna los recursos), los demás miembros del concejo recomendaron dialogar con la empresa.

Julio Inzunza pidió que la municipalidad no se aleje del diálogo con un empresario que ganó una licitación por tres años. “Logramos una buena licitación y obtención de recursos, no dialogar pudiera perjudicar las proyecciones sociales que hemos hecho para la comunidad. Esta alianza hace que lleguen más recursos para beneficiar a nuestros bomberos, deportistas, becas, accidentes catastróficos”, argumentó Inzunza. 

Cristián Hernández, en tanto, rememoró que empresas anteriores entregaban a la comunidad 80 millones de pesos mientras la actual ofreció 192 millones. “Es una diferencia grande. Quiero decir que va recién un mes y como dice el concejal Inzunza falta entendimiento, falta sentarse, rayar la cancha, revisar las bases, y ojalá tengamos los próximos tres años sin inconvenientes. Esto es una ganancia para la comunidad. No estoy de acuerdo en que nos veamos en tribunales (en mención de una intervención del concejal Cortez minutos antes)”, argumentó.

El alcalde Carlos Barra anunció que invitará al empresario a una reunión con con el departamento Tránsito para aclarar puntos. Hasta el momento de la redacción de esta nota ninguna de las partes se había pronunciado respecto a un encuentro acordado entre ambas partes.